El Ibex concluyó de manera triunfal la semana pasada, al apuntarse un máximo anual y superar los 8.800 puntos. Las tornas han cambiado desde el lunes y el selectivo registra ya un recorte del 4,08% en lo que va de semana. Los principales culpables de la corrección han sido las entidades financieras, con caídas del 11% para Sabadell, del 9% para CaixaBank, del 7,6% para Banco Popular y del 7,4% para Bankinter. Los dos grandes, Santander y BBVA, se han dejado un 5,6% y un 4,7%, respectivamente.

El selectivo se ha dejado hoy un 0,48% y concluyó en los 8.461.8 puntos. El volumen negociado en la Bolsa española ascendió a 1.206 millones de euros, según Infobolsa, por debajo de la media diaria del mes, que se sitúa en los 1.681 millones de euros.

El causante de esta pequeña –al menos de momento– tormenta es el miedo a que se retiren los estímulos en forma de compra de deuda en Estados Unidos demasiado rápido. El fantasma de que a partir de septiembre las compras se redujeran hasta los 75.000 millones de dólares desde los 85.000 actuales había propiciado la toma de beneficios en las Bolsas de todo el planeta. Pero después de conocerse las actas de la Fed los inversores pueden respirar tranquilos, al menos de momento.

Las actas revelan el contenido de los debates del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), que regula la política monetaria de Estados Unidos, y arrojan luz sobre las posiciones de los gobernadores. La postura oficial de la mayor parte de los miembros de la Fed en la reunión celebrada los días 30 y 31 de julio es que las compras de deuda deberían seguir intactas al menos hasta finales de año, como defiende el presidente del organismo, Ben Bernanke.

La semana pasada el presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, salió al paso de las afirmaciones que apuntaban a que quizás en septiembre el Banco Central de Estados Unidos procedería a aminorar el ritmo de adquisición de deuda en lugar de la fecha fijada inicialmente, finales de año. Bullard considera que todavía son necesarios más datos para poder confirmar que la recuperación económica es sólida y no un mero espejismo fruto de los estímulos.

“Una parte de los miembros hicieron hincapié en la importancia de evaluar información adicional sobre la economía antes de decidir cualquier cambio en el tamaño de los estímulos”, señalan las actas. Con estas noticias encima del tapete, el escenario más probable continúa siendo el de que comiencen a retirarse los estímulos en diciembre, si bien ni siquiera esta fecha es segura.

Así, la falta de visibilidad de la evolución macroeconómica de Estados Unidos retrasará unos meses la reducción del programa de compra de bonos, según los expertos consultados. Estos están de acuerdo en que en el momento en que se proceda a acabar con las ayudas la reducción se hará de manera progresiva para evitar un repunte adicional de los tipos de interés en los mercados secundarios.

La rentabilidad de la deuda estadounidense continuaba la tendencia ascendente tras conocerse las actas y el bono con vencimiento a 10 años pagaba el 2,84%, lejos del 1,62% que marcaba en mayo, mes en que surgieron los primeros rumores que apuntaban a la posibilidad de que en el último trimestre Ben Bernanke pudiera poner fin a su programa estrella.

El mercado europeo de deuda también ha notado la incertidumbre. El diferencial del bono español a 10 años respecto al alemán al mismo plazo ha escalado casi 20 puntos básicos en lo que va de semana y ha estropeado buena parte de la mejora registrada por el riesgo país este verano. Tras concluir el martes en 262 puntos básicos, el miércoles subió hasta los 266. La rentabilidad de la deuda española a una década se sitúa en el 4,53%, frente al 4,47% del martes. Mientras, el bund alemán pagaba un 1,87%.

Los analistas ven un rebote en Europa tras las actas

La subida fue vertiginosa pero la corrección también está siéndolo. Desde el mínimo anual al que el Ibex cerró el pasado 24 de junio en 7.553,2 puntos, el selectivo subió un 16,8% hasta los máximos anuales de 8.821,3 que alcanzó el 16 de agosto.

Los analistas consultados consideran lógica una corrección como la acontecida en las tres últimas jornadas. El temor a que Estados Unidos comience más pronto que tarde a retirar los estímulos económicos ha sido utilizado por algunos inversores para realizar beneficios, aprovechando para ello las fuertes subidas recientes experimentadas por muchos valores, señalan desde Link Securities.

Una vez que la mayoría de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed ha concluido que lo más prudente es mantener de momento los estímulos económicos en Estados Unidos, es de esperar un rebote en las Bolsas, según explican desde el departamento de análisis de Bankinter. Añaden, eso sí, que no debe “olvidarse que a finales de semana tiene lugar la reunión de banqueros centrales de Jackson Hole”. “Ben Bernanke, el presidente de la Fed, será el gran ausente, pero el mercado estará muy atento al mensaje que lance su posible sucesora, Janet Yellen”, agregan los expertos de Bankinter.

Desde el punto de vista del análisis técnico, en Noesis señalan que la sobrecompra ha actuado en el entorno de los máximos anuales del Ibex Los siguientes soportes del selectivo estarían primero en los 8.375 puntos y después en los 8.448. Mientras, la resistencia inicial se sitúa en los 8.641 puntos: un cierre por encima de este nivel abriría la posibilidad de vuelta a máximos, señalan los analistas de Noesis.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/303d769f/sc/36/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cmercados0Cfed0Ereitera0Edemasiado0Epronto0Eretirar0Eestimulos0Eee0Euu0C20A130A821cdsncdmer0I90C/story01.htm