Las compras por internet han dejado de ser algo ajeno para los consumidores. De hecho, la penetración del e-commerce en el mercado español batió récord en 2014 con una facturación de más de 14.000 millones de euros. Las nuevas tecnologías han contribuido a este proceso. Según el último informe del Observatorio Nacional de las telecomunicaciones y de la SI (Ontsi) proporcionado por Adigital el 60,6% de los internautas han realizado compras a través de la red. Las razones que argumentan son varias. Unas están relacionadas con el ahorro de tiempo y comodidad, mientras que otras se vinculan a los precios, las promociones y las ofertas.

Sin embargo, a pesar de este auge del comercio electrónico todavía son muchos los consumidores que presentan reticencias a efectuar sus compras por internet. Según la consultora Nielsen, el 43% de los españoles se frena a comprar a través de la red por el miedo que tienen al uso fraudulento que puedan hacer de sus datos bancarios.

Para evitar esto y con el objetivo de aportar mayor seguridad, las entidades ha puesto en marcha un nuevo modelo de tarjeta: las tarjetas prepago para comprar por Internet que se caracterizan, en algunos casos por carecer de soporte físico. A esto se suma que para usarlas es necesario recargarla previamente con lo que el saldo de esta tarjeta es independiente del resto de cuentas del titular. Las entidades que comercializan este modelo son:

Santander

La entidad que preside Ana Botín dispone de la tarjeta e-cash con la que el consumidor elige cuánto dinero quiere que contenga con un mínimo de seis euros y un máximo de 1.650. Se pueden recargar a través de la Banca Online, por teléfono (902 24 24 24) o en los cajeros 4B y es gratuita siempre y cuando se realicen tres compras al año. Si no es así, la cuota de mantenimiento es de 9 euros. Carece de comisiones de emisión, carga y descarga.

Openbank

El banco online del Grupo Santander cuenta con la tarjeta ecard cuyo límite de cargo va del euro a los 3.000 euros. Si la recarga es de hasta 3.000 se efectuará a través de los cajeros automáticos mientras que si el saldo oscila entre los 10 euros y los 1.650 se realiza a través de la página web de Openbank. El saldo se abonará en plazo máximo de cinco días después de haber recibido la petición. Carece de comisiones por emisión ni cuota de mantenimiento o renovación.

BBVA

Dentro de su catálogo de tarjetas BBVA comercializa la Tarjeta Virtual que, a diferencia de las anteriores, carece de soporte físico. Basta con recordar el número de la tarjeta, el código de verificación (CV) y la fecha de caducidad. Dentro de la tarjeta virtual existen dos modalidades. La tarjeta virtual BBVA identificada que permite un saldo máximo de 600 euros y un mínimo de seis, y la tarjeta virtual BBVA anónima, en cuyo caso el importe máximo de carga es de 300 euros. Esta tarjeta se puede recargar en los cajeros automáticos, llamando al teléfono de atención al cliente, a través de una oficina o en la web. Carece de cuotas y comisiones. 

Bankia

La entidad tiene entre sus ofertas la Tarjeta Virtual de uso exclusivo para las compras por internet ya que carece, como ocurre con la de BBVA, de soporte físico. Su solicitud se efectúa a través de la Oficina Internet y se gestiona por medio de la app Bankia Wallet. Los datos que se necesitan para operar con ella son el número de tarjeta y la fecha de caducidad. La cuota de alta es gratuita siempre en cuando se trate de la primera tarjeta prepago del clientes y su cuota de mantenimiento son 10 euros. 

BMN

La entidad dispone de dos tarjetas para efectuar las compras por internet con mayor seguridad. La primera de ellas es la tarjeta prepago que se puede generar desde Banca Online o a través del tarjetero con el que cuentan los clientes de BMN en su móvil. Es un producto totalmente gratuito que tiene los mismos seguros que cualquier otra tarjeta de crédito. La otra opción es la tarjeta regalo virtual ClickandGift que como señalan desde la entidad es la primera de estas características que se comercializa en España. Permite diseñar la tarjeta que se va a regalar y la temática en la que se usará.

CaixaBank

Una de las entidades más activas en la banca online es CaixaBank. La entidad pone a disposición del cliente cibertarjetas que carecen de soporte físico y cuya recarga se efectúa a través de internet. A esta opción se suma CaixaWallet o cartera digita que permite al cliente realizar compras por internet con cualquiera de sus tarjetas o cuentas sin necesidad de dar ningún dato de las mismas.

Liberbank

Sin soporte físico, completamente gratuita y con la posibilidad de recargarla en cualquier cajero, oficina o mediante el servicio de banca a distancia. Estas son las características de la tarjeta prepago de Liberbank cuyo importe máximo es de 3.000 euros.

Ibercaja

La entidad comercializa la tarjeta prepago Visa Ibercaja Directo. Para disfrutar de ella basta con ser clientes de Ibercaja Directo, el servicio de banca por internet de Ibercaja. Su recarga se puede realizar tanto desde la banca on line, Ibercaja Directo como desde los cajeros y oficinas de la entidad. La tarjeta tiene una cuota semestral de 4 euros pero, en función del número de operaciones que se realicen con ella, puede resultar bonificada en su totalidad. Además de este producto, el banco cuenta con el Tarjetero Euro6000, una aplicación para terminales móviles inteligentes que permite comprar de forma más segura las compras y efectuar pagos on line.

Otras entidades que ofrecen productos de estas características son Cajamar (dispone de la tarjeta prepago e-shopping) y Sabadell que cuenta con tarjeta de prepago de Banco Sabadell.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/46397369/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C110Cmercados0C14313417110I0A678510Bhtml/story01.htm