Posts tagged mercados

El crédito suelta amarras para el consumo

0

La profunda crisis económica y financiera por la que ha atravesado este país promete dejar un panorama muy distinto al previo al pinchazo de la burbuja inmobiliaria, que obligará a los bancos a desenvolverse en un escenario diferente, ajeno definitivamente a la euforia de los años del boom. El sector aún no ha concluido del todo el proceso de desapalancamiento, de reducción del exceso de riesgo que asumió durante años y que forzó después una tajante política de saneamiento y provisiones en la que la mitad del sistema financiero quedó por el camino y que provocó la petición de un rescate bancario a la UE por más de 40.000 millones de euros.

La concesión desmedida de crédito fue la causa de la profunda reestructuración por la que ha atravesado la banca española y las secuelas de aquellas políticas de riesgo persisten. Las entidades financieras españolas están empezando a conceder crédito pero con la máxima cautela y en los segmentos de actividad menos contaminados por la burbuja inmobiliaria. Es decir, el crédito al ladrillo mantiene restringida la financiación. En el caso de las entidades que recibieron ayudas públicas, por imperativo expreso de Bruselas.

Según los últimos datos del Banco de España, del mes de febrero, el volumen total de crédito aún desciende el 5,1% interanual en el caso de la financiación a empresas, el 4,1% en el crédito a las familias y el 4,5% en la financiación al consumo. En paralelo, va despertando la concesión de nuevo crédito, al margen del que su volumen sea todavía inferior al de los créditos que se amortizan, lo que impide un aumento en términos globales. Así, en febrero la nueva financiación a pymes, entendida como los créditos inferiores a un millón de euros, creció el 7,14% interanual, hasta los 11.461 millones de euros.

La evolución del crédito en España continúa sujeta, por tanto, al proceso de reducción del riesgo de los balances de los bancos, primera premisa para la vuelta a la normalidad del sector. Después de todo, la banca debe estar capitalizada de acuerdo con el nivel de riesgo que asume en la concesión de crédito. Además, para buscar el máximo equilibrio, todavía debe equiparar lo que presta al nivel de los depósitos que capta, para no depender en exceso de financiación ajena a su actividad más básica, en contra de lo que sucedía en el pasado, cuando los propios bancos se endeudaban en el mercado para captar los elevados volúmenes de financiación que luego ponían a disposición de la clientela.


La cuestión de la demanda

El proceso de reducción del exceso resulta necesario por tanto para volver a un nuevo punto de partida desde el que volver a prestar, ya en una situación de balance saneado y adecuados niveles de capital. Resta ahora la creación del entorno económico óptimo para que las peticiones de crédito por parte de los clientes sean solventes. Es decir, que los bancos respondan a una demanda de financiación sin asumir más riesgo del que desean asumir. Después de años en que abrieron con demasiada ligereza la mano, la política de riesgos de las entidades financieras españolas es ahora mucho más estricta y comienza por reservar el crédito a aquellos clientes que, por su perfil financiero y el nivel de actividad que desarrollan, están en mejores condiciones de devolverlo.

En 2015 no habrá aún aumento del crédito. Habrá que esperar al año próximo 

El sector defiende que está listo para volver a prestar y que si la financiación no llega con mayor fluidez a familias y empresas es porque hay un problema de falta de demanda solvente. El argumento encaja con una economía en la que, a pesar de una expectativa de crecimiento para este año que rondaría el 2,4% según las previsiones del Gobierno, la tasa de desempleo se mantiene en niveles insostenibles del 23,78%. Y el crédito bancario promete ir adaptándose a la mejora real de la economía, no al revés. “Los bancos tienen voluntad de prestar porque es la mejor vía de ganar margen pero no encuentran tanta demanda solvente. Estamos en una situación aún complicada, el colapso del crédito ya pasó pero es necesario que haya una recuperación de la demanda”, sostiene Santiago Carbó, catedrático de economía y finanzas de la Bangor Bussiness School.

El presente ejercicio no será aún el del despegue del volumen total de crédito, según reconocen fuentes financieras y de acuerdo a los mensajes más recientes lanzados por los primeros ejecutivos del sector. Es decir, la cuantía de la nueva financiación aún será inferior a la cantidad de créditos que se devuelven, con lo que en 2015 no habrá aún un crecimiento del crédito en términos netos, a pesar de que algunos buenos augurios de comienzos de año apuntaban a esa posibilidad.


Crecimiento en 2016

En Bankinter el crédito ha crecido el 4% internaual en términos netos  

“El volumen agregado de crédito aún descenderá este año alrededor del 1% y ya en 2016 veríamos una evolución positiva, aunque con un crecimiento muy próximo a cero”, señala Itzíar Sola, analista de banca de Afi. Sería por fin un crecimiento global si bien, en su opinión, ya este año podríamos observar incrementos de crédito en términos netos en financiación a empresas y al consumo, los dos segmentos de negocio que mayor margen de intereses dejan a los bancos en un momento de tipos de interés prácticamente a cero, y sin visos de remontar en el medio plazo. Así, el retroceso que aún se observa en el crédito al sector inmobiliario impediría este año un aumento de la financiación en términos globales.

