Todos los ojos del mercado estarán puestos hoy en la subasta a tres años del BCE, el acontecimiento más esperado de la semana. Se espera una afluencia masiva de la banca. El consenso prevé peticiones por 500.000 millones pero las estimaciones que se barajan son muy dispares y van desde los 200.000 millones al billón de euros. Una horquilla amplia que puede desatar escenarios muy diferentes en el mercado dependiendo de la cifra final.

“El mercado va a hacer una lectura muy simplista. Si los bancos piden mucho, descontarán que va a haber liquidez para seguir reduciendo el riesgo. Si piden poco habrá menos argumentos para seguir subiendo”, explica Daniel Pingarrón, de IG Markets. Una barrera que este experto cifra en los 500.000 millones que espera el consenso.

Ante la incertidumbre que suscita la subasta, los mercados tuvieron dificultades ayer para encontrar el rumbo. Tanto las buenas como las malas noticias impactaron poco. El Ibex concluyó con una caída del 0,12% en los 8.526,7 puntos y se convirtió así en el único gran índice europeo que cerró en negativo. En el resto de la región las subidas rondaron el 0,3% de media. La jornada de ayer arrancó marcada por una batería de noticias que dificultaron la toma de decisiones. Los pésimos datos de déficit en España, la resistencia de Alemania a ampliar el fondo de rescate o la enésima rebaja de rating a Grecia -SP rebajó la calificación a default selectivo- fueron algunas de las más negativas que tuvieron que digerir los inversores.

Pese a todo, la sesión arrancó con buen tono. En la recámara quedaba el alivio que suscitó la víspera la aprobación del segundo plan de rescate a Grecia por parte del parlamento alemán. Las Bolsas, con todo, tuvieron dificultades para mantener las ganancias y no fue hasta la publicación del índice de confianza del consumidor en Estados Unidos, mejor de lo esperado, que enderezaron la sesión para acabar en positivo. Lograron así borrar el mal sabor de boca que dejó la caída de las peticiones de bienes duraderos.

El mercado de deuda acusó más las malas noticias y la prima de riesgo española se amplió hasta los 323,6 puntos básicos desde los 318, después de que el Gobierno certificara la víspera que el déficit concluyó 2011 en el 8,5%.

Los inversores, en cualquier caso, se mostraron reacios a realizar grandes apuestas hasta conocer cuánto piden los bancos hoy al BCE. El principal temor es precisamente que se solicite poco dinero. “El repunte reciente en el mercado de bonos soberanos llegará a su fin una vez que el respaldo de las inyecciones del BCE pierda fuerza. Es posible que incluso empiece a ocurrir esta semana si las peticiones en la subasta quedan por debajo de las expectativas”, explica Jens Sondergaard, economista de Nomura.

Por el contrario, según algunos expertos, una afluencia masiva daría alas a los mercados. Según una encuesta realizada por Barclays a 204 clientes, entre los que figuran gestores, bancos o hedge funds, la Bolsa, seguida de la renta fija se perfilarían como los dos activos con más posibilidades de comportarse mejor que el mercado en caso de que las peticiones hoy excedan lo previsto.

Algunos expertos, sin embargo, no descartan una lectura positiva del mercado, incluso si hay peticiones bajas de los bancos. “Es difícil predecir la reacción del mercado pero tampoco se puede descartar que una petición baja se lea favorablemente, indicaría que no hay problemas de liquidez en la banca”, comenta Javier Casal, de Ahorro Corporación.

La ampliación de colaterales, el mal funcionamiento del interbancario y las dificultades que aún tienen las entidades financieras para emitir deuda hacen prever una fuerte demanda. En España fuentes del mercado calculan que las peticiones de los bancos rondarán los 100.000 millones.

La cifra mágica ayudará a definir la tendencia de los mercados. Después queda esperar a ver si se afianza la confianza en el sector financiero, se continúan estrechando los diferenciales de crédito y los estados pueden financiarse sin dificultades como hasta ahora, algunos de los efectos clave logrados con la primera subasta. Las asignaturas pendientes siguen siendo la normalización del interbancario, la apertura total del mercado de capitales y la llegada del crédito a la economía real, un objetivo, este último, prioritario.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/mercados/mercado-espera-lluvia-liquidez-preservar-calma/20120229cdscdimer_2/