Las grandes gestoras internacionales vuelven a apostar por la deuda española y demuestran su confianza en los indicios que revelan una leve recuperación de la economía. La cartera de deuda estatal controlada por inversores no residentes se situó en julio en 250.162 millones de euros, 58.326 más que a cierre de agosto del año pasado.

El panorama está despejado, al menos, hasta final de año. Quedan nueve subastas de deuda a medio y largo plazo programadas hasta el 16 de enero de 2014 cuando el Tesoro tiene ya 96.790 millones de los 121.300 previstos para todo el ejercicio. Con poco más de 2.700 millones de euros por subasta tendría más que suficiente para cumplir objetivos.

Íñigo Fernández de Mesa, secretario del Tesoro, explicó que el importe de las colocaciones se reduciría un 30% a partir de septiembre, hasta el entorno de los 3.000 millones, como publicó Cinco Días el pasado 13 de agosto. En la celebrada ayer, sin embargo, no fue así. El organismo de financiación del Estado sacó partido de la potente demanda de casi 9.000 millones para vender 4.008 a tipos de interés del 4,503% a 10 años, el más bajo desde la colocación privada que llevó a cabo el pasado mayo.

España está adelantado el trabajo de cara al próximo ejercicio, cuando tendrá que afrontar vencimientos por más de 120.000 millones de euros entre letras y deuda a medio y largo plazo, según el perfil de amortizaciones que maneja el Tesoro. El próximo ejercicio será en todo caso más relajado que el presente, en el que el importe total de vencimientos sumará más de 168.000 millones.

El apoyo de los inversores extranjeros ha sido fundamental para contener la prima de riesgo por debajo de los 300 puntos básicos desde finales de julio. La rentabilidad de la deuda española a una década cerró ayer en el 4,617%, frente al 2,042% de su homólogo alemán. El rendimiento que se ve obligado a prometer Alemania a 10 años está a punto de irse a máximos de diciembre de 2011 pero aun así es muy inferior al ofrecido por España.

Desde una mesa de renta fija explican que el paraíso alemán ha dejado de serlo y que los inversores se ven obligados a buscar más rentabilidad en los activos de otros países en los que comienza a vislumbrarse una incipiente recuperación, como España.

Los inversores extranjeros adquirieron 10.133 millones de euros en letras, bonos y obligaciones del Tesoro español en julio. El importe total de deuda registrada bajo su control asciende a 250.162 millones, récord desde los 269.427 millones de cierre de enero del año pasado. En porcentaje, los inversores no residentes tienen en su poder un 37,69% del total de la deuda estatal.

Los bancos españoles, entre tanto, redujeron en julio su cartera de deuda nacional en 10.818 millones de euros, hasta los 213.560. Las aseguradoras compraron 703 millones (hasta un total de 42.747 millones); los fondos de pensiones, 457 (hasta 17.613); las gestoras de fondos españolas adquirieron 2.020 millones (33.639 millones en total) y las empresas no financieras se hicieron con 1.022 millones (18.661 millones). Por su parte, las administraciones pública vendieron 1.897 millones de euros, hasta quedarse con 79.251 millones de euros;_otras instituciones financieras –brókeres, esencialmente– hicieron caja con 1.445 millones de euros en deuda, hasta situarse en 3.256.

El coste medio de la deuda soberana vendida en lo que va de año se sitúa en el 2,61% frente al 3,01% del pasado ejercicio. Así se ha podido rebajar el coste de la cartera total de la renta fija estatal hasta el 3,77% desde el 3,89% de 2012, según una presentación a inversores publicada ayer por el Tesoro Público. El ministro de Economía, Luis de Guindos, estimó que el Estado dejaría de gastar unos 5.000 millones de euros este año si la prima de riesgo se mantiene contenida en el entorno de los 250 puntos, según declaró a Efe.

Las tres agencias

Íñigo Fernández de Mesa confía en que las tres grandes agencias de calificación mejoren las perspectiva sobre España a estable desde negativa. El secretario general del Tesoro no solo hará campaña ante Standard Poor’s, Moody’s y Fitch sino, y especialmente, ante potenciales inversores. Hará proselitismo de las ventajas de la deuda española con una segunda presentación en Asia y también viajará, previsiblemente, a países de Latinoamérica que hasta el momento no han comprado activos al Tesoro español, como Chile, Perú, Colombia, Brasil o México.

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/30e2068b/sc/36/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cmercados0Cespana0Etiene0Edeuda0Econtrol0Eproblemas0Eempiezan0Ealemania0C20A130A90A6cdsncdmer0I20C/story01.htm