El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, quien se reunió ayer en Brasilia con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo que la entidad española pondrá a disposición de sus clientes del país suramericano 10.000 millones de dólares (7.500 millones de euros) en financiación de proyectos de infraestructura.

“Vamos a hacer un esfuerzo tanto de asesoría como de financiación. Queremos rápidamente ver cómo somos capaces de financiar proyectos de infraestructura por unos 10.000 millones de dólares, que es una cifra importante, en puertos, carreteras, aeropuertos y ferrovías”, dijo Botín en una entrevista concedida a Efe.

El directivo explicó que el banco participará “activamente” del millonario Plan de Aceleración al Crecimiento (PAC) del Gobierno brasileño, que está enfocado en las infraestructuras.

“Colocaremos a disposición de nuestros clientes 10.000 millones de dólares para apoyarles en sus proyectos. Queremos colaborar en la financiación, directamente o a través de los clientes a los que asesoremos”, explicó.

Botín cumplió hoy una intensa agenda en Sao Paulo y Brasilia, donde estuvo reunido con empresarios y autoridades locales. “Salgo muy satisfecho de mi reunión con la presidenta. Brasil se ha consolidado como una gran potencia regional y global, con unas instituciones muy sólidas y un sistema financiero muy consolidado”, destacó Botín.

En la reunión, el presidente del Santander transmitió también a Rousseff la confianza del banco en las políticas macroeconómicas aplicadas por el Gobierno brasileño.

“Brasil cuenta con margen de maniobra suficiente para hacer los ajustes que sean necesarios y con un Gobierno que es plenamente consciente de lo que tiene que hacer y lo hará, como ya ha demostrado en otras ocasiones”, apuntó en referencia al “pequeño desliz” que tuvo el país como efecto de la crisis global.

Botín dijo que la inversión en Brasil “ha sido uno de los mayores aciertos estratégicos” de la entidad que preside, que seguirá invirtiendo en el país. “Tengo toda la confianza en Brasil”, país que según Botín es “una pata fundamental” del negocio del banco.

“Es un país que nosotros conocemos muy bien, con riquezas naturales, pero también con riquezas de personas, como sus grandes empresarios y tiene una democracia muy asentada”, subrayó. El principal representante del Grupo Santander valoró la “fortaleza” del banco en medio de la crisis.

“El Santander no ha pedido ayuda financiera a ningún país y hemos mantenido un dividendo durante toda la crisis que ha supuesto unos 20.000 millones de euros para nuestros accionistas en los cinco últimos años”, expresó.

No obstante, Botín reconoció que el proceso de expansión en Brasil, con la fusión de los bancos Real y Banespa, adquiridos en la década pasada “nos ha costado y nos ha llevado más tiempo del previsto”. “Tenemos que aumentar la cuota del 10 % en el mercado (bancario de Brasil), que tiene una mezcla muy buena entre los bancos públicos y privados”, dijo.

Con una previsión de crecimiento orgánico del 10 % en los próximos años y un aumento de su presencia en diversos sectores, el Santander se ha consolidado como el primero de los bancos internacionales en Brasil.

“Para mí, la preocupación sería no estar en Brasil. Este es un gran país, llevamos algunos años y estamos apostando a tope. Brasil va a seguir para arriba”, aseveró Botín, quien hizo referencia también a la presencia de la institución en el sector educativo, a través de sus programas orientados a las universidades.

Recordó que a nivel global, el Santander hace un aporte anual de 150 millones de dólares a través de los convenios suscritos con universidades de veinte países.

En ese sentido, Botín invitó personalmente a Rousseff para participar en el segundo semestre del próximo año en el “Río 2014”, un evento educativo que reunirá 1.000 rectores de universidades de todo el mundo en Río de Janeiro.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/312eb874/sc/24/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C130Cmercados0C13790A657420I8421390Bhtml/story01.htm