La pretensión de externalizar las plataformas de gestión inmobiliaria, los potentes departamentos especializados que la banca española tuvo que ir creando para hacer frente a la inmensa carga de ladrillo que les sobrevino en balance tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, no es una idea nueva. El sector financiero llevaba tiempo aspirando a dejar esta actividad en manos ajenas para reducir costes y centrar sus esfuerzos en su negocio natural. El momento propicio, sin embargo, no había llegado hasta este verano cuando la banca nacionalizada, ya liberada por Sareb del grueso de su carga tóxica, ha comenzado a comercializar con éxito sus plataformas ante el renovado interés de los fondos internacionales por el ladrillo español. Tras la reciente jugada de La Caixa en este mismo sentido, Banco Santander y Popular ultiman ahora la venta de sus plataformas. Concluidas estas operaciones, la banca habrá traspasado la gestión, que no la carga, de 99.544 millones de euros en inmuebles.

Banco Santander tomó esta determinación durante el mes de agosto, una vez que la inmobiliaria de Catalunya Banc había sido ya adjudicada con éxito y que el FROB_había decidido paralizar la subasta de UGAS, la unidad de Novagalicia, para preservarla junto a la entidad y revalorizar su inminente venta. Santander ha contratado a la consultora PriceWaterhouseCoopers para que promueva la comercialización de Altamira con alcance internacional. Aunque la operación ya está en marcha, fuentes del mercado inmobiliario asumen que el proceso tomará su tiempo y que está planteado con el objetivo de cerrar la venta antes de final de año. Altamira gestiona un volumen de inmuebles de 7.846 millones de euros brutos, es decir sin tener en cuenta las provisiones de cobertura que viene realizando el banco.

Prácticamente al mismo tiempo, Banco Popular decidió externalizar también su negocio de gestión inmobiliaria, tradicionalmente asumido por la plataforma Aliseda y potenciado en los últimos meses con la creación de Unidad de Negocio Especializado, a la que ha sido traspasada la sociedad. Popular ha contratado a la consultora KPMG para que estime el valor de Aliseda, que gestiona 10.416 millones brutos, y tantee el mercado en busca de potenciales postores.

Carga de ladrillo que gestionan las plataformas de la banca

– CatalunyaCaixa Inmobiliaria, la filial de Catalunya Banc, gestiona un total de 8.700 millones de euros en inmuebles.

– Habitat, la plataforma de Bankia gestiona 48.600 millones de los que 12.000 corresponden a la entidad y 36.600 a la carga traspasada a Sareb.

– Servihabitat, la firma de La Caixa gestiona 23.992 millones: 17.832 alojados en Servihabitat XXI (La Caixa) y 6.160 de Building Center (CaixaBank).

– Altamira, la inmobiliaria de Santander maneja 7.846 millones en activos.

– Aliseda, sociedad de Banco Popular, se encarga de la gestión de 10.416 millones en inmuebles.

– En total, estas entidades gestiona 99.544 millones.

Interesados no faltan, a tenor del buen número de firmas que se han ido postulando en los anteriores procesos de venta de plataformas inmobiliarias. En el caso de la nacionalizada Catalunya Banc, los vencedores fueron el tandem compuesto por los fondos Kennedy Wilson y Värde Partners que se hicieron con CatalunyaCaixa Inmobiliaria por unos 40 millones, según informó Efe. A cambio, los fondos se encargarán de la gestión de unos 8.700 millones en activos inmobiliarios.

A comienzos de este mes se hacía público el traspaso, por 10 años, de la actividad de Bankia Habitat al fondo de inversión estadounidense Cerberus por un mínimo de 40 millones y la previsión de alcanzar los 90 si se cumple el plan de negocio fijado. Cerberus se hace así con la gestión de los 12.000 millones en inmuebles que restan en Bankia y, al menos de momento, con el contrato de comercialización sobre los 36.600 millones más que traspasó en su día a Sareb.

Finalmente, la pasada semana trascendía que La Caixa ultima la venta del 51% de Servihabitat Gestión Inmobiliaria al fondo Texas Pacific Group (TPG) por unos 189 millones. La sociedad gestiona los 17.832 millones en ladrillo que La Caixa almacena en Servihabitat XXI y los 6.110 que CaixaBank tiene en Building Center.

Los fondos internacionales han encontrado una buena plataforma de aterrizaje en las filiales inmobilirias de la banca y cada proceso ha despertado el interés de un buen número de postores, lo que hace prever una buena acogida para las de Santander y Popular. Ya hay en el sector quien avanza que Sabadell podría plantearse dar el paso con Solvia a medio plazo, con lo que entre la gran banca solo BBVA, que de momento no se plantea emular al resto, seguiría gestionando su propio ladrillo a través de Anida.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/312c1899/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C120Cmercados0C13790A10A0A730I7839180Bhtml/story01.htm