Síntomas de agotamiento en el mercado. Las interminables negociaciones entre Grecia y sus acreedores empiezan a pesar en el ánimo de los inversores. Después de un arranque de mes excepcional ayer con subidas medias del 2% en Europa, los inversores han optado hoy por algo más de prudencia. El Ibex se ha anotado el 0,87%, recupera los 8.772,3 puntos y consigue cerrar así en el nivel más alto del año. Avances, eso sí, que se consiguieron antes de conocer la reforma financiera del Gobierno, por lo que no será hasta mañana cuando se vea la reacción de los inversores.

Entretanto, el acuerdo entre Grecia y sus acreedores sigue sin fructificar. Cada día que pasa se incrementa el nerviosismo y si ayer parecía que la solución definitiva era cuestión de horas, hoy los mensajes que recibían los inversores, además de contradictorios, dejaban claro que como pronto el pacto llegará mañana.

“Espero un acuerdo entre Grecia y los acreedores privados para el final de semana”, comentó hoy Olli Rehn, el comisario de asuntos económicos y monetarios de la UE. Unas declaraciones que se produjeron después de que del primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Junker, asegurara que las negociaciones son “ultracomplicadas”. El premio nobel, Paul Krugman, fue incluso más lejos y en una conferencia en Moscú dijo que es probable que Grecia quiebre y deje el euro.

En un entorno marcado por la incertidumbre que genera el futuro de Grecia, los mercados, pese a mantenerse en terreno positivo a lo largo de la sesión, registraron avances moderados. Los avances en las principales plazas europeas oscilaron entre el 0,09% del Footsie británico y el 0,59% del Dax alemán. Todo ello a pesar de algunas buenas noticias como la caída mayor de lo esperada de las peticiones semanales de subsidio de desempleo en EE UU o el éxito de la última colocación del Tesoro español. El Estado emitió 4.560,18 millones de euros en bonos y obligaciones, el máximo previsto, y logró rebajar el coste de emisión por séptima vez consecutiva en una subasta gracias a la elevada demanda.

El mercado de deuda, sin embargo y a diferencia de la Bolsa española que fue la mejor de Europa, apenas cotizó las buenas noticias. La prima de riesgo de España se amplió ligeramente hasta los 308 puntos básicos después de retroceder la víspera por debajo de los 300 por primera vez desde principios de diciembre. De hecho, la rentabilidad del bono a 10 años ha repuntado hoy hasta el 4,95% después de caer al 4,85% ayer, un nivel que no se veía desde noviembre de 2010.

Los inversores tuvieron que sopesar otras noticias negativas como las que llegaron del mercado de trabajo. Los datos de paro registrado reflejaron un incremento por sexto mes consecutivo hasta alcanzar los 4,6 millones de desempleados.

El diferencial italiano, sin embargo, se redujo a los 375 puntos básicos y la rentabilidad del bono portugués a 10 años cayó hasta el 14,8%, un nivel muy elevado pero inferior al 20% que alcanzó días atrás y que hizo saltar las alarmas al temerse un nuevo rescate para el país.

En cuanto a los resultados del sector financiero, hoy ha sido el turno de BBVA. Cerró 2011 con un beneficio de 3.004 millones de euros, lo que supone una caída del 34,8% respecto a 2010, ligeramente por debajo de las previsiones de los analistas. El valor subió en Bolsa el 2,31%.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/mercados/ibex-recupera-8772-puntos-cierra-maximo-ano/20120202cdscdsmer_3/