España importa casi todo el petróleo que consume, lo que le sitúa en clara desventaja ante el conflicto latente en Siria. Sin embargo, el impacto desencadenado no es tan evidente como podría parecer. El ritmo medio de consumo de petróleo en España es de 1,2 millones de barriles al día, lo que al año se traduce en 480 millones. Según las previsiones que el Ejecutivo plasma en los Presupuestos Generales del Estado, el precio medio del barril en 2013 se mantendría en 101 dólares, lo que equivale a 81,7 euros, a un cambio de 1,24 dólares por euro.

No obstante, los distintos conflictos que se están extendiendo a lo largo de los países de Oriente Medio han roto con las previsiones iniciales y el precio del crudo no deja de elevarse. Así, el precio medio del barril entre enero y agosto ha ascendido a 108 dólares, lo que supone un incremento de siete dólares con respecto a las estimaciones iniciales del Ejecutio. Sin embargo, el impacto en euros apenas es apreciable, pues corresponde, actualmente, a 82 euros, solo tres décimas más de lo previsto.

Esta ventaja para España reside en que, al contrario de lo que se predijo inicialmente, el tipo medio de cambio del dólar al euro se ha situado en 1,33 en el acumulado del año frente al 1,24 estimado. Este encarecimiento de la moneda única europea viene motivado en gran parte por las políticas de estímulo adoptadas por la Reserva Federal de Estados Unidos, que puso en marcha un sistema de compra de bonos y títulos el otoño pasado. Sin embargo, todo apunta a que este efecto puede ir mitigándose a lo largo del año, pues la organización comienza a plantearse frenar el ritmo de las compras de dichos bonos y títulos, aunque aún no han concretado la fecha, que podría ser entre septiembre y noviembre.

Esta decisión tendría un efecto directo en el el tipo de cambio del dólar al euro, pues el dólar se encarecería y se iría acercando cada vez más al 1,24 previsto inicialmente. De ser así, el impacto de la subida del precio del barril de crudo podría ser mucho más pronunciado para la economía española. De hecho, el euro bajó ayer ante el recrudecimiento de la crisis de Siria, de la que se ha beneficiado el dólar, considerado tradicionalmente una inversión segura, según expertos consultados por Reuters.

Si los precios siguen al alza y el euro se abarata frente al dólar, ¿cuál sería el impacto económico para España? El último ministro socialista de Industria, Miguel Sebastián, fue el que popularizó el cálculo para conocer lo que le cuesta a la economía española su dependencia del petróleo: por cada 10 dólares que subiese el precio del barril, España pagaría 6.000 millones de euros más al tener que importar prácticamente todo el crudo que consume.

Por lo tanto, la subida actual de siete dólares con respecto a las previsiones realizadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, a España debería suponerle un incremento extra de 4.200 millones de euros. No obstante, el encarecimiento del euro durante los últimos meses mitiga este impacto sobre las cuentas públicas y apenas se aprecian las consecuencias económicas de la crisis desatada en Siria y su consecuente extensión a los países circundantes de Oriente Medio.

Una circunstancia que puede cambiar en la segunda parte del año si las tensiones en el Norte de África y en Oriente Medio no cesan, si el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, sigue subiendo ante la incertidumbre de suministros en algunos países productores como Irán o Rusia, o si el euro comienza a abaratarse frente al dólar con la retirada de estímulos de la Reserva Federal.

Se pierden tres millones de barriles al día por el conflicto

Desde la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), la patronal que agrupa a las grandes petroleras españolas, se estima que se están perdiendo aproximadamente tres millones de barriles de Brent al día con motivo de la creciente inestabilidad que se está viviendo en Siria y su consecuente repercusión en los países colindantes de Oriente Medio.

La patronal petrolera apunta, por tanto, que el conflicto sirio y la amenaza de intervención de las potencias internacionales es el epicentro de “crecientes tensiones” que han ido incurriendo progresivamente en un “contagio” a las regiones limítrofes, “principalmente a las grandes exportadoras de petróleo, Libia e Irak”. Así, la organización estima que el país sirio ha dejado de producir un total de 250.000 barriles al día.

La AOP también aseguró ayer en un comunicado que solo entre Libia, Nigeria, Irán e Irak, es decir, todos los miembros que pertenecen a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), se han perdido hasta dos millones de barriles de crudo cada día.

Concretamente, en Irak, segundo país productor de petróleo de esta organización, la pérdida que se ha registrado asciende a 290.000 barriles de Brent diarios. En el caso de Libia, la pérdida es todavía más significativa, pues asciende a 750.000 barriles de petróleo no producidos por día, según informó la AOP.

A día de hoy, con la cotización del barril de Brent a un precio de 117 dólares, las pérdidas por día sumarían 351 millones de dólares, lo que con el tipo de cambio actual equivale a casi 263 millones de euros.

Fuente: economia http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/3083cd4c/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A80C280Ceconomia0C13777114420I2270A970Bhtml/story01.htm