Los resultados del primer trimestre de la banca están consolidando ya en cualquier caso la tendencia de crecimiento del nuevo crédito que se observó al cierre de 2014. Isidro Fainé, presidente de CaixaBank, pronosticaba esta semana en la junta de accionistas de la entidad que el banco registrará este año un incremento de la nueva financiación del 50%. En el primer trimestre del año, ya arroja aumentos del 99% en la nueva financiación a grandes empresas y pymes, del 27% en el crédito al consumo y del 40% en las hipotecas. En términos globales, considerando tanto el nuevo crédito concedido como el que queda cancelado, el volumen se reduce sin embargo el 1,1% interanual en el crédito a particulares y avanza apenas el 0,6% en crédito a empresas no inmobiliarias. Todo ello considerando que Barclays hubiera quedado integrado el pasado ejercicio, y no en el primer trimestre de este año.

Aun así, prueba de que los tiempos de financiación desbordante no volverán, el crecimiento del crédito que Caixabank se ha marcado en su plan estratégico 2015-2018 es de un modesto 4%.

Bankiner y Sabadell, las otras dos entidades que también presentaron esta semana sus cuentas del primer trimestre del año, también arrojan crecimientos significativos de la nueva producción de crédito. El caso de la entidad que dirige María Dolores Dancausa es de hecho la única que por el momento presenta un incremento del crédito en términos netos. Su inversión crediticia ya aumentó el 4% interanual al cierre de marzo, hasta los 42.600 millones de euros. En Sabadell, ya hay un aumento neto en el crédito a las empresas, segmento en el que la entidad está poniendo el foco y donde ha crecido a cierre de marzo el 7,1% interanual, hasta los 29.900 millones de euros. Su crédito hipotecario se dispara el 66% de diciembre a marzo, aunque solo en nueva producción.


El papel del BCE

La incipiente mejoría del crédito en España tiene mucho que ver con el profundo saneamiento llevado a cabo pero también con el abaratamiento en el coste de financiación que ha propiciado el BCE. Frente al colapso que sufrió el mercado con la quiebra de Lehman y la posterior crisis de deuda soberana en la zona euro, y que congeló las vías tradicionales de financiación de los bancos, las medidas del BCE han permitido que la banca de la periferia europea vuelva a obtener recursos en el mercado y se financie a un coste cada vez más barato, lo que a su vez repercute en el abaratamiento de las condiciones en las que da créditos.

El BCE ha dejado los tipos de interés en el 0,05% y ha lanzado un programa de compras que ha reducido a mínimos la renta fija, con su consiguiente efecto en cadena sobre la financiación de Estados y empresas, incluida la banca. Además, ha lanzado subastas de liquidez vinculada a la concesión de crédito (TLTRO), si bien la cuestión de la liquidez ya dejó de ser un problema para la banca española. “Es exagerado decir que la TLTRO se vaya a traducir en crédito pero va a ayudar en el proceso. Aún hay que reducir la fragmentación del crédito”, añade Carbó. Es decir, que en Alemania u Holanda resulte aún más fácil obtener crédito que en España.

‘Fiebre’ de hipotecas con muchos matices

La intensidad con que los bancos están potenciando su ofensiva comercial en hipotecas y créditos al consumo podría hacer pensar en una vuelta a los tiempos del boom crediticio. La realidad es que, si bien las entidades están abaratando el precio de sus créditos –en consonancia con unos tipos de interés casi a cero y con el abaratamiento de sus propios costes de financiación– la concesión de créditos se restringe a los clientes más solventes. Y las mejores condiciones se reservan para los clientes de los que puede lograrse una mayor vinculación con la entidad, a través de la contratación de otros productos como los seguros o los planes de pensiones.

Los nuevos créditos para la compra de vivienda alcanzaron en febrero los 2.385 millones de euros, lo que supone un incremento del 18% respecto al mismo mes del año anterior, según los últimos datos del Banco de España. El aumento, con ser significativo, es una pequeña señal de mejoría para una cartera que totaliza 706.387 millones de euros y que en ese mismo mes descendió en términos globales el 6,4%, de acuerdo con los datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

Aun así, la ofensiva en precios que ha iniciado la banca, con diferenciales que de forma generalizada se sitúan ya por debajo del 2% sobre el índice euríbor, ha llegado a reabrir el debate en el sector sobre la flexibilidad con que las entidades estarían regresando a la concesión de crédito, aunque la realidad muestra cifras muy lejanas a los tiempos del boom. “Pese a la abundancia de liquidez, no puede haber burbuja de crédito con un desempleo del 23%”, reconocen fuentes del sector. La banca insiste además en que la concesión de crédito ya no es un tema de liquidez sino de capital y, sobre todo, de demanda solvente.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45bbc31c/sc/3/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C142990A0A830A0I6698190Bhtml/story01.htm

¿Tipo variable o fijo? Estas son las mejores ofertas hipotecarias

0

Digeridos los momentos más críticos del pinchazo inmobiliario, tras los que el ladrillo inundó el balance de los bancos y la mora alcanzaba cotas superiores al 13,5%, las entidades comienzan a abrir lentamente el grifo del crédito. Todavía queda mucho por hacer.Pero esto no ha sido impedimento para que los escaparates de las sucursales estén inundados de productos destinados a la financiación del particular.

