La empresa de entregas de comida Take Eat Easy ha anunciado este martes que cesa su actividad después de que en su tercera ronda de financiación no lograse encontrar inversores.

En un comunicado, los fundadores de Take Eat Easy han recordado su crecimiento exponencial en los últimos meses, cuando pasó de dos a veinte ciudades europeas, de tener 10 empleados a contar con una plantilla de 160 personas, de trabajar con 450 restaurantes a hacerlo con 3.200, y de multiplicar casi por doce su base de clientes, hasta los 350.000.

Conocida por su apuesta de entregas de comida “de calidad” y con repartidores que circulaban en bicicleta, la empresa ha justificado el cese de su actividad -efectivo desde hoy mismo- por no haber conseguido que sus ingresos cubran los costes, ni haber atraído a inversores a su tercera ronda de financiación.

Presente también en Bélgica, Francia y Reino Unido, en España recaló en verano de 2015 y actualmente daba servicio a más de 500 restaurantes de Madrid, Barcelona y Valencia.

Según la compañía, su aplicación para el teléfono móvil ya había sido descargada por decenas de miles de usuarios en España.

El modelo de negocio se basaba en una comisión de entre el 25 y el 30 % cobrada al restaurante y un pago de 2,5 euros fijo al cliente por cada pedido.

La semana pasada, Take Eat Easy anunció que había alcanzado su primer millón de entregas, pero a pesar de ello ahora deberá someterse a una “reestructuración jurídica”.

Sus fundadores han señalado que también les ha perjudicado la exitosa ronda de financiación de Deliveroo -uno de sus principales rivales en el sector de las entregas- y la apuesta de uno de sus propios inversores por otra competidora como Foodora.

Según la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), Take Eat Easy era una de las cinco principales plataformas por Internet en el mercado de gestión de pedidos de comida a domicilio.

Fuente: inter http://intereconomia.com/empresas/consumo/take-eat-easy-cesa-la-actividad-falta-inversores-20160726-1817