Más pensionistas y mejores pensiones han provocado que el coste de las nóminas de pensiones contributivas ascienda en agosto a 7.797,9 millones de euros. Este incremento incide directamente en la caja de la Tesorería General que ve como sus gastos aumentan mes a mes y sus ingresos se reducen por la caída de las cotizaciones sociales.

El coste mensual de las pensiones contributivas de la Seguridad Social ha aumentado un 5% con respecto a agosto de 2012, según las cifras publicadas ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

De este dato se desprende que el número de pensionistas ha aumentado un 1,7% en un año y que la pensión media del sistema, que incluye aquellas por jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de los familiares, se ha incrementado un 3,2% interanual, hasta los 858,1 euros.

Al mismo tiempo, los ingresos presupuestados por cotizaciones sociales siguen bajando a razón de un 4,3% entre junio de 2013 (últimos datos públicos del Ministerio de Empleo) y el mismo mes del año anterior. De esta manera, el déficit de la Seguridad Social que ya alcanzó los 11.000 millones de euros al cierre del año pasado, se situaría en torno a los 14.000 millones de euros en este ejercicio, según las estimaciones de este periódico.

La retribución por jubilación que reciben más de 5,4 millones de pensionistas, más de la mitad de un total de nueve, también ha registrado un incremento anual del 3,5%, situándose en 981,92 euros de media. Este aumento responde, un mes más, a la subida del 1% a las pensiones de más de 1.000 euros y del 2% a las de menos fijado por el Gobierno para este año. Por todo ello, el importe dedicado a las pensiones de jubilación ha sido el más elevado, de 5.400 millones de euros.

El aumento del gasto en un contexto de disminución de los ingresos en la Tesorería General ha provocado la necesidad de recurrir ya tres veces al Fondo de Reserva de la Seguridad Social. La hucha de las pensiones se creó para atender las posibles situaciones de déficit por el esperado desajuste debido básicamente al envejecimiento de la población, que implicaría más pensiones y menos cotizaciones. Pero esta tendencia se ha acelerado por la alta tasa de paro y la reducción de los salarios.

Los autónomos perciben una de las pensiones medias más bajas

Entre las pensiones por jubilación, los trabajadores autónomos son los que han percibido de media una de las retribuciones más bajas: 669,09 euros al mes. Solo por delante de los asalariados con pensión por el Seguro Obligatorio de Vejez y Enfermedad (SOVI), el régimen residual que agrupa a aquellos que no tienen derecho a la pensión del actual Sistema de la Seguridad Social, que han recibido de media 383,23 euros. En el lado opuesto, los trabajadores de la minería del carbón son los que han obtenido el mejor ingreso por jubilación: 1.965,82 euros de media.

El segundo mayor volumen de gasto ha sido el de las pensiones por viudedad que han costado 1.400 millones de euros a la Seguridad Social. Ha vuelto aumentar el coste de todas las pensiones, excepto aquellas denominadas en favor de familiares.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/30424eab/sc/24/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cmercados0Cpension0Emedia0Ecrecio0E320E8580Eeuros0C20A130A822cdsncdmer0I30C/story01.htm