Los actuales niveles de cotización de los bancos ofrecen una extraordinaria oportunidad de inversión en -casi- todas las entidades cotizadas. La cuestión es quién es el primero que quiere atreverse a reconocerlo. Los precios de cotización implican un deterioro medio del 35% en el valor de los activos que figuran en el balance de los bancos. El consenso de precios objetivos otorga un recorrido al alza de dos dígitos en bancos como Santander (10,4%) y BBVA (12,5%), aunque también de caídas del 10% en Sabadell y 11,4% en Bankinter. La incertidumbre sigue atenazando a los bancos en Bolsa. Solo Santander (10%) está en positivo en el año. CaixaBank, Popular y Bankia ceden más de un 10%.

“Es un momento para estar fuera de los bancos”, afirma con rotundidad Alfonso de Gregorio, gestor de Gesconsult. “Estamos en pleno proceso de reordenación y eso eleva el riesgo de ampliaciones de capital o emisiones de convertibles con un claro efecto de dilución de capital. A esto se añade la tendencia a pagar el dividendo en acciones, que también tiene un efecto dilutivo”, completa el experto de Gesconsult.

Hacia un nuevo escenario

Debilidad del consumo, desplome de los precios de la vivienda, nulas perspectivas de crecimiento… El escenario es muy complicado. Sin embargo, cada vez más datos evidencian que el escenario está cambiando. El dato más claro son las emisiones de Santander y Bankinter realizadas esta semana. La entidad presidida por Emilio Botín ha colocado 1.000 millones en bonos a cinco años con un diferencial de 230 puntos básicos sobre el interés midswap a tres (el tipo libre de riesgo). Bankinter colocó otros 1.000 millones en cédulas a cinco años al 4,88%.

“Es muy importante que los bancos se financien, porque eso permite que ellos también den crédito”, explica José Ramón Iturriaga, gestor de fondos en Abante Asesores. “La inyección de liquidez de las subastas del BCE que han inyectado en el sistema financiero europeo cerca de un billón de euros en financiación a tres años y el plan de pagos a proveedores nos sitúan en un escenario completamente distinto. El mercado no lo ha puesto en precio, pero es cuestión de tiempo que los inversores vuelvan a fijarse en las valoraciones y la realidad es que las actuales son ridículas”, explica Iturriaga, que ve el sector financiero como una gran oportunidad, con algunas excepciones.

“Quizá no sea interesante Popular, no ha jugado bien ni en concesión de créditos ni en adquisiciones; CaixaBank, por la influencia política en su gestión, frente a la de los otros dos grandes bancos, y, por último, Bankia, porque tiene demasiados activos tóxicos en su balance”, concluye el experto de Abante.

Todos los expertos coinciden en que Bankia tendrá que participar de alguna manera o de otra en el proceso de concentración. “Por sí sola, tiene un futuro muy complicado”, reconoce Alberto Roldán, de Inverseguros, que apuesta por una integración Santander-Catalunya Caixa como uno de los próximos movimientos. “Es importante destacar que las operaciones se van a hacer sin prima sin un sobreprecio respecto a la cotización; se harán vía integración”, subraya Roldán. Esto minimiza las oportunidades de jugar en Bolsa a las concentraciones.

El escenario de recesión y la expectativa de fuertes ajustes inmobiliarios han llevado a Nomura a recortar esta semana un 23% su previsión de beneficios de la banca española. La entidad anticipa un incremento de la morosidad, dado el elevado desempleo. Los bancos españoles cotizan a niveles muy atractivos, sí, pero el mercado aún no quiere creérselo. Eso sí, generalmente, cuando las oportunidades de inversión son reconocidas de forma unánime suele ser demasiado tarde.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/d/fusiones-atrapan-bancos-limbo-bursatil/20120317cdscdicnd_3/