Los mercados han superado una semana más de incertidumbre prebélica entorno a Siria y la han concluido con el respiro que ha dado un dato de empleo en EE UU peor de lo previsto, que alejaría una inminente retirada de los estímulos de la Fed. El Ibex ha subido hoy el 1,23% y gana el 4,4% en la semana, rompiendo la racha previa de dos semanas de retrocesos.

 La reunión del G-20 en San Petersburgo no ha traído novedades sustanciales para el inversor. Ni en el plano político, donde las posiciones sobre Siria siguen sin moverse, ni en el económico. Los países emergentes temen el efecto de la retirada de estímulos de la Fed y han hecho oir su inquietud en la cumbre celebrada en la ciudad rusa pero su petición de de crear fondos de reservas de divisas para elevar la estabilidad del sistema y contener el impacto de la retirada de capitales cayó en saco roto.

 No obstante, los mercados están menos preocupados por estos asuntos. Tras una apertura dubitativa, el Ibex ha ido ganando confianza. Con el cierre en positivo de hoy, firma la quinta sesión consecutiva al alza. Un pleno en toda la semana, en la que se ha apuntado un avance del 4,4% y deja atrás las caídas registradas en las dos semanas precedentes. El Ibex ha cerrado con una subida del 1,23%, hasta los 8.655 puntos, un balance en el que la publicación del dato de paro de Estados Unidos en agosto ha sido determinante.

 Se esperaba que la economía estadounidense hubiera creado 180.000 empleos de trabajo en el mes y han sido 169.000, pero lo más importante es que se ha revisado a la baja los datos de los dos meses anteriores, correspondientes a junio y julio, al reducirse en 74.000 personas. Se esfuma de momento la idea de que en septiembre la Fed iniciará el llamado “tapering” (reducción de los estímulos), una decisión por la que hasta ahora apostaban la mayoría de los analistas.

Paradójicamente, y gracias a la publicación de un importante dato macroeconómico peor de lo previsto, el Ibex llegó a subir en la sesión el 1,5%, hasta un máximo diario de 8.678,8 puntos. 

 En la renta fija, mientras, la prima de riesgo escala hasta el nivel de los 258 puntos básicos, a pesar del alza de los intereses en la deuda alemana y de la buena subasta española de ayer. La rentabilidad del bono español a diez años está en el 4,5%. Pero la buena noticia es que se sitúa prácticamente a la par que la prima de riesgo italiana, que acusa la inestabilidad del gobierno de Enrico Letta.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/30e4976c/sc/36/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Cmercados0Cmal0Edato0Eempleo0Eee0Euu0Eanima0Ebolsa0C20A130A90A6cdsncdmer0I10C/story01.htm