El Gobierno vivirá hoy un nuevo episodio de su lucha pugilística con la Comisión Europea. La pelea por la flexibilización del objetivo de déficit vuelve a Bruselas y España golpeará primero. El ministro de Economía, Luís de Guindos, presentará las razones por las que el déficit de 2011 se disparó hasta el 8,5% desde el 6% estimado y buscará aliados entre el resto de socios con problemas. Holanda y Bélgica registran abultados desfases presupuestarios, pero, de momento, han decido no saltarse la disciplina y han anunciado nuevos planes de austeridad.

España es a día de hoy la única que ha retado a Bruselas al anunciar que se rebaserá el tope del 4,4% de déficit que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) de la Unión Europea. La CE responderá previsiblemente con una reprimenda pública, otra más, al Ejecutivo español.

La decisión unilateral del Gobierno de poner el listón para el desajuste presupuestario de 2012 en el 5,8% irritó a Bruselas. La consecuencia fue inmediata. Tras el anuncio del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la última cumbre europea de jefes de Estado del 2 de marzo, la CE envío una misión a Madrid para cerciorarse y recabar de primara mano toda la información del porqué del derrape español.

De Guindos insistirá hoy en que la fijación de esta meta es una decisión soberana española y que no incumple el PEC, puesto que se mantiene el acuerdo de llegar al 3 % de déficit en 2013. La ocasión no es muy propicia, ya que el Ecofin tiene previsto mañana mismo suspender parte de los fondos de cohesión a Hungría -495 millones de euros-, a partir del 1 de enero de 2013, por haber desoído desde su entrada en la UE en 2004 las recomendaciones europeas para reducir su déficit.

El Gobierno espera, sin embargo, que el tiempo juegue a su favor. No obstante, no sería hasta mayo cuando la CE tome la decisión formal de sancionar a España por déficit excesivo. Y a medida que avancen los meses, la recesión en la Eurozona irá a peor y esto trastocará el escenario sobre el que se marcaron los criterios de déficit del PEC. Asumir lo acordado con Bruselas se convertirá en imposible para más Estados, no sólo España. Ésta es la baza del Gobierno.

De Guindos presentó hace dos semanas el nuevo cuadro macroeconómico. Contempla un retroceso del PIB del 1,7% este año, en línea con los pronósticos del FMI y más agorera que la prevista por el Banco de España -que vaticina caída de la economía del 1,5%- o de la Comisión Europea (-1%).

Concesión de los 130.000 millones de euros para Grecia

La reunión permitirá por otro lado adoptar la decisión final sobre la concesión del segundo rescate a Grecia, de 130.000 millones de euros, después de constatar el viernes que Atenas ha cumplido las condiciones de ajuste necesarias para recibir la ayuda y que el canje de bonos para condonar unos 107.000 millones de euros de la deuda helena en manos privadas contó con una amplia participación.

Según datos de Grecia, aceptaron voluntariamente el canje los poseedores de 152.000 millones de deuda bajo soberanía griega (85,8 %), pero el resto de inversores en esta categoría (25.000 millones) se negó, por lo que el Gobierno heleno les obligó a aceptarlo mediante la activación de las cláusulas de acción colectiva (CAC).

Las principales agencias de calificación crediticia han considerado que la maniobra supone un impago de facto, algo en lo que estuvo de acuerdo la Asociación Internacional de Permutas y Derivados (ISDA), que activó a última hora del viernes la ejecución de los seguros contra riesgo de impago, por un valor estimado de 2.420 millones de euros.

Está por ver cómo reaccionan los mercados y si finalmente el Eurogrupo no tiene ningún problema en dar el consentimiento definitivo para activar el segundo rescate, más aún ahora que saben que el FMI quiere aportar 28.000 millones de euros, menos del tercio que normalmente le corresponde

Fuente: economia http://www.cincodias.com/articulo/economia/nuevo-pulso-deficit-espana-bruselas/20120312cdscdseco_1/