Acaba de comenzar el nuevo curso y los cambios en los accionistas de referencia en lo que aún se la conoce como banca mediana –Popular, Sabadell y Bankinter– no se han hecho esperar. En unos casos han sido cambios silenciosos, han pasado casi de puntillas. En otros las mudanzas han producido algo más de ruido, pero sin estridencias. En general, han sido mutaciones que han pasado por los círculos financieros sin pena ni gloria.

Parece que algunos accionistas de referencia de las tres entidades han aprovechado el calentón de agosto de estos valores para despojarse de sus títulos. O, como en el caso de Sabadell, lanzar una ambiciosa ampliación de capital, en la que casi un 50% ya estaba cubierta con premeditación y alevosía.

Estos cambios demuestran dos cosas, según los expertos. Por un lado, vuelven a producirse movimientos en el accionariado de la banca española, algo que vaticina un giro positivo en el sector. Y por otro supone el regreso de los inversores internacionales al corazón de las entidades financieras, su capital. “La confianza de los mercados regresa a las firmas financieras tras cinco años de hibernación”.

Pese a este optimismo, lo cierto es que las razones de las transformaciones sufridas en los núcleos estables de Popular, Bankinter y Sabadell se esconden diferentes historias e interesas. Pero también hay una conexión, y es que se producen al rebufo de una revalorización de las cotizaciones de las tres firmas al calor del verano.

La salida de accionistas más sonada ha sido la de Crédit Agricole de Bankinter. El grupo francés entró hace seis años en el grupo fundado por la familia Botín y Bank of America hace casi medio siglo. Su incorporación al grupo que controla Jaime Botín no fue bien acogida por el núcleo estable. Lo que se plasmo desde el primer momento en un rechazo a su entrada en el consejo, pese a llegar a tener más de 24% del capital del banco y pedir autorización para llegar al 30% ya hacerse con el control.

Jaime Botín –hermano del presiden de Santander, Emilio Botín– emprendió una batalla soterrada con el grupo francés que le llevó a subir su participación por encima de la de Crédit Agricole y también sumarse a la petición de llegar al 30% del capital de Bankinter.

No fue necesario. El desplome de los títulos de la banca española en el mercado a causa de la crisis económica y financiera ha desembocado al final en la salida del grupo francés de Bankinter. El pasado 3 de septiembre, la firma gala se desprendió de todas las acciones que tenía del grupo español y que sumaban el 7,6% de su capital. Tiraba la toalla tras perder en seis años alrededor de 600 millones de euros en la aventura española. Eso sí, al final ha logrado apuntarse las últimas ventas como plusvalías una vez que el pasado año provisionó 1.000 millones por sus acciones en el banco naranja.

El último paquete de acciones lo vendió a 3,39 euros por acción (en 2007 compró casi el 15%_del capital del banco por más de 13 euros el título). Logró así 223 millones de euros, de los que 106 millones fueron plusvalías.

Con esta venta Bankinter ha logrado dos objetivos:_la salida de un importante, pero incómodo accionista y la entrada de un diluido grupo de inversores extranjeros, “que demuestran el interés que tiene el mercado internacional por entrar en Bankinter en particular y en varios bancos españoles en general”, señalan fuentes de la firma que lidera María Dolores Dancausa.

Otra operación que ha supuesto un giro en el accionariado del banco ha sido la ampliación por 1.382 millones de euros que anunció el martes Sabadell y que ya el miércoles había logrado colocar 650 millones de euros. En este caso el vuelco es muy significativo ya que serán dos destacados inversores latinoamericanos –el colombiano Jaime Gilinski, a través de su fondo Itos Holding, y el empresario mexicano afincado en Nueva York David Martínez, también a través de su fondo Fintech Investment, los máximos accionistas. Entre ambos sumarán el 10% del capital, lo que significa un claro desplazamiento en el núcleo estable del banco de la burguesía catalana. Varias fuentes señalan, de hecho, que el consejo de administración ha aprobado la ampliación de capital, y su participación de alguna forma en ella. Eso no significa que tengan que adquirir acciones y mantener su porcentaje de inversión en el capital, explican varias fuentes financieras.

El presidente del banco, Josep Oliu, José Manuel Lara, propietario del Grupo Planeta, Isak Andic, dueño de Mango, Joaquín Folch-Rusiñol, de Pinturas Titán, Miguel Bosser, de Textil Bosser y Héctor Colonques, de Porcelanosa, tendrán que ceder puestos para los nuevos inversores de Sabadell. Este grupo catalán de accionistas llegó a sumar el 15% del capital de Banco Sabadell.

La firma que preside Josep Oliu cuenta, no obstante, con un amplio bagaje de accionistas internacionales, aunque la experiencia no ha sido muy positiva. El italiano Unicredito llegó a tener más del 4% de su capital, y el portugués BCP, más del 3%. El grupo luso se mantiene en el accionariado, pero su presencia ha quedado relegada a un muy segundo plano.

Eso sí, la ampliación de capital de Sabadell le salva de cualquier futuro tropiezo al reforzar su solvencia y adelantarse a sus colegas españoles y europeos en reforzar su capital de primera categoría. Además, le repone el músculo que ha ido perdiendo en los últimos dos ejercicios tras las carreras de obstáculos realizadas para crecer con compras. CAM, la red catalana y aragonesa de BMN, Banco Gallego y la red española del británico Lloyds Bank.

Popular ha sido el otro grupo financiero que ha visto como algunos accionistas de referencia han iniciado su retirada silenciosa. Americo Amorin, el empresario portugués conocido como el rey del corcho, ha reducido su participación hasta sumar solo el 0,332%. Amorim, que participó en la macroampliación que realizó Popular a finales del pasado año llegó a controlar más del 3% del capital. Otra accionista de referencia, la presidenta de Prosegur, Helena Revoredo, también ha rebajado su participación.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/312cd5bb/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C120Cmercados0C13790A110A50A0I2313750Bhtml/story01.htm