La exalcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, no dejó títere con cabeza en la sesión de este lunes en la ciudad de la Justicia de Málaga por la trama Malaya. Sin pelos en la lengua, la exedil precisó que “Gaspar Zarrías y altos cargos de la Junta llegaron a un acuerdo conmigo para las elecciones en Marbella. El PSOE no tenía nada que hacer aquí y quería pactar”.

Con contundencia, la que fuera regidora del municipio marbellí afirmó ante el juez que “nosotros estábamos haciendo todo como la Junta de Andalucía quería”. Además, no tuvo escrúpulos en señalar como responsable al secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica en la Ejecutiva Federal del PSOE, Gaspar Zarrías, para explicar que altos cargos de la Junta defendían la manera de actuar del Ayuntamiento gobernado por ella.

Para reforzar este extremo, la procesada preguntó a la sala “¿por qué no aparecen los pinchazos de las conversaciones que teníamos con Zarrías? Aquí se están poniendo muchas llamadas de teléfono, pero en ninguna salen ellos. Si llego a saber yo lo de los ERE, anda que me iba a poner en manos de la Junta de Andalucía”.

Con esas frases lapidarias a las que nos tiene acostumbrados, la exalcaldesa insistió en que desde la Junta de Andalucía nunca se le pidió que se echara a Roca y que “había un poquito de poli bueno, poli malo”. “Desde la Consejería todo eran facilidades, pero el delegado provincial, Ruiz Povedano, era el que me ponía las pegas”.

Carlos Fernández en Buenos Aires

Como guinda de la sesión, Marisol Yagüe aportó una novedad que podría reactivar la búsqueda del exconcejal fugado, Carlos Fernández, desaparecido desde junio de 2006 e imputado en la causa: “Que lo busquen en Argentina. Tengo conocidos que se lo han encontrado en el aeropuerto de Buenos Aires e Ismael Pérez Peña se ha reunido allí con él”. Refiriéndose así al empresario concesionario de la grúa municipal, que pactó hace unos meses con la Fiscalía del caso Malaya y que se ha librado de la pena de cárcel con su nuevo testimonio en el proceso.

Yagüe decía del prófugo: “Yo sé dónde está y dónde vive y con qué nivel de vida”. El juez Godino ha tomado con reservas esta información y ha pedido que se remita esta declaración de la exalcaldesa a la Comisaría Provincial.

La exalcaldesa hizo referencia a las “amenazas e infamias” que lanzaron Pérez Peña y Carlos Fernández contra ella “para después irse a su casa de rositas. Pérez Peña me cogió un odio mortal, porque yo no me doblegué”. Yagüe arremetió igualmente contra el pacto que el empresario hizo con la Fiscalía. “A él no le importa, ya esta en su casita con su hijo y tiene mucho dinerito. Y nosotros aquí pringando”, en referencia a que el empresario solo va a pagar multa para eludir la cárcel.

Cuando el fiscal terminó su interrogatorio, Yagüe se acogió al derecho a no declarar a las demás defensas y ciñó su testimonio a lo que su letrado Pablo Luna le recomendó. En todo momento argumentó que los convenios se hacían en Urbanismo y que después el secretario municipal y el interventor tenían que darles el visto bueno. De esta forma, trató de demostrar que a ella le llegaban los convenios visados.

“El señor Roca podrá haber tratado y negociado los convenios, pero cuando venía a mí, ya llegaba con el informe de los técnicos”, dijo justificando su rúbrica en numerosos documentos. Curiosamente, insistió en que ella nunca ha leído un convenio, que se limitaba a firmar: “Nosotros lo hemos hecho todo inmaculado. Si hubiera habido algún reparo, yo no lo hubiera hecho”.

La exalcaldesa niega la mayor

Marisol Yagüe volvió a aducir que ella no sabía nada de urbanismo ni conocía a nadie. Siguió negando haber negociado nada con los empresarios que están procesados en ‘Malaya’. Dijo no conocer la empresa de Rafael Gómez ‘Sandokán’, ni tampoco a San Román. “Para cualquier paso que yo daba, hablaba con la persona correspondiente, en este caso el interventor”.

Tras escuchar una conversación telefónica, la exalcaldesa le contestó al fiscal: “Yo qué coño sé -con perdón- de cuánto vale un metro cuadrado. Me he enterado de todo esto aquí”. López Caballero, no dándose por aludido, siguió con la pregunta sobre el empresario Fidel San Román, que admitió el pago de unos tres millones de euros a cambio de la aprobación de licencias de primera ocupación, a lo que ella dijo: “No tengo ni idea. Ni de esta promoción ni sobre esta persona”, responde Yagüe. “Yo todavía no entiendo por qué este señor tenía que pagar. Es todo tan raro…”.

Fuente: El Confidencial http://rss.feedsportal.com/c/32483/f/480388/s/1d2a8b6a/l/0L0Selconfidencial0N0Cespana0C20A120C0A30C0A50Cyague0Epor0Eque0Eno0Eaparecen0Elos0Epinchazos0Ede0Elas0Econversaciones0Eque0Emantenia0Econ0Ezarrias0E93792/story01.htm