Con la vista puesta en la recuperación, la banca ha decidido abrir una nueva guerra.El objetivo, como señalan desde el portal inmobiliario Idealista.com, es generar nuevos créditos para compensar la reducción de los saldos vivos que, según datos del Banco de España, a febrero de 2015 se situaba en los 707.846 millones de euros, un 4,2% menos que en el mismo periodo del año anterior.


Las mejores hipotecas del mercado
ampliar foto

A esto se suma el objetivo que se ha marcado el sector financiero: el incremento de la rentabilidad. En un entorno de tipos casi a cero, los préstamos al consumo, en primer lugar, y las hipotecas, en segundo, son las fórmulas más adecuadas para ganar margen.

Tomando como partida esta premisa, y favorecidos por las medidas de estímulo del BCE –compra de deuda, rebaja del precio del dinero a mínimos históricos e inyecciones de dinero condicionada a la concesión de créditos– y por cierta recuperación de la demanda, desde comienzos de año las entidades han reforzado su apuesta hipotecaria. El producto estrella, las hipotecas a tipo variable.

Tipo variable

Uno de los más afanados es Banco Santander. La entidad comercializa la Nueva Hipoteca Santander que desde principios de año ha rebajado en dos ocasiones el diferencial aplicado al euríbor. Empezó ofreciendo el 1,79%, posteriormente lo recortó al 1,69% y en la actualidad se sitúa en el 1,49%, aunque en el primer año se exigirá un tipo fijo el 2%. Para disfrutar de estas condiciones, la vinculación es un apartado importante. Así, a la domiciliación de la nómina o pensión por importe de 2.000 euros hay que sumarle la domiciliación de tres recibos, realizar tres usos trimestrales con la tarjeta de crédito o débito Santander y contratar el seguro de hogar y vida. 

Por debajo del 1,5% se encuentran también la Hipoteca Naranja de ING (euríbor más 1,49%), la Hipoteca Ahora de Liberbank (euríbor más 1,34%), la Superhipoteca Ibercaja (euríbor más 1,49%) y la Hipoteca Uno-e (euríbor más 1,3%). No obstante, la oferta más barata sigue siendo la Hipoteca Variable que comercializa Kutxabank con un tipo de interés del euríbor más un diferencial del 1%. El producto fue lanzado en enero y es el claro ejemplo de que, a mayor vinculación, menor diferencial en la hipoteca. Para disfrutar del tipo de interés reducido es necesario domiciliar la nómina (al menos 3.000 euros), hacer uso de las tarjetas (3.600 euros anuales), contratar los seguros de hogar con la cobertura de continente de 61.287 euros y de contenido de 24.514 euros, un seguro de vida y realizar aportaciones al plan de pensiones de al menos 2.000 euros al año.

En el siguiente escalón estarían los préstamos para la compra de una casa que ofrecen Bankia y Bankinter. Para ambos casos el diferencial aplicado es del 1,5%. El resto de entidades disponen de hipotecas a tipo variable con un diferencial superior al 1,5% e inferior al 2%.

Para disfrutar de los menores tipos de interés, el grado de vinculación que se exige al cliente es muy elevado

Independientemente del tipo de interés exigido, estas hipotecas comparten una serie de características comunes. La primera de ellas es que durante el primer año el tipo de interés es ligeramente superior. Por ejemplo, la Hipoteca Premium de Banco Popular, durante el primer año, tiene un tipo fijo del 2,4%.

El segundo rasgo son los criterios de riesgo. Es decir, a la hora de conceder una hipoteca, el banco mira con lupa la solvencia del prestatario. Para ello el baremo imprescindible son los ingresos mensuales. En la mayoría de los casos el importe de la nómina debe oscilar entre los 1.500 y los 2.000 euros.

La tercera característica son los plazos de constitución de la hipoteca, que suele ser de 30 años, aunque en algunos casos, como el de la Hipoteca Net Fidilis de Caja España Duero o la Superhipoteca Ibercaja es de 35, mientras que Bankia o ING permiten hasta 40 años. Además no se conceden hipotecas por más del 80% del valor de tasación o de la compra del inmueble, dependiendo de cuál sea el menor. La excepción vuelve a ser la hipoteca de Ibercaja que cubre hasta el 100% del valor de la vivienda.

