El precio de la OPV será, según todos los analistas el punto de partida para un despegue en Bolsa espectacular, como fue la de Linkedin en mayo pasado, que subió un 130% en el primer día de negociación sobre el precio de suscripción. Quienes compraron ya en el mercado tuvieron que contentarse con menos ganancias. El estreno bursátil de Facebook (cuyo ticker será FB) puede superar todas las previsiones, pero los inversores españoles, y extranjeros en general, que quieran incluir el valor en sus carteras tendrán que subirse al tren en marcha.

Los directores de la colocación serán Goldman Sachs, Bank of America Merrill Lynch, Barclays y JP Morgan y ya tienen colas de peticiones esperando en Estados Unidos. Es, en principio, a quién tendría que dirigirse un inversor particular que quiera comprar acciones de Facebook antes de que empiecen a cotizar en el mercado. Los cuatro están presentes en España, pero no tienen previsión de realizar suscripciones entre particulares, “retail” como se denomina habitualmente en el sector.

Acudir a la OPV, sólo si tiene un tío en América

Desde uno de los agentes colocadores se señala, además, que, dada la fuerte demanda de títulos que se va registrar en Estados Unidos, será difícil que los colocadores deleguen su trabajo en otros agentes financieros. De momento, el resto de entidades y “brokers” están pendientes de saber si podrán participar en la colocación. Aunque, de hacerlo, sería en el tramo institucional, reservado a fondos de inversión y agencias de bolsa. Teniendo en cuenta la pequeña cantidad que se pretende recaudar, 5.000 millones de dólares, fuentes próximas a los colocadores no creen que sea necesario abrir un tramo internacional para inversores particulares, que conlleva un importante coste de coordinación y administrativo, fuera de los Estados Unidos.

Además, la clientela española que las cuatro firmas colocadoras tienen en España es muy selectiva y no se ofrecerían estos títulos más que a inversores cualificados y con antigüedad en la firma. El resto de intermediarios españoles o no americanos, como Renta 4 o Inversis, descartan que puedan dar servicio a inversores particulares en el periodo de suscripción, por lo que el inversor que quiera “facebooks” en cartera deberá comprar en el parqué desde el primer minuto.

Prepárese para el “rally” desde el toque de campana

Según los analistas e intermediarios, quien quiera participar en la suscripción (si tiene posibilidad de suscribir en Estados Unidos) o directamente en la salida a bolsa (esta opción está al alcance de cualquier inversor) tendrá que seguir atentamente las noticias que se presenten a partir de ahora sobre la colocación. Ponga una alerta en Google con las palabras “IPO Facebook” y sea selectivo perom riguroso todavía se desconocen muchos datos de la compañía que fundó Mark Zuckerberg.

Además, entre tanto vaya eligiendo intermediario: busque, compare y elija al “bróker” o la plataforma con mejores condiciones de contratación y menores comisiones. Es interesante que la entidad o plataforma tenga ficha de operación en Estados Unidos y pueda ofrecer al inversor liquidar las operaciones en el mercado americano en dólares, de tal manera que tanto los abonos como los cargos por la operativa se puedan realizar sobre una cuenta en dólares evitando los cambios en divisa. Otro aspecto importante a tener en cuenta son los gastos por custodia de valores internacionales, la mayoría de las entidades aplican unos costes muy elevados por la custodia de títulos extranjeros. Una vez que esté preparado, todavía faltan meses para que la red social empiece a cotizar, estudie los informes de las casas de análisis para dimensionar su estrategia.

Pero no olvide las cautelas de los analistas

Sobre la conveniencia de incluir el valor en cartera una vez que comience a cotizar, los asesores financieros se muestran cautos, por muy fan que se sea del «Imperio Facebook». No obstante, de algo están seguros: a pesar del alto precio que se prevé tendrán las acciones, la fuerte demanda provocará una subida meteórica en las primeras sesiones de negociación. Lo que ya no tienen tan seguro es que los accionistas de Facebook tengan la misma suerte que los que acudieron a la OPV de Google y que acumulan una revalorización del 400%.

Con los datos que se conocen hasta ahora, no obstante, lo que más recelo causa entre los expertos es el alto precio al que saldrán los títulos de la compañía fundada en 2004 por el joven Zuckerberg. Facebook saldrá a cotizar con una valoración por capitalización de entre 75.000 y 100.000 millones de dólares. Un dato que, de confirmarse, supondría un PER (precio entre beneficio) de 70 a 100 veces. Si se compara con Google, Facebook vale la mitad, pero es que sus beneficios son 10 veces menores, indica Guillermo Escribano, director de inversiones de Metagestión.

«Todavía estamos evaluando si entraremos en el valor para aprovechar la primera subida de las acciones», explica Celso Otero, gestor de fondos de Renta 4. Sin embargo, Otero no ve a los títulos de Facebook aptos para carteras conservadoras. Las cifras de beneficios son convincentes, pero, advierte, todavía es necesario que se mantengan. El ejemplo de los resultados de Groupon, que anunció perdidas de 42,7 millones de dólares el pasado 9 de febrero, invita a “entrar” en Facebook con todas las alertas y “stop loss” activados.

Fuente: finanzas.com http://www.finanzas.com/noticias/bolsas/2012-02-11/656087_inversores-espanoles-podran-suscribir-acciones.html