El manguerazo de liquidez que el Banco Central Europeo ha insuflado hoy al sector financiero ha vuelto a ejercer un efecto balsámico sobre las primas de riesgo del Viejo Contienente, pero dista mucho de animar a sus Bolsas. El Ibex, que ha llegado a subir un 1,18% a media mañana ha terminado cerrando la sesión con una caída del 0,71%, en los 8.465,9 puntos básicos.

La jornada ha estado marcada por la mega subasta de liquidez del BCE, que ha concedido medio billón de euros en créditos a los 800 bancos que han acudido. Más dinero pedido supone más alivio para los bancos y las primas de riesgo, pero también indica más estrecheces de liquidez. El diferencial entre el bono español a diez años y el bund alemán se mantiene alrededor de los 316 puntos. Por su parte, el riesgo-país de Italia se suaviza y cae de los 350 animados por las buenas colocaciones de los últimos días.

Los expertos ya auguraban que cuanto más dinero adjudicado mejor para el mercado soberano. Esta mañana, Pablo García, de Carax, explicaba que “la subasta es una buena noticia (sobre todo obviamente para los bancos), aunque ciertamente anticipada por los mercados. No se esperan más operaciones de este tipo a corto plazo, según los comentarios de Mario Draghi, debido a que el fantasma del “credit crunch” parece que se habría disipado”.

Aunque los mercados llevaban expectantes varias semanas ante la megainyección del BCE, los resultados empresariales también están siendo los protagonistas. Así, los inversores recogen con ganancias los resultados de IAG, que sube un 2,29%. Por su parte, Dia que ha comenzado la sesión entre los más alcistas, se coloca entre los perdedores pese, a que sus resultados ayer cumplieron con las previsiones, y cede un 2,11%. Repsol ha sido la compañía peor parada en la sesión, con una caída del 4,82%.

Otro elemento perturbador ha sido el mal arranque de Wall Street, provocado por las declaraciones del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que ha puesto en duda la necesidad de seguir manteniendo una política de estímulos económicos.

La falta de acuerdo en el seno de la Unión Europeo a la hora de establecer cortafuegos definitivos ante los especuladores y la sombra de una nueva recesión han hecho el resto, provocado el mismo efecto pesimista en el resto de grandes plazas europeas. Así, Londres se ha dejado un 0,95%, Francfort, un 0,46%, y París, un 0,05%.

En el mercado de divisas, el euro baja ligeramente y se cambia a 1,336 dólares. El crudo, a su vez, ha subido un 0,88% hasta los 122 dólares por barril de Brent. El oro, por su parte, ha sufrido su mayor descalabro desde el pasado diciembre, un 2,81%, y se sitúa en los 1.773 dólares por onza.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/mercados/ibex-cede-071-pese-inyeccion-bce/20120229cdscdsmer_4/