A medida que avanzan los meses la moderación de los salarios se consolida. Según los últimos estadísticos que acaba de facilitar el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el pasado 31 de agosto un total de 3.391.600 trabajadores asalariados habían cerrado ya la revisión o la nueva firma de sus convenios colectivos de referencia (esto supone más del 40% del total de protegidos por la negociación colectiva)

Entre las condiciones pactadas destaca un incremento salarial medio del 0,58%, en línea con el 0,6% acordado por las cúpulas patronales y sindicales para 2013 en el último Acuerdo de Negociación Colectiva 2012-2014.

Así, el colectivo más numeroso es el de trabajadores que han pactado subidas de sueldos de entre el 0,5% y el 0,9% (1,5 millones de asalariados). Seguidamente se sitúa un millón de empleados que ha visto congeladas sus retribuciones para este año (el 28% de quienes han cerrado el convenio). En la parte más baja de la tabla se sitúan cerca de 10.000 trabajadores que han pactado con sus empresas una bajada salarial media del 2,37%.

Los principales sectores de actividad están situados en la media pactada. Es el caso de la industria manufacturera, con un alza salarial del 0,45% hasta agosto; el comercio (0,57%), la construcción (0,59%) o la hostelería (0,58%). Aunque también hay excepciones al alza como es el caso de los profesionales científicos y técnicos que han acordado un incremento retributivo del 2,2% para este ejercicio para más de 20.000 trabajadores

Toda esta contención retributiva indica que nueve de cada diez trabajadores afectados por convenios están pactando subidas salariales muy inferiores a la inflación, que se ha situado en el 1,5% en agosto, según datos conocidos ayer.

Esto supone que la mayoría de los empleados pierde poder adquisitivo. Si bien los convenios de alrededor del 40% de estos trabajadores incluye cláusulas de garantía salarial que hacen que a final de año recuperen parte o todo el poder adquisitivo perdido por el alza del IPC.

Dicho esto, hay que recordar que todas las subidas pactadas son, tras la reforma laboral, más fáciles de incumplir por parte del empresario que atraviese dificultades económicas. De ahí los datos que indican que hasta agosto se han registrado 1.509 inaplicaciones de convenios colectivos que afectaron 115.000 trabajadores, cuatro veces más que los afectados en todo 2012.

Ante este panorama y a falta de la negociación de convenios de los próximos meses, la situación actual refleja una de las principales quejas sindicales: los trabajadores cumplen con su parte del pacto de convenios al aceptar moderación salarial, pero, a cambio, las empresas ni garantizan el empleo, ni las cláusulas que mantienen el poder adquisitivo, ni contienen los precios lo suficiente.

Fuente: economia http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/312d47f5/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C120Ceconomia0C13789929480I5818140Bhtml/story01.htm