Los inversores esperan que la Reserva Federal estadounidense de una señal antes de cambiar ellos el rumbo en los parqués. Las ventas han vuelto a mandar hoy en las plazas europeas y el Ibex ha sido nuevamente uno de los más perjudicados. No ha logrado mantener las tímidas ganancias que marcó al inicio de la sesión y ha cerrado con un retroceso del 0,48%.

La semana pasado acabó de manera vigorosa al apuntarse un máxmo anual y  perforar los 8.800 puntos. Las tornas han cambiado desde el lunes y el selectivo suma ya un recorte del 4,13% en lo que va de semana. Los valores más afectados han sido Mafre (-1,4%), Sabadell (-1,3%) y Ebro Foods (-1,2%).

El causante de esta pequeña (al menos de momento) tormenta es el programa de reducción de estímulos, en forma de compras de deuda, que plantea la Reserva Federal. Y precisamente hoy el mercado puede que obtenga alguna clave sobre los planes de Bernanke, dado que se publican las actas de la última reunión de la autoridad monetaria, en julio, a las 20.00 horas (hora española).

De momento, Wall Street ha amanecido con cautela un día más y acusa leves retrocesos. Tras alcanzar máximos históricos la semana pasada las dos principales plazas han ido perdiendo fuelle. Dow Jones acumula seis jornadas en rojo y una caída del 4%, mientras que el SP se dejado más de un 3% en el mismo periodo.  

Las actas revelan el contenido interno de los debates del Comité de Mercado Abierto, que regula la política monetaria de EE UU, y arrojan luz sobre las posiciones de los gobernadores. La postura oficial de la Fed es que las compras de deuda seguirán, aunque el presidente de la entidad, Ben Bernanke, adelantó que podría producirse antes de finales de año si las condiciones económicas eran favorables. 

Desde Link Securities opinian “que la Fed tardará todavía unos meses enempezar a reducir sus compras de bonos en los mercados secundarios y estamos convencidos que cuando comience a hacerlo, lo hará muy despacio para intentar evitar un repunte adicional de los tipos de interés en los mercados secundarios”.

El mercado de deuda también ha notado la incertidumbre. El diferencial del bono español con el alemán ha escalado casi 20 puntos en lo que va de semana, estropeando buena parte de la mejora registrada por el riesgo país este verano. Tras cerrar el martes en 262 puntos, hoy se mantiene en 261.

En Europa la atención estará en la visita del representante alemán del BCE, Joerg Asmussen, a Grecia para comprobar los avances de las reformas emprendidas. Una visita que llega un día después de que el ministro de finanzas germano, Wolfgang Schäuble, asegurara que sería necesario un tercer paquete de rescate para el país heleno, algo que ha sido descartado desde Atenas.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3033e83e/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A80C210Cmercados0C13770A639130I4971350Bhtml/story01.htm