La Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) estudia nuevos canales para agilizar al máximo la venta de sus activos. El también conocido como banco malo negocia ya con el Consejo General de los Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API), que tiene censados a unos 6.000 profesionales en todo el país, cómo dar salida de la manera más eficiente a “todo lo que no es residencial”, explica a CincoDías el presidente de dicho organismo, Jaime Cabrero.

Se trata, por tanto, de vender las naves industriales, locales comerciales y oficinas cuya gestión ha pasado a ser responsabilidad de Sareb tras la reestructuración del sector financiero. Los primeros cálculos estiman un porfolio de unas 5.000 unidades de uso terciario dentro de la cartera de 107.000 activos que le han transferido las entidades receptoras de ayudas, más conocidas también como las cedentes. Y es que del total de la cartera de Sareb, el 30% corresponde a activos inmobiliarios y el 70% restante a activos financieros. Dentro de estos últimos está, por ejemplo, todo el crédito promotor asumido por Sareb que suele llevar aparejado los colaterales (viviendas aportadas por el promotor como garantía, entre otros activos).

Por el momento, en la negociación abierta entre la entidad que presiden Belén Romana y los API habrían quedado fuera las viviendas y los edificios singulares, así como los solares listos para edificar o terrenos urbanos y urbanizables. Sin embargo, tal y como admite Cabrero, el objetivo es que los suelos rústicos o no urbanizables, con importante peso también en algunas entidades rescatadas, puedan ser comercializados por los agentes de la propiedad.

Sareb, que carece de una red comercial propia, arrancó la venta de sus activos apoyada por el personal y las sucursales de las entidades financieras cedentes de los activos. Para los denominados edificios singulares que no son otros que centros comerciales, hoteles, u otro tipo de inmuebles especiales está estudiando utilizar otro canal de venta específico para ellos.

Naves industriales

Así, para las naves industriales o los locales no parece apropiado que sean las sucursales bancarias quienes gestionen su venta, admiten fuentes del sector; y eso es lo que ha animado al banco malo a contactar con los API para que sean estos profesionales quienes ofrezcan al público oficinas, locales o naves industriales haciendo uso de su capacidad, conocimiento del mercado e implantación en todo el territorio. “Nosotros estamos sobre el terreno, tenemos todos los elementos necesarios para valorar dónde se encuentran los compradores potenciales de esa clase de activos”, incide Cabrero.

Fuentes conocedoras de la negociación admiten que va por buen camino, aunque todavía se encuentra en una fase muy preliminar y los contactos se retomarán este mismo mes. Falta por decidir, entre otras cuestiones, cómo se formalizará la colaboración de los agentes de la propiedad inmobiliaria con Sareb. Todo apunta a que cada uno de estos profesionales deberá firmar un contrato de adhesión con la entidad que dirige Belén Romana, aceptando de ese modo las condiciones impuestas por Sareb y las comisiones económicas que percibirán por cada operación.

El proceso no será sencillo, recuerdan las mismas fuentes, puesto que algunos de estos API ya trabajan para las entidades cedentes con el fin de ayudarles a vender sus activos. Esos contratos no son de exclusividad, por lo que todo apunta a que la mayoría querrá pasar a trabajar directamente para Sareb, apuntan los expertos. “Se trata de generar competencia para sacar los activos al mercado en las mejores condiciones y precios”, aclaran fuentes del sector. En este sentido, los API han pedido al banco malo participar también en la valoración de estos activos no residenciales, algo a lo que la entidad no se niega, pero que habrá que concretar.

En paralelo, sigue en marcha la creación de un único portal en internet a través del cual se puedan ofertar todos los productos en venta.

 

Ingresos de 900 millones con 1.800 inmuebles

Tras un inicio de año marcado por el proceso de constitución de la sociedad y el traspaso de los activos de las entidades del Grupo 1 y 2, Sareb prevé un segundo semestre del año muy intenso desde el punto de vista comercial. El balance provisional de su actividad hasta el pasado mes de julio arroja una cifra de 1.800 inmuebles vendidos y unos ingresos de 900 millones brutos.

Además del canal minorista, que ha registrado un crecimiento exponencial desde que comenzó a operar en marzo pasado, Sareb mantiene abiertos otros canales, como el de venta de activos singulares y el mayorista, donde además ya ha adjudicado su primera cartera, el proyecto Bull al fondo de capital riesgo H.I.G. Capital por otros 100 millones de euros

De esos ingresos brutos de casi 900 millones de euros, la mayor parte fueron procedentes de la gestión de los activos financieros (créditos y préstamos al promotor) que suponen el 80% de su cartera. De la venta de inmuebles obtuvo 137 millones de euros, a los que se suman otros 25 millones procedentes del mercado de alquiler.

En paralelo a la actividad desarrollada en los mercados mayorista y minorista, Sareb trabaja en el canal de activos singulares en la venta y alquiler de edificios de alto valor y con características especiales, especialmente en las grandes urbes.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/30d2f76f/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C0A40Cmercados0C13783146270I8181430Bhtml/story01.htm