En mitad del escándalo organizado por el caso de los ERE falsos, la candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, afrontó con firmeza los reproches de la oposición y se comprometió a combatir con todas sus fuerzas la corrupción. En la primera sesión de su discurso de investidura, la sustituta de José Antonio Griñán al frente de Andalucía anunció varias medidas para combatir la corrupción, como una modificación legal para que se fortalezcan y amplíen las competencias de la Cámara de Cuentas de Andalucía, mejorando su capacidad de control, y promover una reforma legal con el objetivo de prohibir las donaciones privadas a los partidos políticos, a través de una iniciativa legislativa que se traslade al Congreso de los Diputados.

La candidata también se comprometió a impulsar un “acuerdo político” que comprometa, ya que “legalmente no sería posible”, a que los cónyuges o parejas de todos los cargos públicos de Andalucía presenten también sus declaraciones de renta y de bienes y actividades, aunque tengan separación de bienes, tanto en el momento de su nombramiento como en el del cese.

Díaz aprovechó su intervención para anunciar que en la primera reunión institucional que mantenga con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, le propondrá un pacto para la regeneración política del país. “Un pacto amplio, profundo, ambicioso y sincero que regule adecuadamente la limpieza de la vida pública, los compromisos con la ciudadanía, y los mecanismos de rendición de cuentas y de exigencia de responsabilidades”, señaló.

Preocupada por el desprestigio de la política que mina la credibilidad de las instituciones y socava los fundamentos de la democracia, la candidata a la Presidencia indicó que la limpieza en la vida pública es “incompatible con la falta de ejemplaridad y desde luego con los casos de corrupción que, aun siendo aislados, escandalizan a la sociedad y deberían abochornarnos a todos”. “A mí, desde luego, me avergüenza la corrupción, rechazo tanto la complicidad como la tibieza hacia ella y me propongo combatirla con todas mis fuerzas desde la presidencia de la Junta”, sentenció.

La candidata también anunció que una de las primeras actuaciones de su Gobierno será promover un acuerdo para impulsar, en un plazo razonable de tiempo, una estrategia de crecimiento económico y social de Andalucía. “Un gran acuerdo para revalorizar los activos de Andalucía frente a la devaluación” de salarios y empleo”.

No descarta recurrir al Constitucional la reforma local

Una de las normas que más rechazo suscitó entre las filas socialistas fue la de la reforma de la Administración local. En primera instancia, el Ejecutivo planteó reducir el número de concejales y asesores y limitar la remuneración de los alcaldes, de modo que ningún edil cobrara más que un secretario de Estado. Unas intenciones que sublevaron a los alcaldes socialistas, que tildaron el borrador del “mayor ataque contra la autonomía local”, e incluso a los populares, que vieron en esos ajustes unas medidas que podían perjudicarles de cara a las futuras elecciones autonómicas de 2015. La oposición generalizada provocó que el texto se suavizará y se eliminaran muchos de esos apartados.

Pese a ello, la candidata a la presidencia de Andalucía anunció ayer que se opondrá a la reforma local “con cuantos medios jurídicos y políticos estén a su alcance”, sin descartar el recurso de inconstitucionalidad.

Fuente: economia http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/30cd4a38/sc/7/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C0A40Ceconomia0C13783154130I6772250Bhtml/story01.htm