Por último, esta clase de préstamos exige unos grados de vinculación bastante elevados.Como señala Juan Villén, responsable de hipotecas de Idealista, “cuanto más rentable le resultes al banco por la variedad de productos contratadas, más agresivos están dispuestos a ser y, por tanto, ofrecerán unos préstamos más baratos”. El experto afirma que aunque el tipo medio de la mayoría de las ofertas que existen en el mercado se aproximan al diferencial del 1,5% e incluso lo superan, “la realidad es que en el primer trimestre del año el diferencial medio de las hipotecas constituidas se ha situado en 1,3% y en algunos casos la vinculación no ha sido tan exigente”.

La escasa demanda y los criterios de riesgo llevan a las entidades a centrarse en perfiles de cliente elevados y el número es reducido. En este caso, el arma que emplean para atraer a los prestatarios es la personalización. Uno de los ejemplos que mejor ilustra esto es el de la hipoteca de Cajamar.Desde la entidad señalan que no existen unas tarifas únicas, ya que se establecen de forma personalizada para cada cliente, atendiendo a diferentes variables como pueden ser la vinculación del cliente en el momento de la concesión y los compromisos futuros.

Tipo fijo

La novedad de los últimos meses, además de la rebaja continuada del precio de las hipotecas variables, es la comercialización de préstamos para la compra de una vivienda a tipo fijo. Después de años en los que este tipo de productos había desaparecido de las sucursales, ahora son varias las entidades que se suman a esta corriente.Sabadell, Bankia, Ibercaja y Kutxabank son algunas de ellas. Los tipos de interés aplicables a estos productos van desde el 2,5% de la entidad vasca al 3,4% de Bankia o de Ibercaja para plazos en el caso de esta última de hasta 30 años. Por su parte, CaixaBank lleva desde hace dos años potenciando las hipotecas a tipo mixto o fijo. En el caso de las mixtas pueden llegar a aplicar intereses entre el 2,5% y 3% en el periodo fijo de la hipoteca (10, 15 o 20 años) y en el resto de años un diferencial al euríbor del 1,9% con vinculación. Para las hipotecas a tipo fijo los tipos oscilan entre el 2,5% y el 3% para periodos de entre 10 y 20 años.

En un momento en el que el que los tipos de interés se sitúan en el 0,05% y la perspectiva es que continúen así durante largo tiempo, al menos hasta que el BCE ponga fin al programa de deuda pública, la duda que muchos se plantean es si firmar una hipoteca de estas características resulta rentable ya que los tipos que exigen se sitúan muy por encima de los de los préstamos a tipo variable. Villén considera que si lo que se busca es protegerse de las futuras subidas del euríbor, esta es una buena opción.De hecho, considera que para aquellos que puedan permitirse desembolsar grandes cantidades cada mes, esta puede ser una buena fórmula. El experto cree que los actuales tipos del euríbor (en marzo cerró al 0,212%) son algo circunstancial. No obstante, conviene echar cuentas para comprobar qué resulta más barato.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45bac82b/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C14298944850I1166110Bhtml/story01.htm

La salida de HSBC de Londres está lejos

0

Que HSBC abandone Londres está lejos de ser un hecho. El banco de los mercados emergentes con sede en Reino Unido empleó deliberadamente una declaración realizada antes de su junta anual de accionistas el viernes para comunicar que está buscando activamente un lugar mejor para establecer su sede.

Las razones probablemente son más claras de lo que han sido nunca y la reciente exposición pública del presidente Douglas Flint y el consejero delegado Stuart Gulliver por la evasión fiscal en su banca suiza habrá afectado a las mentes internamente. Pero no está en absoluto claro nada de lo que realmente va a suceder.

Hablar de redomiciliación de los bancos del Reino Unido puede parecer a veces más relacionado con asustar al gobierno y a la Autoridad de Regulación Prudencial para que cambien sus políticas hostiles. Trasladarse a otros lugares ha sido una amenaza recurrente prácticamente desde la crisis financiera, aunque ninguna institución importante ha dejado Reino Unido. Pero existe una intención auténtica tras las palabras y en el caso de HSBC esa intención está siendo liderada por los accionistas, según explicó una persona familiarizada con la situación.

Está bastante claro por qué. La probable carga de 1.500 millones de dólares (unos 1.380 millones de euros) en 2015 por parte de la recaudación fiscal de Reino Unido en los balances bancarios de HSBC significa que esta cantidad casi se ha triplicado desde 2011. Representó el 8% de los beneficios antes de impuestos de 2014. La recaudación sobre el total mundial de las ganancias después de impuestos es particularmente irritante para un banco que hace la mayor parte de su negocio en el extranjero.

Trasladarse a otros lugares ha sido una amenaza recurrente de los bancos desde la crisis financiera

Si el Partido Laborista de centro izquierda gana las elecciones del próximo mes de mayo, esa carga podría incrementarse, lo que agravaría el coste de 1.000 a 2.000 millones de libras (de 1.400 a 2.800 millones de euros) y las normas implicarían que el brazo minorista británico de la entidad tendría que ser capitaneado por una junta directiva separada.

