Banca Cívica ha querido despejar dudas sobre su capacidad para hacer frente a los esfuerzos en saneamientos que le exige la reforma financiera, superiores a los 2.000 millones de euros. La entidad asegura que puede cumplirlos en solitario, sin necesidad de fusiones que suavicen el calendario, si bien ha precisado que está abierta a oportunidades de crecimiento y consolidación, según ha explicado su copresidente, Antonio Pulido.

La entidad afirma que necesita 572 millones de euros extra para cumplir con los saneamientos, un objetivo que podría alcanzar en buena parte con la venta de participadas por 400 millones en este año. Cívica ha anunciado además que se sumará al código de buenas prácticas propuesto por el Gobierno para evitar los desahucios en aquellos clientes con riesgo de exclusión social.

Banca Cívica ha alcanzado un beneficio neto atribuible de 183 millones de euros en 2011, lo que supone un descenso del 6,5% en el año, y después acusar un descenso del 42,7% en el margen de explotación. La entidad tiene cubiertos al 28% sus activos adjudicados, con un 38% de cobertura en el suelo.

Banca Cívica, producto de la fusión de Caja Navarra, Caja Burgos, Cajasol y CajaCanarias, señala que “unas sinergias de costes mejores a las estimadas y unos costes de integración ligeramente inferiores” han permitido alcanzar un beneficio antes de impuestos de 233,5 millones, lo que supone un incremento del 36,58%, en términos proforma. Este avance compensa la fuerte caída de márgenes, del 29,38% en el margen de intereses y del 42,78% en el de explotación, hasta reducir la caída en el beneficio neto al 6,49%.

La entidad cuenta con 2.735 millones de activos adjudicados, en los que la cobertura ha pasado del 24% de septiembre al 28% actual, aún así por debajo de los niveles que marcan las nuevas exigencias de saneamientos. De este volumen total, el suelo representa el 42,8%, con un grado de cobertura del 38%, lejos del 60% ahora requerido.

La morosidad se sitúa en el 6,35%, si bien se eleva al 21% en el crédito a promotores y a la construcción. Si se añaden los créditos subestándar a este sector (al corriente de pago pero en riesgo de dejar de estarlo), la morosidad asciende al 50%. En hipotecas, la tasa de morosidad es del 3,3%.

Fuente: cincodias.com http://www.cincodias.com/articulo/mercados/banca-civica-afirma-ser-capaz-seguir-solitario/20120229cdscdsmer_10/