La zona euro retoma el curso político sin garantías de que la salida de la recesión que acredita la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, vaya a concretarse en una verdadera recuperación que traiga el esperado fin de la crisis.

La dinámica negativa de los últimos dos años no va a desaparecer inmediatamente. Corregir la elevada tasa de desempleo (12,1% en la eurozona y 26,3% en España en julio) va a llevar mucho tiempo”, señala a Efe el director del Instituto bruselense Bruegel, Guntram Wolff.

“Además siguen existiendo grandes dificultades en el sector bancario, si bien también hay elementos positivos como el aumento de las exportaciones en España”, añadió.

Tras año y medio sumida en una recesión de dimensiones históricas, con el consumo, la inversión y el comercio exterior tocados, una tasa de desempleo récord y unos niveles de deuda nunca vistos, la recuperación del Producto Interior Bruto (PIB) durante el segundo trimestre del año ha supuesto un respiro para la moneda única.

Sin embargo, este buen dato -un crecimiento económico del 0,3 % tanto en la eurozona como en el conjunto de la Unión Europea (UE)-, aunque mejor de lo esperado, no deja de ser modesto y una media europea que esconde marcadas diferencias entre Estados miembros.

Mientras Alemania y Francia registraron un incremento del PIB entre abril y junio del 0,7 % y el 0,5 %, respectivamente, que impulsó la mejora de la media europea, otros siguieron en negativo como España (-0,1%), Italia y Holanda (ambas, -0,2%).

El aumento del consumo interno, las inversiones y las exportaciones impulsaron el crecimiento alemán y francés en los últimos meses, pero nada asegura que la progresión de las dos economías más grandes de la eurozona vaya a mantenerse.

El Bundesbank (Banco Central alemán) ha adelantado que la economía alemana se normalizará en lo que queda de año y ha explicado que la elevada cuota de crecimiento trimestral está relacionada con el estancamiento de la productividad económica en el primer trimestre.

Ya en junio el banco central alemán revisó una décima a la baja sus pronósticos de crecimiento para 2013 hasta el 0,3%. Francia, por su parte, sigue teniendo que hacer frente a una tasa de desempleo superior al 10% que tampoco lo pone fácil.

“Alemania y Francia han tenido un crecimiento mejor de lo esperado, pero no se pueden lanzar las campanas al vuelo, lo que hemos hecho es pasar de una recesión a una situación de cierto estancamiento”, razona en declaraciones a Efe el eurodiputado socialista Antolín Sánchez Presedo.

“No se podrá hablar de recuperación económica hasta que todos los países tengan una tendencia clara al crecimiento sostenible”, añade el miembro de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara. Recalca que “queda una importante tarea por hacer” y que la recuperación pasa por contener la austeridad y potenciar el crecimiento.

Mario Draghi y su misión

La manera de acabar con la crisis produce discrepancias, pero nadie duda de que el Banco Central Europeo (BCE) ha sido clave para rebajar las tensiones en los mercados de deuda, que en España ha supuesto una caída de la prima de riesgo de más de 400 puntos.

El presidente de la entidad, Mario Draghi, puso fin a las especulaciones que encarecían la financiación de los Estados miembros periféricos el verano pasado al asegurar que el BCE estaba dispuesto a hacer “lo que fuera necesario” para salvar al euro.

A esta afirmación imprecisa pero de efecto rotundo siguió una política monetaria sin precedentes, que ha dejado el tipo de interés en su mínimo histórico del 0,5% que se mantendrá o será incluso más bajo durante un periodo prolongado, adelantó Draghi en julio.

“Los mercados por fin han creído que el proyecto europeo, el euro, va en serio y es irreversible”, señaló a Efe el vicepresidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, el eurodiputado popular Pablo Zalba.

Como asignatura pendiente, señala el aumento del crédito a las pymes, a las que considera “el motor de la creación de empleo”, que en España se ha reducido en un 20 % en el último año, y reclama una “actuación más contundente del BCE”, como una política más laxa de los colaterales de los préstamos a estas empresas.

En cualquier caso, para ver si se mantiene la tendencia positiva habrá que esperar al 14 de noviembre, cuando Eurostat publicará las cifras de la evolución del PIB en el tercer trimestre del año.

Fuente: economia http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/30a0c235/sc/2/l/0L0Scincodias0N0Carticulo0Ceconomia0Crecesion0Etoca0Efin0Ezona0Eeuro0Esalida0Ecrisis0Ellevara0Eanos0C20A130A831cdsncdeco0I10C/story01.htm