Días de ajetreo en los cuarteles generales de bancos y cajas. En los próximos días se desarrollará la ronda de presentación de resultados anuales y las entidades dan los últimos retoques a sus cuentas. Pero en esta ocasión una incógnita les atribula: ¿cómo será el saneamiento extraordinario que solvente de una vez por todas su exposición al sector inmobiliario?

Luis de Guindos, ministro de Economía, señaló en una entrevista concedida a Financial Times a principios de mes que “una limpieza de los balances exigiría unas provisiones adicionales de 50.000 millones de euros”.

Pero salvo la cifra enunciada por este ex banquero, poco más se sabe. Se desconocen los términos de las dotaciones, el calendario aplicable, etcétera. Por eso, entre las entidades financieras reina la incertidumbre y sus gestores muestran dudas sobre qué dirección tomar.

Se da por sentado que el Gobierno no demandará el saneamiento de un día para otro, pero en el gremio tampoco consideran que deje un periodo muy dilatado para el ajuste. Lo más probable es que deba acometerse en dos o tres años. Y si finalmente esto se cumple, las entidades sudarán la gota gorda.

Entre los bancos medianos existe la sensación de que deberán dedicar íntegramente sus beneficios de los próximos dos o tres ejercicios a limpiar su balance con el fin de cubrir la parte que les corresponde de esos 50.000 millones de euros. Por este motivo, algunos prefieren adelantar los deberes y comenzar a hacer acopio de provisiones con cargo al último trimestre de 2011.

El Banco de España estima que la exposición de las entidades a activos problemáticos ronda los 170.000 millones entre créditos impagados, subestándar y activos adjudicados. De media, están cubiertos al 30%.

Nuevas fusiones

El nuevo esfuerzo en dotaciones llevará previsiblemente a varias firmas a incumplir las exigencias de solvencia que impone la ley y, consecuentemente, se verán abocadas a pedir ayudas o ser absorbidas por grupos más resistentes. De Guindos lo reconoció en sus declaraciones a Financial Times. “Tenemos un problema inmobiliario en España, pero es gestionable con una nueva ronda de consolidación. La exposición no está distribuida de forma equilibrada entre las entidades”.

Mariano Rajoy dio algunas pistas sobre el rumbo que tomará en una entrevista publicada ayer por Efe. El presidente del Gobierno apuntó que antes de un mes presentará los detalles del programa de saneamiento del sector financiero. El mandatario también adelantó que ha desechado finalmente la posibilidad de constituir con dinero público un banco malo donde las entidades puedan trasladar sus activos más problemáticos -en esencia, los solares-. El Ejecutivo rehúsa que un problema privado de los bancos se transforme en un desafío para el Tesoro Público y para la prima de riesgo de la deuda soberana.

Por otra parte, las entidades españolas deberán compaginar el sobreesfuerzo que realicen en dotaciones con el fortalecimiento de su balance exigido por Europa. En diciembre, la Autoridad Bancaria Europea (ABE) cifró en 26.170 millones de euros su déficit de recursos para alcanzar una ratio de capital de primera categoría del 9% (core Tier 1). Deben lograr este dinero antes de junio de 2012.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/mercados/banca-estudia-anticipar-2011-futuro-esfuerzo-provisiones/20120111cdscdimer_2/