La reunión del G20 en San Petersburgo no ha traído novedades sustanciales para el inversor. Ni en el plano político, donde las posiciones sobre Siria siguen sin moverse, ni en el económico. Los países emergentes temen el efecto de la retirada de estímulos de la Fed, pero la petición de los emergentes de crear fondos de reservas de divisas para elevar la estabilidad del sistema cayó en saco roto.

No obstante, los mercados parecen, hoy, menos preocupados por estos asuntos, aunque de momento el Ibex no consigue redondear la semana. Cae un 0,1% en la apertura, aunque salva los 8.500 puntos, tras cerrar con subidas todas las sesiones de esta semana, que será probablemente la mejor desde julio.

Ello dependerá, en todo caso, de la cita del día: el dato de empleo de Estados Unidos, que precisamente determinará si la Reserva Federal inicia o no la retirada de las compras de deuda.

Se espera que se hayan creado 180.000 empleos, frente a los 162.000 de julio, y que el paro quede en el 7,4%. Ayer el dato de peticiones semanales de subisidio de paro fue mucho mejor de lo esperado, lo que refuerza la idea de que en septiembre la Fed iniciará el llamado “tapering”. El dato se conoce a las 14.30 horas.

En la renta fija, mientras, la prima de riesgo escala tres puntos hasta los 260, a pesar del el alza de los intereses en la deuda alemana y de la buena subasta española de ayer. Además, en Alemania, Moody’s ha retirado la perspectiva negativa de los ratings de la banca alemana, por las perspectivas de crecimiento.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/30df069a/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C0A60Cmercados0C13784469780I0A625250Bhtml/story01.htm