Poner en marcha las recetas para que España pueda salir de la crisis es un asunto colectivo. Eso, al menos, es lo que hizo llegar a los accionistas el presidente de BBVA en la junta general celebrada el viernes en Bilbao. Francisco González aseguró en el conclave que “todos” tenemos que colaborar y perseverar “en el duro camino de los ajustes y reformas profundas”. Según su criterio, si “perseveramos, en 2013 comenzaremos a ver los frutos y el comienzo de un periodo de crecimiento sostenido”.

El dibujo económico que pintó el máximo responsable de BBVA de Europa y España no se alejó del realizado por los gestores de otras empresas y entidades financieras del área euro. González aseguró que “nos enfrentamos a tiempos difíciles y queda mucho trabajo para hacer”. Avanzó que el “inevitable” ajuste fiscal provocará en 2012 un crecimiento negativo en la Unión Europea y más adverso en nuestro país.

En la lista de tareas para superar esta situación se encuentran ajustes conocidos que de no aplicarse llevarán a Europa al fracaso y supondrán para España “dar un salto atrás”. Matizó, sin embargo, que ya se han producido “algunos avances relevantes y estamos caminando en la buena dirección”.

El primer ejecutivo de la entidad financiera, en declaraciones previas a la junta, señaló que la fortaleza del sistema financiero es “fundamental” para salir de la crisis. Más tarde, destacó que España “afortunadamente” está entre los países cuyos gobiernos han decidido afrontar los problemas “y tomar medidas valientes”. Consideró que su aplicación permite que cambie “de manera positiva” la percepción de España.

Francisco González señaló que esta crisis “larga y dolorosa” puede suponer también grandes oportunidades. Así destacó que la Unión Europea debe aprovechar esta situación para corregir ” sus fallos de diseño y gobernanza”. Y, España, aplicar medidas para afrontar las “profundas” debilidades estructurales “que nos restan capacidad de competir, aumentan nuestra vulnerabilidad y potencian los impactos negativos de la crisis”.

En este complicado panorama, BBVA, según su presidente, ha demostrado la fortaleza de su gestión en un momento en el que la banca “se ha visto obligada a reforzar su capital y a gestionar una liquidez muy escasa en un marco de tensiones financieras, baja actividad y empeoramiento del riesgo”.

El primer ejecutivo del banco con sede en Bilbao añadió que la entidad cumplirá “sin ninguna dificultad” los requerimientos de capital de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) incluso después de la reciente compra de Unnim. Sobre el coste laboral de esta operación, y a preguntas de las centrales sindicales, abogó por las prejubilaciones como el mecanismo “menos traumático” para recortar el 20% de la plantilla de la red conjunta de BBVA y Unnim, cifrada en unas 1.200 personas, y cerrar unas 314 oficinas.

Mantener el dividendo

Francisco González afirmó que en los próximos años se vislumbrará la mayor ventaja “diferencial” de BBVA que se basa en una estrategia “que se anticipa a la profunda transformación de la industria financiera”. Añadió que para 2012 se prevé mantener el esquema de pago que combina dividendo en efectivo y dividendo opción en acciones.

Respecto al recién aprobado código de buenas prácticas para limitar los desahucios, González señaló que la entidad va a firmar su adhesión a este código. Reconoció su importancia, pero advirtió que “no es suficiente” y abogó por “seguir trabajando” para que el daño sea “cada vez menor”. Sí aportó cifras sobra la política de BBVA en esta materia. Detalló que el banco ha refinanciado préstamos a unas 100.000 familias que no podían hacer frente a los pagos y que gracias a esta estrategia no han perdido su vivienda. Se congratuló de que ” a la mayor parte de los clientes con dificultades hemos podido ayudarles”.

Por su parte, Ángel Cano, consejero delegado, señaló que BBVA en España sigue gestionando el negocio de manera diferencial respecto de sus competidores gracias a su resistencia y a “aprovechar las oportunidades derivadas de la reestructuración del sector”. A su vez, destacó el crecimiento, que continúa siendo el principal eje de la gestión en México y América del Sur.

Recalcó, al igual que hizo González, que la reforma financiera no afectará ni a la política de dividendos de BBVA, ni al plan para cumplir con las recomendaciones de la ABE y tampoco supondrá “la venta de ningún activo estratégico”.

BBVA cerró 2011 con unos beneficios de 3.004 millones tras el ajuste contable de 1.000 millones del fondo de comercio de su franquicia en Estados Unidos.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/d/bbva-preve-crecimiento-espana-2013-fraguan-reformas/20120317cdscdicnd_4/