Una gran cantidad de cuestiones regulatorias menos obvias podrían cambiar si HSBC centra su base fuera de Londres y, por extrapolación, de la Unión Europea. El llamado régimen de alta dirección británico podría ver a ejecutivos encarcelados por mala conducta. El límite de la UE a las primas hace que los negocios de HSBC en los mercados sean menos competitivos en comparación con sus rivales de Estados Unidos. Además las reglas globales potencialmente onerosas sobre la deuda que puede ser objeto de bail-in no se aplican a muchos bancos de mercados emergentes.

Sin embargo, las alternativas realistas de residencia para HSBC son casi nirvanas. El descontento popular en la nueva ubicación más probable, Hong Kong, es preocupante, y su estatus especial dentro de China terminará en 2017. La tasa del impuesto de sociedades del 16,5% en Hong Kong es menos atractiva ahora que el equivalente de Reino Unido se sitúa en el 21%, por debajo del 30% de 2007.

Shangai, por su parte, sería un hogar extraño para un banco global ya que siempre ha tenido una cuenta de capital cerrada. Singapur suele parecer una opción para su rival Standard Chartered, pero de ir allí –o a cualquier lugar que no sea chino– se envenenarían sus relaciones de suma importancia con la República Popular de China. Ir a cualquier parte implicaría costes sustanciales de reubicación. Las autoridades de cualquier nuevo hogar también tendrían que ser persuadidas para apoyar el balance general de HSBC –que ahora tiene un valor de 2,6 billones de dólares– en cualquier crisis futura.

Los costes regulatorios, económicos y de reputación de estar en Londres han aumentado claramente. Pero las alternativas realistas de HSBC –Hong Kong y Shangai–conllevan grandes riesgos. La mejor opción de HSBC puede ser presionar a favor de una reforma de la tasa bancaria del Reino Unido, desplegando el argumento lógico de que se animaría a quedarse para ayudar con otra política británica –incentivar las empresas chinas a hacer negocios en Reino Unido–. Más que nunca, la decisión pende de un hilo.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b75323/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C14298932290I3768540Bhtml/story01.htm

Sabadell ficha como consejero a David Vegara

0

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b1ae78/sc/3/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C230Cmercados0C14298161830I60A58210Bhtml/story01.htm

Seis ofertas bancarias para pagar a Hacienda a crédito

0

Con la primavera llegan el buen tiempo, las alergias, los días más largos y la declaración de la renta. Como cada año, la cita con el fisco no provoca la misma reacción en todos los contribuyentes. La situación es bien diferente si la declaración sale a devolver que cuando la diferencia beneficia a Hacienda y el ciudadano tiene que rascarse el bolsillo.

Una semana después de que comenzara la campaña de la renta, la Agencia Tributaria ya había devuelto más de 410 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,5% con respecto al mismo periodo del año pasado. Superada la primera semana de campaña telemática del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente a 2014 (IRPF 2014) son más de 782.000 los contribuyentes que han recibido su devolución, un 58% más que en la anterior campaña.

La Agencia Tributaria prevé que la presente campaña cuente con 19.275.000 declaraciones, lo que supone el primer incremento en el número de declarantes de IRPF en los últimos tres años. De ese total, 14.255.000 declaraciones darán derecho a devolución, por un importe total de 10.550 millones de euros, y 4.280.000 declaraciones saldrán con resultado a ingresar, por importe de 7.350 millones de euros.

Anticipo Renta o Préstamo Devolución del IRPF son solo algunos de los nombres empleados por las entidades financieras para los productos financieros vinculados a la declaración de la renta que suelen sacar al mercado a primeros de mayo. Muchas de ellas disponen de las dos modalidades, uno que financia el pago cuando es positiva y otra que adelanta la devolución cuando es negativa.

Las características de los préstamos son más o menos comunes, pero las diferencias se encuentran en los tipos de interés que se aplican, las comisiones, el importe y los plazos de amortización.

La mayor parte de las entidades financieras tienen productos que o bien adelantan el dinero si sale positiva o, por el contrario, lo prestan para pagar a Hacienda. Deutsche Bank es una de las que tienen las dos posibilidades. Además, es de los pocos bancos que aplican un tipo de interés cero. En ambos casos, el préstamo cubre importes de hasta un máximo de 15.000 euros.

Credi-Renta db, uno de los productos del banco alemán, tiene una comisión de apertura del 2% (mínimo de 75 euros), una comisión de estudio del 1% (mínimo 30 euros) y no tiene comisiones de cancelación. “Esta última es especialmente significativa, pues evita gastos adicionales al cliente a la hora de cancelar el préstamo, coincidiendo con el abono en cuenta de la devolución por parte de la Hacienda Pública”, explican fuentes de la entidad.

Por otro lado, en los casos en los que la declaración salga a devolver, el cliente tiene la posibilidad de beneficiarse de carencia de capital hasta el vencimiento del préstamo.

