• El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, continúa dando pasos firmes en el seno del cuerpo. Ayer relevó al comisario que durante los últimos cinco años ha dirigido las investigaciones policiales del caso del chivatazo a ETA, Carlos Germán.

    El máximo responsable de las pesquisas dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional llevaba más de un año destinado en comisión de servicio como jefe de brigada de Asuntos Internos. Recayó allí el 1 de febrero de 2011, el mismo día en que el juez Pablo Ruz ordenó a esa unidad la localización de un documento que nunca fue hallado y pocas semanas después de que el instructor reactivara el caso.

    Germán dejó entonces su puesto al frente de la Comisaría de Chirivella (Valencia), donde acababa de ser destinado tras ascender a comisario apenas unos días antes (el 17 de enero de 2011 había tomado posesión) y donde regresará ahora de forma definitiva, según explican fuentes policiales.
    La labor de Germán al frente de las pesquisas destinadas a descubrir quién estaba detrás del chivatazo comenzaron ya con polémica, como puso de manifiesto durante el juicio el que entonces era su jefe directo, José Cabanillas. Este último acusó a Germán de querer frenar la operación contra el aparato de extorsión de ETA que aquel 4 de mayo de 2006 estaba a punto de ejecutarse.

    Según Cabanillas, Germán incluso trató de ocultar la única prueba que demostraba la existencia de un chivatazo, una grabación realizada al dueño del bar Faisán y presunto colaborador de ETA Joseba Elosúa. En ella, Elosúa confesaba a su yerno que había recibido un soplo de un policía.

    Germán, que había trabajado codo con codo junto al hoy ex juez Baltasar Garzón en multitud de casos, dirigió la investigación del Faisán desde que el asunto fue judicializado por Cabanillas y por el magistrado Fernando Grande-Marlaska. Este último juez sustituía por aquel entonces a Garzón al frente del Juzgado número 5 de la Audiencia.

    Poco después de comenzar las pesquisas del chivatazo, Garzón regresó de una estancia que estaba disfrutando en la Universidad de Nueva York y recuperó su despacho del Juzgado número 5. Fue entonces cuando se hizo cargo de las diligencias.

    Sus pesquisas y las investigaciones desarrolladas por Germán dieron como resultado la imputación de dos policías y un político como presuntos autores del soplo. Sin embargo, no había pruebas suficientes para inculparles y así lo entendió por unanimidad el Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

    Durante su instrucción, Garzón tuvo mucho tiempo el caso paralizado. Tan sólo las diligencias solicitadas por Dignidad y Justicia –rechazadas por Garzón, pero aprobadas por la Sala de lo Penal– mantuvieron vivo el caso, que ya ha superado los cinco años de instrucción.

    La suspensión de Garzón trajo al tercer –y penúltimo– instructor, Pablo Ruz, que trató de impulsar la investigación. Ordenó nuevas diligencias que llevaron al procesamiento de los tres imputados, pero todo quedó en una mera huida hacia adelante, ya que –como se ha dicho– el Pleno de la Sala de lo Penal le enmendó la plana argumentando que no había pruebas suficientes.

    Tras la expulsión de Garzón de la Carrera Judicial, Ruz –que estaba haciéndole la sustitución– también será relevado y reemplazado por un nuevo juez, el que logre la plaza por el concurso reglamentario.

    En cualquier caso, el caso Faisán estaba en vía muerta desde hace casi tres meses, ya que Ruz no ordenaba diligencias desde principios de diciembre del año pasado. Ese mes, y tras recibir el varapalo de la Sala de lo Penal, preguntó a la Fiscalía de la Audiencia Nacional qué nuevas pesquisas se podían poner en marcha para “completar la investigación”.

    El papel de la Fiscalía también ha sido controvertido durante toda la instrucción. Su representante en la causa, Carlos Bautista, pidió el archivo de la misma estando Garzón al frente de la instrucción y luego se sumó a las diligencias ordenadas por Ruz.

  • Fuente: inter http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/politica/interior-releva-investigador-faisan-que-regresa-una-comisaria-valencia-2012