El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, solo quería el viernes que los periodistas le preguntaran por el plan de pago a proveedores. No era para menos. Se trataba de la única buena noticia para miles de empresas justo el día que el Gobierno anunció que relajará el objetivo de déficit para este año, del 4,4% al 5,8% del PIB, por culpa de un escenario macroeconómico muy sombrío: más paro y mayor contracción de la actividad (-1,7%).

“El mecanismo ideado será la mayor operación financiera llevada a cabo en la historia reciente”, subrayó Montoro. Se dirige a resolver el grave problema de impagos a los proveedores tanto de los ayuntamientos, como de las comunidades autónomas.

Fuentes de Economía y Hacienda coincidieron en señalar que el importe rondará los 35.000 millones de euros, ya que está previsto destinar 20.000 millones a las entidades locales y una cifra muy similar para las comunidades autónomas.

El dinero llegará a las empresas a través de un crédito sindicado en el que participará prácticamente toda la banca, según apunto el titular de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, junto con el ICO.

Inyección de liquidez

Los préstamos deberán ser devueltos por las Administraciones deudoras de las facturas en un plazo de 10 años, con dos de carencia, para garantizar la viabilidad de la reestructuración. En dicho periodo de exención, que fue una de las exigencias que impusieron las Administraciones locales para aceptar la puesta en marcha de este mecanismo, solo deberán pagarse los intereses y no el principal. El tipo de interés que se aplicará será el del Tesoro más un diferencial de 115 puntos básicos, “luego se situará en torno al 5%”, explicó De Guindos.

Montoro insistió en la fuerte inyección de liquidez que representará esta operación, que podría arrancar a partir de mayo. “Supondrá un estímulo dinamizador de la actividad económica, en especial para las pymes y los autónomos; y resolverá el problema de las deudas de las entidades locales que impiden su normal funcionamiento”, añadió el ministro de Hacienda. A cambio de esta operación para poner a cero el contador de la deuda comercial, los ayuntamientos deberán remitir al Gobierno central su plan de ajuste para garantizar que acomodan sus ingresos y sus gastos a una senda sostenible. El próximo miércoles se reunirá la Comisión Nacional de Administración Local, en la que se comunicará a las entidades locales la operativa de este mecanismo. Un día antes, el martes, en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, se informará a las comunidades de la variante del plan que se aplicará para el pago de sus facturas.

Fuente: economia http://www.cincodias.com/articulo/economia/banca-prestara-sector-publico-pagar-proveedores/20120303cdscdieco_1/