En los casos de que salga a pagar, desde la entidad financiera alemana también ofrecen el servicio del pago fraccionado del IRPF tanto a aquellas personas que no disponen de liquidez como a los que no deseen deshacer posiciones de inversión.

Los préstamos que ofrece Unicaja Banco para la Renta 2014 están dentro del Servicio Renta Fácil que la entidad financiera pone a disposición con motivo de la campaña de la renta a partir de la segunda semana de mayo. En los préstamos vinculados a la declaración de la renta, la entidad andaluza tiene distintas condiciones para el caso de que salga a pagar o a devolver. En el primer caso, el tipo de interés aplicable es del 8,5%. En el caso contrario, Unicaja ofrece el anticipo, total o parcial de la declaración, mediante el producto Anticipo de Renta Fácil, a un plazo máximo de hasta el 31 de diciembre de 2015, a un tipos de interés cero, y un importe máximo de 3.000 euros, a clientes según criterio de la entidad.

Bankia también ofrece este servicio dentro del catálogo comercial de préstamos al consumo, no como producto específico. Crédito Inmediato es un préstamo que ofrece hasta 60.000 euros y 60 meses de plazo para devolver con un tipo de interés del 9%.

Como otros años, Banco Popular hace tanto el anticipo del pago como la financiación del mismo. En el primer caso, el tipo de interés que se aplica es el 6%, con una comisión de apertura del 1% y un plazo máximo de 12 meses, mientras que en el de financiación del pago, el tipo de interés es el 7%, con una comisión de apertura del 1% y de cancelación del 0,5%. Además, se puede amortizar mensualmente.

La Caixa también ofrece la posibilidad de solicitar préstamos para hacer frente al pago a Hacienda pero dentro de sus préstamos al consumo y las condiciones de estos préstamos dependerá de cada cliente, sobre todo de su vinculación con la entidad y sus datos económicos.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b1ae75/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C230Cmercados0C14298185250I0A581340Bhtml/story01.htm

El auténtico rescate

0

España, en el mes de octubre del año pasado, firmó el acuerdo con la Comisión Europea (CE) por el que va a recibir los fondos europeos de cohesión, incluidos los destinados al sector agrícola y pesquero, por valor de alrededor de 40.000 millones de euros para los próximos cinco años.
De estos casi 40 mil millones, 28.580 millones de euros están asignados a la financiación de la totalidad de la política de cohesión para el período 2014-2020 (incluida la financiación del programa de la garantía juvenil europea). Asimismo, también se prevé que España reciba 8.290 millones de euros para desarrollo rural y 1.160 millones de euros para el sector de la pesca y el sector marítimo.

Las prioridades de España establecidas en el acuerdo de asociación con la Comisión Europea incluyen el aumento de la participación en el mercado de trabajo y la productividad laboral, así como la mejora de la educación y la capacitación, las políticas de inclusión, con especial atención a los jóvenes y los grupos más vulnerables, el apoyo a la adaptación del sistema productivo a actividades de mayor valor añadido mediante la mejora de la competitividad de las pymes y la promoción de un entorno empresarial favorable a la innovación y el fortalecimiento del sistema de I+D+i. Ésta recibirá una financiación de unos 4.400 millones de euros.

También se pretende fomentar el espíritu empresarial, luchar contra la exclusión social y contribuir al desarrollo de una economía respetuosa con el medio ambiente y eficiente en el uso de los recursos.

Según el comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, se ha adoptado un plan de inversión vital, que coloca a España en la vía del crecimiento y el empleo para los próximos 10 años. Este Acuerdo de Asociación refleja la determinación conjunta de la Comisión Europea y de España de utilizar los fondos de la UE de la manera más eficiente posible. Hahn, además, ha pedido que las inversiones sean “estratégicas” y ha destacado la necesidad del “compromiso de todas las partes para garantizar la puesta en marcha de programas de calidad” a partir de las ayudas europeas.

Las autoridades nacionales y regionales de toda Europa han preparado estrategias de investigación e innovación para la especialización inteligente (estrategias de RIS3) a fin de que los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos puedan utilizarse de forma más eficaz y puedan aumentarse las sinergias entre las diferentes políticas regionales, nacionales y de la UE, y las inversiones públicas y privadas.

Las estrategias de RIS3 consisten en agendas integradas de transformación económica territorial que se ocupan de cinco asuntos importantes:

  • Se centran en el apoyo de la política y las inversiones en las prioridades, retos y necesidades clave del país o región para el desarrollo basado en el conocimiento. 
  • Aprovechan los puntos fuertes, ventajas competitivas y potencial de excelencia de cada país o región. 
  • Respaldan la innovación tecnológica, así como la basada en la práctica, y aspiran a estimular la inversión del sector privado. 
  • Involucran por completo a los participantes y fomentan la innovación y la experimentación. 
  • Se basan en la evidencia e incluyen sistemas sólidos de supervisión y evaluación.

