• Se sigue financiando el aborto

    El proyecto del Ministerio de Sanidad de dejar de pagar 425 fármacos ha sido acogido críticamente por la comunidad médica y científica. En declaraciones a LA GACETA, el profesor de Ginecología de la Universidad Complutense Eduardo López de la Osa aseguró: “Lo que preocupa es que haya auténticos dispendios y dilapidaciones de recursos en cuestiones que no son de primera necesidad, como gastos de protocolo, parlamentos, etc., y se hable de recortar prestaciones a los estratos sociales que más necesidad y menos recursos tienen”.

    Gádor Joya, portavoz de Derecho a Vivir (DaV), fue más concreta al asegurar: “No se comprende que no hayan empezado a retirar en su totalidad la financiación al aborto, cuando claramente no es una prestación sanitaria, porque no cumple con los requisitos de algo encaminado a curar o paliar una enfermedad”. Además, mencionó que en comunidades como Madrid se ha retirado de las prestaciones vacunas como la del neumococo y siguen financiando las operaciones de cambio de sexo.

    El catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá Nicolás Jouve, opinó que no se deberían tocar otras prestaciones “mientras exista financiación para clínicas abortistas. Siempre estará por delante atender a los enfermos de la tercera edad o crónicos y no algo que es más que una cuestión opcional o voluntaria, que no se ejerce de manera obligada por una situación médica, porque salvo los abortos relacionados con problemas de salud, no tienen nada que ver con un servicio médico. Se ha convertido en derecho algo que no debería tener subvención, porque aparte de ser discutible desde el punto de vista ético, no es prioritario”.
     
    Francisco Contreras, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla, consideró por su parte “muy decepcionante y muy desconcertante que el Gobierno amagara diciendo que se iba a reformar o incluso abolir la Ley del Aborto y ahora prefiera recortar medicamentos de uso común antes que la prestación del aborto. Se da a entender que el Ejecutivo no se está tomando en serio la batalla de los valores, en contra de lo que muchos esperaban”.
     
    A ese desengaño se refirió César Nombela, catedrático de Microbiología de la Complutense, para quien “este Gobierno tiene el compromiso de reformar la Ley del Aborto y a la hora de establecer recortes lógicamente las prestaciones que van contra la vida deberían ser las más afectadas”.

  • Fuente: inter http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/los-medicos-se-rebelan-financiacion-pildoras-y-abortivos-20120628