La mejora en el ritmo de recuperación observada en el segundo trimestre de 2013 entre las principales economías desarrolladas continuará a un nivel similar al actual durante el resto del año, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que, sin embargo, ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento para EE UU y China, mientras que ha mejorado las de Alemania y Francia.

En concreto, la institución con sede en París ha revisado a la baja sus proyecciones de crecimiento para la economía de EE UU en 2013, hasta una expansión media del 1,7%, dos décimas por debajo de su pronóstico de mayo, mientras que también ha revisado cuatro décimas a la baja su previsión de crecimiento para China, hasta el 7,4%.

Sin embargo, las perspectivas de crecimiento para Alemania han mejorado hasta un crecimiento medio del 0,7% en 2013, frente al 0,4% augurado en mayo, mientras que en el caso de Francia pasa a esperar un crecimiento del 0,3%, cuando el anterior pronóstico era de una caída del 0,3% del PIB.

“El ritmo de recuperación en las principales economías avanzadas mejoró en el segundo trimestre y se espera que se mantenga en una tasa similar en la segunda mitad del año”, apunta la institución, que advierte de que aún persisten importantes riesgos que hacen necesario mantener políticas monetarias de apoyo que estimulen la demanda y la creación de empleo.

En este sentido, la OCDE señala que “los riesgos continúan siendo altos”, puesto que la eurozona sigue siendo vulnerable a la aparición de nuevas tensiones financieras, bancarias y de la deuda soberana.

“Muchos bancos de la eurozona están insuficientemente capitalizados y lastrados por préstamos dudosos”, señala la institución, que considera que los progresos recientes hacia un marco común de supervisión y nuevos mecanismos de resolución de entidades serán de ayuda, aunque reclama medidas que refuercen la credibilidad de los próximos exámenes de la calidad de los activos bancarios y para prestar apoyo financiero para subsanar las necesidades de capital. 

Por otro lado, el informe de la OCDE señala la importancia de la política monetaria en las economías avanzadas para apuntalar la recuperación, aunque reconoce que los diferentes grados de la misma hacen necesarios distintos acercamientos.

De este modo, la OCDE considera que el Banco Central Europeo (BCE) cuenta con margen para una mayor relajación monetaria en caso de que la recuperación económica no termine de consolidarse.

“Podrían ser necesarias también medidas adicionales para hacer frente al mal funcionamiento del mecanismo de transmisión monetario, como incentivar a los bancos para que den préstamos a la economía real”, apunta.

En el caso de EE UU, la OCDE considera oportuno que la Reserva Federal reduzca de forma gradual el importe de sus compras de bonos, aunque recomienda a la entidad que mantenga el actual nivel de tipos durante algún tiempo.

Fuente: economia http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/30bcd645/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A90C0A30Ceconomia0C137820A52870I7840A850Bhtml/story01.htm