España es el país que, después de Grecia, más fondos europeos recibió en las últimas décadas y, aun así, se ha visto seriamente afectada por la crisis. Por ello, lo que toca ahora es que esos nuevos fondos europeos, gestionados tanto por la Administración central como por las autonómicas, se destinen de forma efectiva a fomentar, activar y desarrollar, entre otras, políticas y programas que aseguren el crecimiento empresarial y el empleo.

Bienvenidos sean los millones. Ahora, a utilizarlos debidamente.

Omar Garzesi es director de ayudas e incentivos I+D+i de Deloitte Abogados

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b819f9/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C14298955850I7988120Bhtml/story01.htm

El motor del crédito empieza a rugir

0

La disponibilidad de financiación ha sido el verdadero motor de la actividad económica en los años de fuerte crecimiento de este siglo, y su restricción en los últimos ejercicios, el primero y principal freno. El crédito es un revitalizante económico de primer nivel, pero tiene lógicas contraindicaciones, y debe ser administrado con mesura para evitar dolencias de mayor envergadura que las que pretende solventar. Buen ejemplo de ambas cosas, del bien y del mal, ha experimentado la economía española desde que se integró en el euro, desde que arrancó el siglo XXI. Y ahora trata de entrar en una fase en el que la administración en su justa medida de la financiación ajena proporcione solidez y longevidad al ciclo económico.

Por diversas razones socieconómicas que habían mantenido embalsadas las demandas de endeudamiento e inversión de empresas y particulares hasta la llegada del euro, y por la irrupción de unos tipos nominales (y reales) desconocidamente bajos permitidos por la política monetaria dirigida por el Banco Central Europeo desde Fráncfort, entre 1998 y 2007 España asistió a una orgía de crédito, a una desaforada bacanal de endeudamiento de los agentes económicos. Pero tal exceso y la naturaleza casi unilateral de la financiación, dirigida a la actividad inmobiliaria, provocó dos fenómenos que mantienen atrapada a la actividad cuasi en el estancamiento: sobreendeudamiento de familias y empresas y crisis de solvencia bancaria.

La segunda se ha solventado imprimiendo capital en las sociedades financieras, con coste incluso para el erario público para cerrar el diferencial de solvencia de las antiguas cajas de ahorros, pero la segunda se ha solucionado solo en la parte empresarial, mientras que los hogares siguen arrastrando niveles de apalancamiento muy elevados. Siete años largos después de estallar la crisis financiera y económica, el crédito, que ha estado paralizado, vuelve a respirar. Aunque el saldo vivo sigue cayendo, la financiación nueva ya ha comenzado a movilizarse tanto para las sociedades como para los hogares.

El crédito vuelve, pero las condiciones no son como las del ciclo alcista anterior. La banca ha estrechado mucho la vigilancia del riesgo, algo que nunca debía haber flexibilizado en el pasado, y solo las empresas y los particulares con alto grado de solvencia acceden a la financiación. En todo caso, la banca vive y construye su cuenta de resultados concediendo crédito, y no puede dejar pasar excesivo tiempo sin renovar su cartera. Además, en un escenario en el que el gran estabilizador de sus cuentas, la deuda pública, ha dejado se ser determinante fundamentalmente por la captación a unos tipos de interés muy, muy bajos, la banca necesita premiosamente alternativas de crédito.

Por todo ello, era cuestión de tiempo que se abriera la espita de la financiación ajena para los negocios y los proyectos de inversión y consumo de los particulares. Cuando lo ha hecho, se ha concentrado, de nuevo, en el caso de las familias, en la financiación hipotecaria, toda vez que la demanda vuelve a concentrarse en la compra de casas una vez despejadas las dudas sobre el comportamiento de la economía los próximos años. En todo caso, los márgenes que ahora maneja la banca para este tipo de crédito son más generosos que en el boom, y exigen a la clientela muy elevados grados de vinculación, mientras que mantienen tasas elevadas para el crédito personal y de consumo.

Cuidando precisamente evitar los excesos del ciclo pasado, la financiación se convertirá en el pilar que la economía necesita para prolongar el crecimiento y recuperar los niveles de riqueza y reparto de la misma que el país tenía antes de la crisis. Y tal cuidado es responsabilidad de todos los agentes que intervienen en la economía, desde quien fija los tipos de interés hasta quien reclama un crédito para financiar un pequeño negocio. La banca está mucho mejor capitalizada que al comenzar el siglo, además de disponer de mayores estándares de profesionalización en su gestión, aunque solo sea por el simple hecho de que la mitad del sistema financiero que antes no cotizaba ahora tiene la vigilancia del mercado. Y las asimetrías de la política monetaria, que hicieron estragos en el pasado, ahora son más fáciles de superar por la existencia de la unión bancaria y la supervisión única.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b851b8/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C142990A50A360I9292410Bhtml/story01.htm

Fitch mantiene la deuda española en el aprobado alto

0

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b851b6/sc/2/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C142990A76740I7135290Bhtml/story01.htm

