El presidente de Kutxabank, la entidad financiera surgida de la integración de las tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital), tiene claro que lo principal, en estos tiempos tan complicados, es apuntalar la fusión. Mario Fernández Pelaz (Bilbao, 1943), exvicelehendakari del Gobierno vasco, ex-BBVA, exsocio de Uría y Menéndez y profesor de la Universidad Comercial de Deusto desde casi 40 años, es desde julio de 2009 presidente de BBK y, desde el pasado 1 de enero de Kutxabank. Considera que en la época actual lo que toca es “ordenar la casa”. Añade, no obstante, que el objetivo del banco que lidera es el de duplicar su tamaño, pero recalca que “en estos momentos no estamos hablando con nadie”. Pide tiempo y concreta que el momento oportuno para “tomar una decisión sobre la operación que más nos interesa” sería en el cuarto trimestre de este ejercicio, aunque no olvida que el Gobierno de Mariano Rajoy ha marcado el 31 de mayo como fecha tope para la reestructuración del sector financiero.

El último día de mayo se acerca y a Kutxabank, por su balance y solvencia, le colocan en varias quinielas para liderar alguna operación. ¿Están preparando algo en este sentido?

El criterio es el mismo. En este momento no estamos hablando con nadie. Lo que sí hacemos, como es nuestra obligación, es analizar lo que existe en el mercado, tanto entidades que han sido objeto de intervención como las que no están intervenidas. Somos conscientes de que el real decreto de febrero establece unos determinados plazos, que, por cierto, no me parece bien fijarlos, y estamos reflexionando sobre lo que más nos conviene.

¿Qué entidades encajarían en su esquema?

Primero hay que aclarar que nuestro objetivo es duplicar el tamaño actual Kutxabank tiene activos de 74.000 millones. Pero la prioridad en 2012, que es un año muy complicado, es la de hacer efectiva la fusión de las tres cajas vascas y concluir la integración de Cajasur que, por cierto, se producirá el lunes por hoy. Por eso ahora estamos calibrando hasta qué punto es posible combinar estos dos asuntos, culminar la integración y realizar una posible compra. No tenemos ni una especial preferencia ni una especial antipatía por alguna entidad. Trabajaremos los números y veremos lo que es más interesante. Tenemos tiempo, incluso antes del 31 de mayo. Reitero que a día de hoy no nos interesa estar con la caña puesta en las oportunidades de compra en el sector. Bastante trabajo nos está dando sacar adelante una integración que se está realizando de manera espléndida en una comunidad tan complicada como esta por su estructura territorial.

¿Se puede vivir cómodamente con 74.000 millones en activos cuando el Gobierno estima que lo ideal es contar con 100.000 millones?

Nuestra dimensión es interesante y respetable. Tenemos más de dos millones de clientes y presencia en varias autonomías, en Madrid con una relevancia especial, y en Andalucía con Cajasur. Mi criterio es que deberíamos transcurrir este año con el tamaño actual y, cuando tuviéramos cerrada la fusión, hacer una operación. Sí creo que debemos crecer. Lo que no sé es si hasta 150.000 millones o menos.

Con Cívica podría conseguirlo…

Le insisto que no estamos hablando con nadie, a pesar de lo que digan algunos medios de comunicación. Cuando quiero decir una cosa la digo. A ver si va a resultar que nos vamos a fusionar con Banca Cívica, como algunos han asegurado, y yo no me he enterado.

¿Puede producirse una vuelta más en la reestructuración del sistema financiero?

El Estado puede regular lo que hacen las entidades intervenidas. El resto nos podemos fusionar cuando nos dé la gana. Con plazos o sin ellos. Si acabara, hipotéticamente, una fase para las intervenidas, eso no quiere decir que se cierre el terreno de juego.

¿Cómo será, entonces, el mapa financiero después del 31 de mayo?

Creo que el Gobierno impulsa una estrategia para que haya cuatro o cinco entidades de tamaño relevante y otras cuatro o cinco de un cierto nivel, entre las que nos encontraríamos nosotros. Lo que no quiere, y estoy de acuerdo, son entidades pequeñas y, por lo tanto, frágiles. No creo que cometa el error de los Ejecutivos autónomos, que promocionaron fusiones políticas. Es notorio, por cierto, que las nacidas por esa estrategia están intervenidas.

¿Qué excedentes tienen para afrontar una posible operación?

Un tema es el precio y otro cuánto dinero tienes que poner luego para que funcione. En la compra de una sociedad intervenida, el precio es irrelevante, y en una fusión se plantea un cambio de papeles y una ampliación de capital. Nosotros tenemos restricciones por esta parte. Nuestra idea es focalizarnos en la gallina de los huevos de oro que es Kutxabank y dejar para el cuarto trimestre una operación de ese tipo.

¿Le parece correcto el techo de déficit marcado por el Gobierno y el pulso con Bruselas?

Creo que ha sido una buena gestión del Gobierno. Estaba previsto para este año un 4%, que era un objetivo imposible. El punto intermedio al que hemos llegado me parece razonable y hace más creíble que en 2013 podamos llegar al 3,3%. Esta estrategia nos puede dotar de una mínima flexibilidad.

¿El nuevo techo de déficit es la solución?

