Los sindicatos de Catalunya Banc han elaborado una propuesta unitaria que, de entrada, reduce el número de afectados por el ERE de un máximo de 2.453 personas hasta 1.900, y que propone prejubilaciones, bajas incentivadas y reducciones de jornada para evitar despidos forzosos.

Los sindicatos presentaron ayer a la dirección del banco esta propuesta, a la que ha tenido acceso Efe, y hoy la han presentado a la plantilla y esperan una respuesta de la cúpula del banco, que opera con la marca comercial CatalunyaCaixa.

SEC, CCOO, UGT y CSICA, los cuatro sindicatos con representación entre la plantilla, reducen de entrada el número de afectados por el ERE -un máximo de 2.453 personas- a unas 200 personas de CatalunyaCaixa Inmobiliaria, división vendida a dos fondos, y a unos 320 empleados que trabajan en oficinas situadas fuera de Cataluña.

Red fuera de Cataluña

Y es que CatalunyaCaixa está obligada a deshacerse de su negocio fuera de Cataluña y los sindicatos entienden, por los contactos mantenidos con la dirección, que será posible vender parte de la red de sucursales situada fuera de su comunidad de origen.

Para cubrir esas teóricas 1.900 bajas de personal, los sindicatos plantean cinco posibilidades: prejubilaciones, bajas incentivadas de empleados menores de 50 años, reducciones de jornada durante un máximo de cuatro años, suspensiones de contrato y excedencias durante un máximo de cuatro años con derecho a retorno.

Los sindicatos reclaman aprovechar el plazo máximo que da Bruselas para hacer el ajuste en la entidad -hasta 2016- para poder prejubilar a las personas mayores de 55 años progresivamente, así como ofrecer 38 días por año trabajado con un tope de 33 mensualidades más una prima por antigüedad para aquellas personas que opten por una baja incentivada.

Reducciones de jornada

Asimismo, plantean también reducciones de jornada de entre un 20% y un 50% durante un máximo de cuatro años y otras generales de un máximo del 5% de la jornada, así como escalonar el cierre de oficinas al que obliga Bruselas.

La idea de toda esta propuesta es intentar cubrir los despidos en el banco con fórmulas que partan de la voluntariedad, y en caso de que no haya suficientes bajas incentivadas o prejubilaciones voluntarias, que la plantilla restante cubra las plazas restantes mediante reducciones de jornada durante un máximo de cuatro años.

Los fondos inyectados en Catalunya Banc obligan a que en 2016 la plantilla total del grupo sume un total de 4.665 personas.

Hasta ahora, la dirección del banco sólo se ha mostrado dispuesta a pagar por despido 20 días por año trabajado con un máximo de 18 mensualidades, y con determinadas condiciones, ha reclamado una rebaja de sueldo del 15 % a la plantilla restante y ha dejado claro que apenas contempla las prejubilaciones, porque la nueva normativa del Gobierno las encarece.

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/30e49770/sc/36/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cmercados0Csindicatos0Eproponen0Ereducir0E190A0A0Eajuste0Elaboral0Ecatalunya0Ebanc0C20A130A90A6cdsncdmer0I60C/story01.htm