La Policía ha detenido esta mañana en Madrid al español Javier Martín-Artajo Rueda, exdirectivo del banco JPMorgan Chase, reclamado por Estados Unidos por ocultar parte de las pérdidas de más de 4.700 millones en sus operaciones financieras en Londres. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz deberá decidir ahora sobre su extradición. 

 Según ha informado la Dirección General de la Policía Nacional, entre marzo y mayo de 2012, Martín-Artajo, junto con otras personas, presuntamente manipuló e infló el valor de posiciones de la cartera de créditos sintéticos de su empresa con el fin de lograr objetivos específicos de pérdidas y ganancias diarios y a fin de mes.

Tras ser detectado en Madrid en su domicilio del barrio de Retiro, los agentes del Grupo de Localización de Fugitivos de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) conversaron con él y le convencieron para que se presentara en dependencias policiales al existir una orden internacional de detención.

 Alrededor de las nueve de la mañana, Martín-Artajo se ha presentado en las dependencia policiales de Canillas donde la Policía lo detuvo y puso a disposición del Juzgado de Instrucción Número 1 de la Audiencia Nacional, han explicado fuentes policiales.

Puesta en libertad, a la espera de decidir sobre su extraditación

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha puesto en libertad al ex directivo de JP Morgan Javier Martín-Artajo después de que se haya negado a ser extraditado a Estados Unido donde se le acusa de falsear las cuentas del banco estadounidense y ocultar un agujero de cerca de 4.600 millones de euross.

El magistrado, que ha impuesto la retirada del pasaporte con la prohibición de salir del territorio español y comparecencias quincenales, se encuentra a la espera de recibir documentación del país reclamante para decidir sobre la procedencia de la entrega.

Martín-Arujo ha llegado en torno a las 10.30 a la Audiencia tras haberse entregado esta mañana en la comisaría de Canillas tras haberse dictado una Orden Internacional de Detención en su contra por la Justicia de Estados Unidos por fraude y delitos fiscales.

Javier Martín-Artajo, supervisor del negocio de derivados sintéticos en la oficina en la City de JP Morgan, fue el responsable de ocultar el volumen de las pérdidas causadas por posiciones en el mercado de productos derivados. En mayo de 2012, JPMorgan anunció que unos errores “mayúsculos” en sus operaciones de derivados le incurrieron en unas pérdidas que entonces cifró en al menos 1.500 millones y que finalmente resultaron ser de 5.700  millones.

Las operaciones fueron llevadas a cabo entre otros por el operador Bruno Iksil, conocido como “la ballena de Londres” por las enormes sumas de dinero que usaba y que estaban detrás de muchos de los movimientos en los mercados de CDS. El caso propició la salida de Iksil del banco y también la de la directora de la oficina de inversiones, Ina Drew, entre otros. El escándalo hizo tambalearse al propio consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon.

En su demanda, el tribunal neoyorquino señaló que los dos exempleados de JP Morgan “al menos entre marzo y mayo de 2012” conspiraron y acordaron realizar actos que vulneran las leyes estadounidenses, incluyendo la falsificación de registros y registros ante la SEC.

Iksil, que ha colaborado con las autoridades, no ha sido acusado por Estados Unidos dado que, según las informaciones publicadas en la prensa británica y estadounidense, pidió a Artajo alertar a sus superiores de las “horribles” pérdidas en su cartera de derivados de una vez. Según el fiscal, “hizo sonar la alarma varias veces”.

No obstante, Artajo hizo caso omiso y presionó a Grout (que estaba por debajo de Iksil en el escalafón) para manipular las cotizaciones remitidas a los superiores y seguir ocultando a la dirección de la compañía las pésimas cifras derivadas de sus inversiones. La SEC fue muy dura con JP Morgan por sus deficientes controles internos, y el banco está siendo investigado.

En fechas anteriores, los abogados de Martín-Artajo han denegado los cargos.

En caso de ser declarados culpables, cada uno de los acusados podría ser condenado a un máximo de 65 años de cárcel, cinco por conspiración y veinte por cada una de las otras acusaciones, así como a una sanción económica que podría totalizar el doble de las pérdidas generadas.

Según la prensa estadounidense, Martín-Artajo residía en las afueras de Londres pero se encontraba de vacaciones, mientras que Grout volvió a Francia después de que ambos fueron cesados en agosto de 2012 y dejaron la entidad después

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3072ce2c/sc/16/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cmercados0Cpolicia0Edetiene0Edirectivo0Ejp0Emorgan0Eacusado0Efraude0E470A0A0Emillones0C20A130A827cdsncdmer0I30C/story01.htm