El último movimiento en la bolsa neoyorquina agravó, aún más, los números rojos en los que transitó durante toda la jornada. De esta forma, l Dow Jones se despide de los 12.000 puntos tras una fuerte corrección del 3,20%. El selectivo terminó en los 11.780,94 puntos. El Standard Poor’s también se vio arrastrado por la corriente bajista y dio su último cambio en los 1.229,10 puntos tras ceder un 3,67%, mientras que el Nasdaq tecnológico perdió un 3,88%, hasta los 2.621,65 puntos.

El mercado norteamericano sigue la estela de los europeos donde las principales plazas bursátiles echaron el cierre en rojo. De todas, el Mib italiano fue la que más bajó tras perder un 3,78%, mientas que el Dax alemán, el Cac 40 francés y el Ibex-35 español terminaron con pérdidas superiores al 2%. El Ftse 100 británico capeó mejor el temporal minimizando su descenso hasta el 1,92%.

La alegría con la que los inversores de la Gran Manzana acogieron ayer la dimisión del primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, se ha diluido hoy en un mar de dudas. La falta de confianza en que el líder del país transalpino finalmente lleve a cabo su anuncio se ha extendido a ambos lados del Atlántico, mientras la prima de riesgo se disparaba hasta los 574 puntos básicos, máximo histórico aunque finalmente cerró en los 552.

De poco sirvió que el presidente de la República, Giorgio Napolitano, asegurara que la dimisión de Berlusconi no ofrece ningún tipo de duda y que se irá una vez Italia apruebe las reformas económicas prometidas a la Unión Europea durante el G-20, previsto para este fin de semana. De hecho, Napolitano afirmó que “en breve” se formará un nuevo gobierno o se convocarán elecciones intentando alejar la idea de los inversores de que Berlusconi aguantará hasta el final intentando prolongar el máximo tiempo posible un nuevo proceso electoral.

Mientras tanto, el otro foco de conflicto en los mercados globales, Grecia, seguía dando de qué hablar. Las divergencias entre el PASOK, partido de Papandreu, y el partido de la oposición han hecho que se retrase hasta mañana la decisión sobre quién será finalmente el primer ministro que dirija el nuevo Gobierno de unidad. Papademus, ex vicepresidente del Banco Central Europeo, y uno de los nombres que suena con fuerza en las apuestas, ha puesto como condición para aceptar el cargo que todos los dos principales partidos suscriban el segundo rescate.

El euro acusa la incertidumbre en la UE

El euro también sufrió la desconfianza de los inversores de forma que bajó un 1,3% hasta cotizar a 1,36 dólares en su cruce con el billete verde. El mismo ambiente se vivía en el mercado de materias primas donde el barril de crudo Brent cedía más de un 2%, hasta cotizar en los 112 dólares. Por su parte, el barril de Texas perdió un punto porcentual hasta dar su último cambio en los 95,7 dólares.

Las noticias que llegaban desde el ámbito doméstico tampoco ofrecían un respiro al mercado ya que los inventarios mayoristas correspondientes al mes de septiembre cayeron un 0,1% frente a la subida del 0,5% prevista por el consenso de analistas. Algo mejor resultaron las solicitudes de hipotecas: durante la semana pasada despuntaron un 10,3%.

Desde el punto de vista empresarial, la banca fue el sector peor parado, y dentro del sector, JP Morgan (-6,37%) y Bank of America (-4,75%) fueron dos de las entidades que más sufrieron por el miedo a las consecuencias que la crisis de deuda pueda tener en los valores norteamericanos.

Dentro del Dow Jones, además de los bancos, el fabricante de ordenadores e impresoras HP (-4,92%) y el productor de aluminio Alcoa (-4,73%) también se colocaron entre los más bajista de un selectivo sin ningún valor al alza.

Fuente: finanzas.com http://www.finanzas.com/noticias/bolsas/2011-11-09/593786_wall-street-desploma-temores-sobre.html