Los comerciales de Endesa utilizan todo tipo de estrategias para mentir y estafar a los clientes con el objetivo de conseguir la portabilidad y cambiarles de compañía eléctrica utilizando, en ocasiones, excusas de lo más inverosímiles que sin embargo funcionan y hacen que cientos de ciudadanos de todas las edades caigan en la trampa.

Los comerciales son formados por subcontratas de las compañías eléctricas para conseguir los datos personales y facturas de los clientes de cualquier manera, llegando incluso a falsificar firmas en contratos una vez obtenidos dichos datos.

Los comerciales de Endesa han llevado a cabo las últimas semanas una campaña de captación en Madrid. Dos individuos, que con suerte van bien vestidos y con una higiene cuidada, llaman a la puerta de las viviendas, dicen de ser del departamento de incidencias de la compañía, enseñan un carnet con el logo de Endesa que es falso ya que no pertenecen a ningún departamento, sino a una subcontrata y ahí empiezan las mentiras.

Las farsas más utilizadas de estos comerciales son la ‘eliminación de las penalizaciones’, la ‘bajada de impuestos por parte del Gobierno’, un ‘precio fijo garantizado’ o ‘descuentos que llegan hasta el 50%’.

Una de las nuevas estratagemas es aprovechar el ‘cambio de contador de analógico a digital’ para asegurar a los ciudadanos que ese cambio se ha hecho tarde, que ha habido un error y que la distribuidora les debe dinero, algo completamente falso por dos razones principales: primero porque nadie llama a tu casa para asegurarte que se te debe dinero y en segundo lugar, en Madrid la distribuidora es Gas Natural, no Endesa. La distribución de la energía, al igual que su transporte, se realiza en régimen de monopolio natural, y son 5 grandes compañías las que se reparten todo el territorio nacional. Así, la Administración establece un único distribuidor como responsable de desarrollar y operar la red en una zona determinada y que sea ésta la que ponga a disposición de las comercializadoras la energía en casa de los hogares españoles. 

Con esta excusa piden a los consumidores una factura eléctrica, con el fin de hacer una fotografía y guardar los datos personales y bancarios de los mismos. Los comerciales aseguran que es algo obligatorio, que ha habido un error en el cambio del contador y que es necesario firmar un documento para solucionarlo.

panfleto Endesa

Los comerciales insisten ante las dudas de los consumidores, totalmente ignorantes del funcionamiento del sistema eléctrico en España, hasta que por fin caen en la trampa y firman el papel. Acto seguido, los comerciales esperan a que un número de teléfono llame al consumidor para explicarles lo que tienen que decir en cada momento. De esta forma, Endesa gana de una forma nada ética y rozando la ilegalidad un nuevo cliente. Y el comercial una comisión.

La parte posterior del papel, leído tarde por parte de los consumidores, detalla que el cliente dispone de únicamente de 14 días para desistir el contrato, teniendo para ello que enviarlo de foma certificada con acuse de recibo para que la compañía no se siga aprovechando de la situación, o bien acercarse a una oficina física de atención al cliente de Endesa.

derechos cliente endesa farsa

Una trabajadora de uno de estos centros en la calle Diego de León, en Madrid, llega a reconocer que los comerciales ‘trabajan de forma poco ética’ y se encuentra con casos como estos y la desesperación de clientes que ya tienen contratada otra compañía eléctrica ‘casi todos los días’.

Fuente: inter http://intereconomia.com/empresas/las-mentiras-estafas-los-comerciales-endesa-20160819-2114