El mercado ya había descontado el acuerdo con los acreedores privados y prueba de ello es que los inversores esta mañana apenas han movido ficha. La incertidumbre de primera hora se ha prolongado y al cierre el Ibex ha restado un leve 0,3% hasta situarse en los 8.282 puntos. En los últimos cinco días el mal comportamiento registrado por el parqué madrileño ha llevaso al selectivo a ceder un 3,28% dejando patente que España sigue siendo uno de los mercado europeos más débiles.

A comienzos de semana el miedo se apoderaba del ambiente. La posibilidad de que los acreedores privados no aceptaran el canje de deuda helena disparó todas las alarmas y las Bolsas europeas se tiñeron de rojo. Las malas noticias se trasladaron también al otro lado del Atlántico, llevando a Wall Street a registrar su peor caída del año. Lo que en un principio fue interpretado como un duro golpe, con el paso de los días las caídas han sido interpretadas como un ajuste técnico después de la euforia vivida a comienzos de año por las dos megasubastas del BCE que han servido para aplacar las tensiones.

Conforme avanzaban las jornadas, las noticias que llegaban desde el Mar Egeo fueron animando a los inversores. Una vez más, y siguiendo la tendencia que predomina desde el estallido de la crisis en Grecia, nada es definitivo hasta el último momento. Los acreedores privados, en su mayoría bancos, se fueron sumando con cuentagotas a la quita del 53% de la deuda helena y esta mañana la Autoridad de Gestión de la Deuda Pública ha comunicado la tan esperada noticia: hay acuerdo. El 85,8% de los tenedores de deuda han dicho sí, lo que equivale a 152.000 millones de euros. Con las cláusulas de acción colectiva del Ejecutivo de Lucas Papademos la cifra se eleva hasta el 95,7%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se sitúa en los 320 mientras la italiana se coloca en los 303. Pero no todo lo acontecido en la renta fija han sido buenas noticias. De hecho, al igual que las Bolsas, los diferenciales periféricos vivieron un martes negro. El riesgo-país de España rozó los 340 puntos debido a los malos augurios que se cernían sobre Europa y al desvío de déficit anunciado por Mariano Rajoy. Esto último ha motivado el envío de inspectores para analizar la situación.

La otra gran cita de la semana ha sido la reunión mensual del BCE. Después de la segunda inyección de liquidez efectuada a finales de febrero el mercado esperaba a conocer la valoración que realizase Mario Draghi. El emisor indicó que la presión que vive la eurozona se ha visto aliviada con las dos subastas a tres años pero ahora es turno de los Gobiernos. Con ello, Draghi da por descontado nuevas medidas de financiación y cree que antes de tomar cualquier decisión es necesario un estudio de los efectos generador por el billón de euros otorgado a la banca.

Asimismo, en la rueda de prensa que sigue al Consejo de Gobierno, la instución europea rebajó sus previsiones de crecimiento para la eurozona, en línea con lo indicado por la Comisión Europea. Los últimos cálculos efectuados indican que en 2012 el PIB caerá un 0,3%.

El euro, por su parte, pierde terreno frente al dólar y se cambia a 1,3111 ‘billetes verdes’.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/mercados/ibex-salda-recorte-328-semana-marcada-grecia/20120309cdscdsmer_1/