El golpe de Estado en Egipto, la destitución del presidente Mohamed Mursi y los enfrentamientos violentos entre los Hermanos Musulmanes y el Ejército han creado un clima de tensión en el mercado petrolífero. El barril de Brent se situó en los 111,11 dólares el pasado 15 de agosto, alcanzando su máximo anual desde marzo. Durante esta semana, la cotización ha sufrido altibajos y hoy el precio volvió a tocar máximos después de que se registraran atentados en Trípoli (Libia) que dejaron al menos 29 muertos y 500 heridos. 

Para los expertos, es probable que la senda alcista iniciada con el golpe de Estado en Egipto se mantenga durante los próximo meses. Por ejemplo, Goldman Sachs prevé que el precio del barril alcance en poco tiempo los 115 dólares. Otros analistas apuntan más alto y auguran que la cotización tocará los 130 dólares a lo largo del año. En cualquier caso, todo ello dependerá de como se desarrollen los acontecimientos en Egipto y, también en Libia. La gran preocupación es el canal de Suez, vía por la que pasa el 7% del crudo mundial transportado por mar. De momento, el canal permanece abierto y bajo el control del Gobierno interino egipcio, lo que explica que el precio encadene sesiones de subidas y también de descensos.

El encarecimiento del combustible supone una amenaza para la recuperación económica iniciada en la Unión Europea y que en España todavía está por llegar. La economía española cerró el segundo trimestre con una caída del 0,1% respecto a los primeros tres meses del año. El Ministerio de Economía confía en que la buena evolución del turismo y del sector exterior permita que la tasa intertrimestral del PIBvuelva a niveles positivos, algo que no sucede desde el segundo trimestre de 2011. 

Siguen las protestas
La tensión en Egipto parece no tener fin. Los militares y unidades de las fuerzas de seguridad han cerrado hoy la emblemática plaza Tahrir de El Cairo y han cortado algunas de las principales arterias de la capital en previsión de las manifestaciones en favor del depuesto presidente Mohamed Mursi.
Los islamistas convocaron marchas tras el rezo del mediodía desde 28 mezquitas de la ciudad, entre ellas la de Fateh, en la céntrica plaza Ramsés, que fue escenario hace justo una semana de enfrentamientos entre la Policía y manifestantes.

Otro de los lugares donde las fuerzas de seguridad incrementaron su presencia es en torno a la mezquita de Rabea al Adauiya, donde fue desmantelada el pasado 14 de agosto la acampada que mantenían los islamistas, en la que murieron más de 600 personas. Las manifestaciones se celebraron solo un día después de que el expresidente Hosni Mubarak, depuesto en la revolución popular de 2011, saliese el jueves de la cárcel al haber expirado el plazo para seguir en prisión preventiva, si bien continuará bajo arresto domiciliario en el hospital militar en el que fue ingresado.

Fuente: economia http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/30542a9a/sc/2/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Ceconomia0Ctension0Emercado0Ecrudo0Eviolencia0Eegipto0Elibia0C20A130A823cdsncdeco0I80C/story01.htm