Pero lo cierto es que, por el momento, las inyecciones de liquidez
están dando alas a los mercados y la de final de este mes proporcionada
nuevamente por el BCE está presente en la mente de los inversores
. Sólo
falta que, además de los mercados, logre traspasarse a la economía real- Parece que el sistema de la Fed es
mejor que el del BCE para lograr ese objetivo, por el momento. La posible mejora del sector bancario desde su
perspectiva técnica, a punto de confirmar un doble suelo y con opciones
de ruptura al alza determinados niveles, sería un gran apoyo para la
renta variable en la consolidación de sus avances. ¿Quién enturbia la
situación? Pues Grecia y su quita o su “default” sin suavizarlo
.

Las discusiones del fin de semana no han llegado a buen puerto y se reanudan hoy con ultimátums por ambos bandos. Por ahora, se está notando la
presión en el euro, que fue el único factor en cierre semanal wur no
marcó nuevas rupturas al quedarse por debajo de los 1,3200. En la sesión
nocturna, se sitúa más cerca de la banda baja del rango de consolidación
en torno los 1,3050. Veremos si las bolsas son capaces de obviar esta
preocupante situación para desencadenar
el proceso de consolidación y sanear los últimos avances.

El problema es
que el caso griego puede tener implicaciones que no están para nada contempladas en los precios, lo cual podría destapar una caja de Pandora de consecuencias
imprevisibles, con un retroceso mayor de lo esperado, que
suponga otro paso atrás en la recuperación de la confianza para los
mercados y que por tanto se trunque el inicio del círculo virtuoso para
intentar salir de la situación actual.


De momento los futuros americanos abren con huecos
intradiarios a la baja, que nos darán pistas de la fortaleza si
consiguen cerrarse
, ya que estadísticamente los túneles no son días
demasiado propicios para el cierre de los mismos. El dólar también nos
va a servir como barómetro de la situación.

Si se mantiene sin perder la
zona de los 1,3000-1,2950, seguirá dentro del proceso normal de
consolidación y pudiendo proyectar un patrón de continuación que para
confirmarse tiene que superar la zona de resistencia de los 1,3200.

Si
lo consiguiera, el objetivo clave se mantiene en la zona de resistencia
siguiente entre los 1,3400-1,3500. Anular el patrón de continuación
perdiendo los niveles de soporte situados en los 1,2850 añadiría presión
a la corrección en las bolsas al ir a buscar el siguiente objetivo la
zona de mínimos de los 1,2650. Si ese nivel consigue aguantar y dibuja
un patrón de doble suelo, sin que ello suponga la pérdida de las
directrices de avance actuales en la renta variable, el apoyo para
el siguiente tramo de subidas -de confirmarse un rebote de estos niveles
para el euro- sería importante. Si no, perder estos niveles de soporte de
mínimos de los 1,2650, nos lleva el siguiente objetivo la zona de los
1,2500-1,2400.

El SP500 cerró prácticamente máximos de la sesión en los 1344,90 puntos,
ya situándose entre la zona del objetivo de avance al entrar en el
territorio de los máximos del pasado año comprendidos entre los
1.340-1.370 puntos. Conseguido este objetivo con las mínimas
correcciones y aunque aún presenta lecturas en la zona de sobrecompra de
los osciladores de corto plazo, el sesgo dentro de la misma es positivo
y estamos a la espera de ver algún patrón de agotamiento o señal de
giro. Aún presenta opciones de progresar dentro
este rango de resistencia. Si logra superarlo con un buen apoyo
de volumen, extendemos el nivel de proyección hasta la zona de los
1.400-1.425 puntos.

Aunque veremos el efecto que puede producirse con el
tema de Grecia, los datos de empleo del viernes fueron los responsables
de que se alcanzan estos máximos y ello a pesar de que podría parecer de
que se aleja la posibilidad de que la propia Fed active un nuevo QE3.
En gran medida, el apoyo viene proporcionado por las compañías
tecnológicas y las próximas salidas a bolsa es que se barajan los nombres como Facebook, está sirviendo de gasolina para el motor de la
subida que, sin embargo, le faltaría algo de aceite visto el predominio de
los resultados por debajo de las expectativas frente a los que superan
las mismas.

Por ello seguimos, vigilando las zonas de soporte. Cualquier
retroceso sería normal que buscara apoyo en el nivel de los 1.310-1.300
puntos. E incluso que pudiera extenderse hasta la zona de los 1.290
puntos, en la proyección de la línea clavicular superada que comienza
confluir con la actual directriz de avance. Esta directriz de avance es
la que está formada por los mínimos del pasado octubre y noviembre y
diciembre y que no ha tenido otro apoyo desde entonces.

