Aunque hoy el Ibex hace un alto en el camino tras días de alzas ininterrumpidas, la tendencia alcista es generalizada en los índices bursátiles a uno y otro lado del Atlántico, al tiempo que se moderan las deudas de los países periféricos de Europa (las más castigadas por los coletazos de la crisis). El riesgo país español baja de los 250 puntos básicos y el Ibex 35 coquetea con los 8.900 puntos con la mirada puesta en los 9.000. Tres son los principales catalizadores del buen clima en los mercados.

Posibilidad de una solución diplomática para Siria: El conflicto en Siria ha dado un giro inesperado que ha sentado bien a los mercados. La posibilidad de que haya una salida diplomática a la crisis, tras la propuesta de Rusia de poner bajo control internacional el arsenal químico de Damasco, ha dado vía libre a las ganancias, después de que la amenaza por parte de Estados Unidos de una ofensiva militar desestabilizara las Bolsas y tensionara las deudas.

El plan de Rusia para la entrega de las armas químicas del régimen de Bashar Al Asad se llevaría a cabo en cuatro etapas, según ha detallado la prensa rusa. En un discurso a la nación, el presidente estadounidense Barack Obama anunció su disposición a explorar esta vía diplomática y evitar así una guerra que, según los expertos, podría extenderse a la región, donde se encuentran las mayores reservas de crudo del mundo, y provocar restricciones en el suministro, lo que dispararía los precios del petróleo. Alejada la posibilidad de una intervención en Siria (el Congreso de EE UU ha retrasado la votación sobre la autorización del ataque a Siria), el petróleo se ha relajado y el Brent cotiza en los 111 dólares, mientras el Texas se mueve en los 107 dólares.

Están reunidos en Ginebra el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrovn para tratar la crisis siria. “De alcanzarse un acuerdo en este sentido y ser éste aceptado por Siria, prevemos un buen mes de septiembre en los mercados de valores”, aseguran desde Link Securities.

Mejora del escenario macro: Las Bolsas también se apoyan en el optimismo generado por la mejora de los últimos indicadores económicos. Según Renta 4, “Europa sigue sorprendiendo en positivo, especialmente la periferia”.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dijo ayer que la recuperación en Europa “está a la vista” y hay razones para ser optimistas. En España, el Gobierno de Mariano Rajoy ha anunciado que va a elevar las previsiones de paro y crecimiento para el año que viene. Esta noticia se une a la mejora de los pronósticos de Funcas y de organismos como la OCDE, que ve significativas señales de mejora en sus Estados miembros, sobre todo en los países más golpeados por la crisis, como España o Irlanda.

“Detrás de estas alzas hay algo más importante, la convicción de muchos inversores de que el escenario económico mundial está empezando a mejorar y que, posiblemente, lo haga más rápido de lo esperado hasta hace relativamente pocos meses. Es muy factible que en unas semanas asistamos a una revisión al alza de las expectativas de crecimiento económico en muchas regiones y en especial en la zona euro, algo que será muy bien acogido por los inversores, comenta Link.

No obstante, para José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, aunque los datos mandan y apuntan a una recuperación clara, todavía “hay dudas sobre su solidez a futuro”. De hecho, ayer una decepcionante cifra de producción industrial en la eurozona arrojó muchas dudas sobre los inversores.

Percepción de que la Fed retrasará la retirada de estímulos: El último dato de empleo en Estados Unidos fue peor de lo esperado, lo que desató la euforia entre los inversores ante la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos retrasara la retirada gradual de los estímulos monetarios, que el mercado esperaba que iniciara este mes de septiembre.

Las novedades se esperan para la reunión del banco central la próxima semana (17-18 de septiembre), “con el mercado dividido al 50% entre la posibilidad de que inicie ya la retirada de estímulos monetarios o que espere a la siguiente reunión”, señala Renta 4.

En opinión de Link, “los inversores ya tienen descontado que la semana que viene la Fed anunciará el comienzo de la retirada de estímulos, proceso que iniciará reduciendo muy poco -se espera que en 5.000 millonesde dólares- el importe mensual destinado a la compra de bonos en los mercados secundarios. Si por algún casual la Fed decide retrasar el inicio de este proceso, este hecho jugará muy a favor de la renta variable.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/312dfbeb/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C130Cmercados0C13790A60A2720I6736670Bhtml/story01.htm