El Ibex sube un 0,7% y asalta por la mínima el 11.500

0

El mercado intenta acostumbrarse a la relatividad de los días clave en la tragedia griega. Como ya ocurría en los peores momentos de la crisis de deuda, cuando cada encuentro de los líderes europeos parecía el definitivo, aunque luego se terminaba acordando una nueva reunión igualmente decisiva, esta vez el próximo día D en Grecia se sitúa en el 11 de mayo. Tal vez porque es difícil acostumbrarse a tanta tensión, después de que conocer que el encuentro del Eurogrupo ha fracaso, a las Bolsas europeas les ha costado mucho desentenderse de los sempiternos problemas helenos tras dar en varios momentos de esta semana los primeros síntomas de flaqueza.

El Ibex 35 avanza un 1,28% semanal hasta los 11.505,4 puntos, pero queda lejos de reponerse de la caída del 3,3% de la semana anterior. En la sesión de hoy, los inversores han adoptado desde el comienzo una actitud optimista, aunque el desencuentro manifiesto entre Grecia y sus socios de la UE ha rebajado de golpe el entusiasmo. El selectivo español ha llegado a subir un 1,5% y a reconquistar fugazmente el nivel de los 11.600 puntos, pero al cierre reduce sus alzas al 0,7%.

Sabadell, con una subida hoy del 5,8% y un alza semanal del 7,1% tras presentar resultados, y ArcelorMittal, que avanza un 5,24% en la sesión y un 6,5% semanal después de publicar que 22 analistas que siguen al valor prevén un Ebitda del primer trimestre de 1.442 millones de dólares (unos 1.328 millones de euros), son los dos mejores valores de la semana en el selectivo español. Del lado de las caídas sobresalen Abengoa, que se deja un 4,7% semanal, y Mapfre (–3,7%). La semana ha sido dispar para los dos grandes sectores del Ibex. Cuatro de las siete compañías que más suben en las cinco últimas sesiones son bancos (Sabadell, Bankia, CaixaBank y BBVA), mientras que las constructoras anotan descensos que van desde el 0,7% de ACS hasta el 2,2% de Sacyr. Bankinter, que cae un 2,6% semanal tras presentar resultados, se desmarca del buen rumbo del resto del sector.

Otro protagonista del día en la Bolsa española es Naturhouse. La empresa dietética sube un 3,96% hasta los 4,99 euros en su estreno en el parqué.

La incertidumbre helena

De cara a la próxima semana, la situación en Grecia amenaza con seguir generando momentos de tensión. Los expertos de Nomura manejan ahora como su escenario central “la convocatoria de un referéndum en el que se vincule la continuidad de Grecia en la zona euro con el coste asociado en forma de ajustes fiscales y estructurales”. Los expertos de la firma nipona estiman que el pueblo heleno apoyaría la permanencia en la zona euro, pero señalan que esta eventual consulta dañaría a los mercados.

Los analistas creen que la crisis en Grecia seguirá elevando la volatilidad en las Bolsas

Por su parte, los expertos de RBS mantienen como su escenario base que se alcance un acuerdo entre Grecia y sus socios, pero también avisan de que “las opciones de un impago y de que se establezcan controles de capitales son altas, y por eso esperamos volatilidad”.

Todos los caminos parten de Grecia y conducen a un mayor nerviosismo en los mercados a la espera de que se alcance un acuerdo. En este escenario, poco le dice a los inversores la publicación de datos macroeconómicos positivos como la encuesta de confianza empresarial en Alemania elaborada por el Ifo que sube hasta máximos desde junio del año pasado o el incremento del 4% de los pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos conocidos hoy. 

Mientras, en Wall Street, el día deja subidas generalizadas. El Nasdaq tecnológico sigue lanzado y después de asentarse ayer cómodamente sobre los 5.000 puntos, hoy avanza más de un 0,7%. También cotizan con números verdes, aunque mucho más modestos, el Dow Jones de industriales (+0,1%) y el selectivo SP (+0,2%).

Aunque con dudas, las Bolsas europeas han salvado bien las tensiones en Grecia esta semana. Lo mismo puede decirse del mercado secundario de deuda. El interés del bono español a diez años cae esta semana hasta el 1,38%, aunque ha llegado a subir al 1,46% contagiado por el repunte de la rentabilidad de la deuda helena (su bono a tres años ofrece un interés del 25,9%). La prima de riesgo española cae a los 123 puntos básicos por el alza del interés del bund hasta el 0,15%.

Ajeno también a Grecia y las posibles implicaciones de la crisis en aquel país, el euro sube hasta los 1,08 dólares en su segunda semana al alza.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b1b739/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C142985420A20I3243160Bhtml/story01.htm

Sabadell bate las previsiones al duplicar beneficios

0

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/45b1d002/sc/24/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C240Cmercados0C14298572380I191630A0Bhtml/story01.htm

Go to Top