Si la va a
buscar y no aguanta, la referencia importante que nos queda estará
situada en los 1.260 puntos, donde confluyen la proyección de la media móvil
de 200 sesiones con otras zonas de resistencia importantes previas y que
deberían de actuar de soporte. Si s.e perdiera este nivel, con una
extensión hasta los 1.250 puntos de confirmación, volveríamos a tener
opciones entrar un escenario lateral que presenta el siguiente nivel de
soporte en el rango comprendido entre los 1.210-1.200 puntos.

A partir de
esta referencia, dejaríamos de contar con las opciones de mantener los
avances y nos sesgaríamos negativamente con un objetivo de ataque al
nivel clave de los 1.160 puntos. Esta es la zona de resistencia antes de
volver a la zona de bajos del lateral que nos activaría la entrada un
escenario bajista que ha visto muy reducidas sus opciones con los
últimos avances. Este nivel que nos marca la entrada en este escenario
de corrección lo tenemos en los 1110-1100 puntos con una extensión hasta
los mínimos del pasado año sobre los 1070 puntos. Ceder por debajo de
esta zona nos vuelve a meter dentro de un patrón correctivo medio plazo
con un primer nivel de objetivos en la zona de los 980 puntos. No
sabemos si un descalabro muy importante proveniente de Grecia podría
activar este escenario.

El viernes, el Ibex35 por fin consiguió superar la zona de techo del rango lateral que tenemos situada en los 8.800 puntos. El cierre en los
8.861,20 puntos estuvo apoyado con un volumen superior al de las últimas
jornadas aunque no fue nada excepcional vista la trascendencia del nivel
atacado. Veremos, si sigue la tensión en Grecia, si presenta la
posibilidad de consolidar la superación de esta referencia. Para
validarla decisivamente recordamos que le damos de margen el cierre del
hueco dejado a principios de noviembre y que se extiende hasta los 9.000
puntos
. Además, ahora sobre las proximidades de esa zona, se proyecta
también la media móvil de 200 sesiones que es otra referencia técnica
importante a superar para validar las opciones de avance. Si lo logra, y
para ello va ser fundamental el apoyo del sector bancario más incluso
que en otros índices, se nos activa el objetivo teórico de ruptura al
alza del rango lateral y que tenemos proyectado sobre los 9.800-10.000
puntos.

Para alcanzar ese objetivo, tenemos una zona de resistencia
importante es la que corresponde a los máximos del pasado mes de octubre
sobre los 9.350 puntos. Estos máximos de octubre que ya han sido
superados por otros índices, de ahí el retraso acumulado que lleva el
selectivo español. La superación consistente y con volumen de este nivel
con cierres semanales por encima de los 9.400 puntos nos permitiría
además la activación de un patrón de doble suelo que aún extiende más el
objetivo teórico de avance, hasta la zona comprendida entre los
10.500-11.100 puntos.

En estas condiciones, estaríamos entrando escenario
alcista medio plazo que ha ganado una probabilidad de ocurrir con este
nuevo intento de superación del rango lateral al alza. Las opciones se
verían incrementadas de forma significativa en el momento que sostuviera
atacando el objetivo teórico del rango lateral sobre los 9.800 puntos.
Por ahora, se mantiene el sesgo de avance se apoyaría en la débil
directriz alcista de la zona de soporte que supone el nivel de los 8.600
puntos. La pérdida de esta zona nos volvería a dejar dentro del rango
lateral debilitados y con el siguiente soporte en el nivel clave de los
8.470-8.430 puntos.

Esta referencia nos sesgaría en negativo dentro del rango
lateral si se llegará perder. Se podría atacar el soporte importante en
la zona de los 8.230-8.130, que juntos a los 8.000 puntos es la última defensa de
tenemos para no atacar la banda baja del rango lateral. Ese punto clave
que nos sigue activando un escenario bajista a medio plazo y que
seguimos sin poder descartar. Este rango clave lo tenemos situado los
7.700-7.600 puntos con la extensión hasta la zona de los mínimos del
pasado año en torno los 7.500 puntos. Perder estos niveles supondría la
ruptura la baja del rango lateral con el objetivo teórico marcado en los
mínimos de 2009 son los 6.700 puntos con una zona de soporte intermedia
en los 7.200-7.000 puntos. Nuevamente parece que una solución desordenada
del problema griego sería la causa que nos puede llevar a este
escenario.

Fuente: finanzas.com http://www.finanzas.com/analisis/opinion/2012-02-06/651589_ibex-perdida-8600-puntos-estableceria.html