Durante su discurso en la clausura del congreso de los socialistas gallegos, que han reelegido a Pachi Vázquez como secretario general con una nueva ejecutiva avalada por el 68% de los votos, Rubalcaba no ha hecho ninguna referencia a las manifestaciones de hoy en protesta por la reforma laboral o a la huelga general del día 29.

Pero sí ha dejado claro que no es posible que haya una causa justa que no tenga a un socialista al lado defendiéndola.

Ha subrayado además que el PSOE no va a aceptar “jamás” la reforma laboral del Gobierno del PP, que incluye una propuesta “ignominiosa”, consistente en que los padres acepten un despido barato para que sus hijos puedan tener un empleo precario.

La reforma laboral, ha insistido, pretende que los trabajadores elijan entre derechos y empleo, en una ecuación que recoge “lo peor de los dos mundos”, porque supondrá menos derechos y más desempleo.

Se trata de una reforma “profundamente ideológica”, “purita ideología”, y profundamente antieconómica que, de acuerdo con sus augurios, “no va a funcionar”, porque cuando se abarata el despido en plena recesión lo que va a haber son más despidos.

“Una reforma que nosotros no vamos a apoyar jamás”, ha sentenciado, y se ha quejado de que “la única libertad que la derecha está dispuesta a ampliar sea la libertad de los empresarios para despedir a los trabajadores”.

“No vamos a comprar esa mercancía ideológica de la derecha”, ha advertido, convencido de que la derecha se ha olvidado ya de su idea de “refundar el capitalismo” para pasar a “atacar directamente a la socialdemocracia”.

En este punto, ha insinuado que la derecha ha dejado de lado el hecho de que el origen de la crisis está en unos mercados completamente desregulados y ahora quiere hacer creer que “los culpables” son los trabajadores.

Para el PP, ha apuntado, los culpables son los trabajadores que luchan por salario digno, por una sanidad igual para todos o por la igualdad de oportunidades para sus hijos.

Y es que, de acuerdo con las palabras de Rubalcaba, cuando la derecha dice que “la fiesta se ha acabado” en realidad “pretende que paguen por la fiesta aquellos cuya única fiesta consistía en ver cómo llegaban a fin de mes”.

Rubalcaba se ha opuesto tajantemente a que se culpe al Estado del bienestar, como la sanidad, la educación o las pensiones, de la situación actual, y ha llamado a sus compañeros a combatir las soluciones del PP.

Unas soluciones que la derecha presenta como “técnicas, inamovibles, absolutamente indiscutibles, como la ley de la gravedad”, pero debajo de las cuales “se esconde ideología, ideología e ideología”.

Casi tres meses después de la llegada de Mariano Rajoy al Gobierno, Rubalcaba ha considerado que realmente “las cosas han cambiado”, pero ha sido para comprobar, por ejemplo, que han subido los impuestos a las clases medias y a los trabajadores.

También han cambiado en Galicia, ha añadido, pues el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha dejado de ser “el fiero tigre de Bengala” que enfrentaba a los gallegos con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y se ha convertido en “un gato sumiso que ronronea por los salones de la Moncloa”.

A su juicio, también ha habido otros cambios, “más profundos, ideológicos”, que se pueden cuantificar. Por ejemplo, con la llegada de María Dolores de Cospedal al Gobierno de Castilla-La Mancha en esa región ya no se previenen 30 enfermedades a través de la prueba del talón en los niños, sino sólo 3.

Ha señalado igualmente que las mujeres son las principales afectadas por todas las reformas ideológicas del PP, empezando por la laboral, con la imposición de una “inflexibilidad absoluta” para que puedan seguir conciliando su vida familiar y laboral, y siguiendo por la interrupción voluntaria del embarazo.

Sobre este último tema se ha preguntado “¿en qué mundo vive esta derecha?” que habla de violencia estructural para reformar la ley de aborto.

Así las cosas, ha constatado que los socialistas no tienen “ni un minuto que perder” para construir su alternativa de futuro, ya que no van a ganar elecciones denunciando los retrocesos del PP, sino poniendo encima de la mesa propuestas para salir de la crisis con justicia, igualdad y competitividad.

Rubalcaba ha querido despedirse de sus compañeros del PSdeG con una defensa del gallego e incluso se ha atrevido a decir una frase en este idioma: “Agora toca traballar arreo” (“Ahora toca trabajar fuertemente”).

Fuente: economia http://www.cincodias.com/articulo/economia/rubalcaba-carga-pp-culpar-trabajadores-crisis/20120311cdscdseco_6/