La diplomacia parece abrirse paso en la crisis abierta por el uso de armas químicas en Siria y está liberando las compras en el mercado. El Ibex ha subido el 1,96% y ha cerrado en los 8.801,6 puntos después de conocerse que Obama estaría dispuesto a aceptar que el Consejo de Seguridad de la ONU analice la propuesta rusa de paz para Siria.

 Es solo una propuesta pero abre la posibilidad de una salida diplomática al conflicto en Siria, y los mercados la reciben con optimismo. El presidente de EE UU, Barack Obama, ya había adelantado en diversas entrevistas que si el presidente sirio Bachar al Asad aceptara someter al control internacional su arsenal de armas químicas, Estados Unidos abandonaría la idea de la intervención armada. Por el momento, Siria ha dicho que le suena bien el plan y Moscú asegura que trabaja ya en un plan “concreto, claro y eficaz”. Mientras, el Senado estadounidense ha aplazado la votación para autorizar la intervención militar.

Y, poco antes del cierre de mercado, se conocía la postura favorable de Obama para que el Consejo de Seguridad de la ONU analice la propuesta rusa, lo que anularía el plan estadounidense de iniciar un ataque militar sobre Siria que no cuenta con el suficiente respaldo ni popular ni políticos en los Estados Unidos. Esta noticia aceleró las compras en la recta final del día y el Ibex cerró la jornada con un alza del 1,96%, hasta los 8.801,6 puntos, cerca de nuevo de máximos anuales.

El enfriamiento de un conflicto bélico con poder de incendiar todo Oriente Medio, y con ello el precio del petróleo, ha animado con claridad a las Bolsas internacionales y ha devuelto el tono alcista al Ibex, que ayer rompió la racha de cinco sesiones consecutivas de ascensos, tras encajar el fracaso de la negativa a Madrid de acoger los Juegos Olímpicos, que pasó factura al sector constructor.

También contribuyen al buen tono los datos macro positivos que se han conocido en China y que refuerzan la idea de que la potencia asiática vuelve a coger fuerza: la producción industrial subió un 10,4% interanual en agosto, la mayor alza en 17 años, mientras que las ventas minoristas crecieron un 13,4%, también mejor de lo esperado.

Además, en el mercado de deuda, reina la calma. O al menos se consolida la estabilidad. La prima de riesgo española ha bajado de los 250 puntos básicos y ya está por debajo de la italiana, con la rentabilidad del bono a 10 años en el 4,52%. El riesgo país español no era inferior al italiano desde hacía año y medio, una mejoría en la que resulta determinante la creciente inestabilidad política en Italia. La amenaza de que el partido de Silvio Berlusconi bloquee la actual, y frágil, coalición de Gobierno y desencadene con ello la convocatoria de elecciones está añadiendo presión sobre la prima de riesgo del país. En paralelo, la rentabilidad del bono alemán de referencia está sobre el 2%, en máximos desde marzo de 2012, si bien el rendimiento del bono español a diez años no logra estabilizarse bajo el 4,5%.

Los mercados asiáticos también se anotan subidas, el 1,54% en el caso del Nikkei de Tokio, y que refuerza el alza del 2,5% del lunes, impulsado por la adjudicación de la organización de los Juegos Olímpicos de 2020 y las expectativas económicas que se abren con el evento. El Hang Seng de Hong Kong gana el 0,5% y el Kospi coreano sube el 0,9%.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/310d5895/sc/16/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cmercados0Cvia0Ediplomatica0Esiria0Eimpulsa0Eibex0Emaximos0Eanuales0C20A130A910Acdsncdmer0I10C/story01.htm