Es curiosa la historia de la contestación que se suele dar a un estornudo. Los griegos, tras el estornudo, te decían: “¡Por Zeus seas salvado!”. El asunto se puso de moda por el año 600 en Roma cuando por una epidemia de peste los estornudos terminaban con el paciente en el otro barrio, motivo por el cual te decían: “¡Salud!”. No era cortesía, te lo deseaban muy seriamente.

La costumbre se pasó a los árabes que decían: “¡Vive!”. A lo que el interfecto, en lugar de decir gracias, como nosotros, contestaba: “¡En vida tuya!”. Vamos, algo así como el castizo: “¡Y usted que lo vea!”. Las invocaciones a la divinidad, como vemos siempre, han sido constantes deseando lo mejor para el que estornudaba.

Pues bien, las Bolsas esta semana han estornudado y tenido la peor semana del año. Ahora todo el mundo se preocupa y contesta al estornudo: ¡vive!, ¡salud! La excusa oficial es que el crecimiento mundial está en problemas y que la crisis europea es muy seria. Como si algo hubiera cambiado respecto a cuando se subía sin parar, siempre hablando de los que han subido, claro está, que a otros como el Ibex no les ha ido tan bien.

Ya sabemos que el factor anestésico-dopante que ha generado las subidas previas, no ha sido otro que la liquidez otorgada por el BCE a través de las subastas de liquidez y también por la Fed. Este factor es totalmente determinante y distorsionante.

Pero puede que tras las bajadas de esta semana haya algo menos complicado y menos peligroso igualmente.

Para entenderlo, fíjense en el gráfico adjunto del futuro del Dax alemán en 30 minutos. Observen cómo primero hay un canal alcista claro, de repente y casi sin transición, se da la vuelta y pasa a estar en un canal bajista, frenándose en una corrección de más o menos el 50% de Fibonacci de toda la subida previa.

Pero atención al momento exacto en que pasa de alcista a bajista. La línea azul dibujada en el gráfico está puesta en el momento exacto del vencimiento de derivados trimestral de la semana anterior, del viernes a las 13 horas.

Como ven, es demasiada casualidad. Está más que claro que se manipuló al alza de manera bastante descarada antes del vencimiento, y que lo que hemos tenido esta semana es algo bastante típico… una semana de corrección tras las exageraciones de las semanas de vencimiento. En series muy largas podemos ver que la semana siguiente al vencimiento del primer trimestre apenas registra alza el 37% de las ocasiones.

Por lo tanto, aún no podemos dar por enterrado ni mucho menos, el efecto anestésico-dopante de la liquidez otorgada por los bancos centrales. Mientras tanto, cuidado con los accidentes, Apple tuvo un flash crash el viernes con bajada de más del 9% en segundos, para recuperarlo todo enseguida, por “un error”. Cada vez hay más errores de este tipo, y como han visto en el caso de los vencimientos, en Bolsa las casualidades no existen. Atchissssssss. ¡Salud!

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/1dbc4c98/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cd0Csemana0Etipica0Ecorreccion0Evencimiento0C20A120A324cdscdicnd0I130C/story01.htm