Solo aplicar una política de recortes no es la solución, porque cebamos un círculo vicioso del que no podemos salir. Imaginemos que el Gobierno controla el déficit. ¿Qué nos dirán los mercados financieros si controlamos el déficit pero no crece el PIB y está aumentando el paro?. Es necesario hacer el ajuste pero también incentivar las actividades económicas. En el tema de deuda pública hay un país, el Reino Unido, que como son ingleses no salen tanto en los periódicos como España.

¿Cómo se puede incentivar la economía en estos momentos?

Apoyando el ámbito donde se crea empleo, es decir autónomos y pymes. A corto plazo dudo mucho que venga a España una empresa a crear de repente 1.500 puestos de trabajo. Hay millones de trabajadores por cuenta propia o de emprendedores potenciales que se arriesgarían más si les diéramos facilidades en materia de Seguridad Social o de riesgo.

Habla usted de riesgo cuando en la calle se comenta que las entidades no han abierto el grifo del crédito…

Este asunto es como el huevo y la gallina. ¿No hay préstamos porque son reclamados por los clientes y bancos y cajas no los quieren dar, o no hay créditos porque no hay peticiones solventes? Lo que vemos en Kutxabank es que los créditos que estudiamos, en un porcentaje abrumador, son refinanciaciones. Y claro, llegará un momento en que ese tipo de empresas, que tienen un déficit de circulante, se darán cuenta de que su problema es estructural y que el negocio no da para atender el gasto de la propia compañía. Nosotros ganamos dinero firmando préstamos. Por lo tanto, haríamos el tonto si, pudiendo aprobar financiaciones solventes, no lo hiciéramos. No hay peticiones para nuevas inversiones.

¿Ustedes no han entrado en la última guerra del pasivo?

Aunque las entidades no lo digamos, sí se ha producido una guerra del pasivo. Creo recordar que una entidad intervenida como CCM, que por cierto nos adjudicaron quedó integrada en el grupo Cajastur, nos hacía la competencia en Madrid, lo cual tiene un mérito excepcional. Cada vez tenemos menos ventanilla y más gestores, y esto nos permite ofrecer un buen servicio sin entrar en esas guerras. Queremos acompañar al cliente durante toda su vida.

¿Tienen previsto descargar su cartera industrial?

Estamos en un proceso de revisión y lo haremos con tranquilidad. Algunas sociedades son claramente estratégicas, como Iberdrola, Enagás, Petronor y CAF, que es una gran empresa, muy bien gestionada y con proyectos en todo el mundo esta semana ha ganado en Arabia Saudí dos contratos por un importe de 200 millones. Luego hay otras participaciones que estudiaremos con naturalidad, pero teniendo en cuenta que la normativa de Basilea, que comienza a aplicarse a partir de 2013 y hasta 2018, penaliza duramente a carteras de inversiones como la nuestra, por las provisiones a las que obliga. Pero tengo claro que una entidad tan arraigada en su territorio como la nuestra tiene que apoyar las iniciativas empresariales de su entorno. Puede que desde su inicio o como un respaldo a compañías que afrontan procesos de fusión. No tenemos vocación de permanencia ilimitada. Supondría una pésima gestión de los recursos. Si has cumplido la misión de refuerzo en un determinado plazo, el principio de rotación es básico desde el punto de vista financiero.

La consolidación de Cajasur ha elevado la mora de Kutxabank al 7%.

Somos los más transparentes con el tema del ladrillo. No por una especial honestidad profesional, sino por una simple conveniencia. Cuando adquirimos Cajasur tuvimos la oportunidad de empezar desde cero, de manera que pudimos hacer todas las provisiones que juzgamos necesarias, y que fueron muy importantes. Hicimos un trabajo de libro y declaramos todos los créditos, ya fueran subestándar, dudosos o morosos. Igual otros los tienen debajo de la mesa. Así que, efectivamente, nuestro ratio de morosidad con la incorporación de Cajasur es del 7%. Yo ya le preguntaría a alguien cuál es su ratio y cuál es el porcentaje de provisión del ladrillo que ha realizado. La suma de los dos es la imagen exacta de la exposición al riesgo en ese ámbito. Por eso no tuvimos ningún problema de cumplimiento con el decreto de provisiones de febrero pasado, ya lo habíamos cubierto desde el 1 de enero. Por su experiencia, Neinor filial inmobiliaria del banco vasco, puede ayudarnos a gestionar nuestros activos en este sector.

¿Cree que continuarán los impagos?

Desde luego, los dos primeros meses del año han contabilizado un cierto crecimiento de la morosidad, incluso en diferentes regiones económicas de Europa. En España ha incidido la subida del paro. En el caso de Euskadi, una comunidad muy exportadora, es muy importante que países como Francia y Alemania, sus principales mercados en el exterior, vayan bien.

¿Qué opina de la huelga general?

Nos puede perjudicar a todos, porque afecta a la imagen exterior del país.

¿Y del Banco Central Europeo?

Draghi lo está haciendo bien desde su entrada asumió la presidencia el pasado 1 de noviembre. Pero el BCE no es la Reserva Federal, no es el prestamista que responde en última instancia. Draghi ha ayudado al equilibrio de Europa al comprar deuda de España e Italia.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/mercados/queremos-duplicar-tamano-ahora-estamos-negociaciones/20120319cdscdimer_2/