Según consta en el informe de Gobierno Corporativo de Endesa correspondiente al año 2015, la exeléctrica española, ahora en manos de la pública italiana Enel, tiene concedidos a su consejero delegados dos créditos. Uno por por importe de 229.000 de euros con un interés medio de 0,893%, cuando un crédito medio hipotecario en el mercado español no baja del 1% más euríbor y uno del consumo del 6,11% siendo un gran cliente. El otro préstamo es sin pagar intereses y por valor de 177.000 euros. Eso sí, en el mismo informe se recoge que esos intereses subvencionados en el segundo de los créditos se consideran retribución en especie. Al cierre del informe de Gobierno Corporativo de Endesa de 2015, que se envió a la CNMV en febrero de 2016, aún no había comenzado a devolver ninguno de los dos créditos, en teoría concedidos en el ejercicio fiscal de 2015.

Y es que José Bogás debe gastar a manos llenas y no le da para su ritmo de vida con los 1,66 millones de euros que recibió en metálico de Endesa como consejero delegado: 672.000 euros de suelo; 496.000 euros y 403.000 euros en retribución variable a corto y largo plazo, respectivamente, más otros 96.000 euros que aparecen reflejados en el epígrafe ‘otros conceptos’.

Por si esto no fuera suficiente, recibió 321.000 euros para su sistema de ahorro a largo plazo -plan de pensiones-, con un acumulado ya de 9,172 millones de euros al cierre de 2015.

Pero aún así necesita de los créditos concedidos por la propia Endesa y a bajo interés (0,893%9 o interés 0%.

El que no necesita créditos de la empresa que preside es Borja Prado, pero, claro, su sueldo es algo superior. El presidente de Endesa ganó en 2015 sólo en efectivo 2,933 millones de euros, 391.000 euros, el 15,40%, más que en 2014 -luego pide moderación salarial para el resto de trabajadores con subidas por debajo de la inflación del 1%-. 1,086 millones de euros lo recibió Prado por su sueldo; 805.000 euros y 650.000 euros por retribución variable a corto y largo plazo, respectivamente; 186.000 euros por ‘otros conceptos’, y 18.000 euros, en dietas.

Además de todo este dinero recibió 269.000 euros para su sistema de ahorro plazo y ya cuenta cuenta para su jubilación con 1,579 millones de euros.

Los dos consejeros que más cobran en Endesa son Miquel Roca y Junyent, uno de los padres de la Constitución y abogado de la infanta Cristina en el caso Nòos, y Alejandro Echevarría y Busquet, con 228.000 euros cada uni de ellos. Le sigue la presidenta de Prosegur, Helena Revoredo Delvecchio, compañía de seguridad, por cierto, con la que la propia Endesa tiene firmado un contrato comercial, con 216.000 euros. Ignacio Garralda, presidente de la Mutua Madrileña, percibe 154.000 euros, igual que el consejero Francisco de Larceda.

Como ya ocurre en otras empresas eléctricas, como es el caso de Iberdrola, con Ignacio Sánchez Galán, los privilegiados sueldos y otras prebendas de los ejecutivos de estas empresas chocan de frente con el ato precio que los españoles tienen que pagar con su recibo de la luz.

En el caso de Endesa aún es más sangrante porque ha pedido que se retire el bono social a las familias numerosas, un descuento que tiene en España las familias desfavorecidas o con escasos recursos económicos.

Fuente: inter http://intereconomia.com/noticia/jose-bogas-ceo-endesa-se-autoconcede-creditos-20160816-2032