Inditex ha dado un ultimátum a una empresa turca dedicada a teñir los pantalones de la marca por contratar inmigrantes y refugiados sirios sin papeles. 

La firma detectó el problema el pasado mes de junio y dio entonces hasta diciembre a la empresa turca para solventarlo. Una portavoz de la matriz de Zara aseguró en unas declaraciones a Efe en Londres que, dentro de ese grupo de empleados en la lavandería Goreteks, en la que se tiñen pantalones de la marca, no había ningún menor de edad.

Inditex trabaja con la ONG “Refugee Support Centre” para intentar “regularizar la situación laboral de los trabajadores sirios“, en un plan pionero dentro del sector del comercio minorista.

El caso aparece en el programa “Panorama”, que denuncia la existencia de trabajadores sirios en situación irregular en la lavandería Goreteks, donde trabajaban turnos de doce horas sin la protección necesaria. No obstante, la cadena textil española lo había descubierto antes de que llegaran las cámaras de televisión.

La cadena BBC emitirá el reportaje en el que se asegura que diversas marcas como Marks Spencer, Next y Asos tienen en Turquía proveedores que emplean a refugiados sirios, en algunos casos menores, sin los permisos laborales pertinentes. Inditex ha asegurado que en la fábrica turca no hay menores.

En un comunicado remitido a la BBC y a Efe, Inditex señala que ya había detectado la presencia de sirios en situación irregular “antes de que la BBC fuera a filmar“, y pidió a la lavandería aplicar un plan de mejoras. Esta lavandería tiene “hasta el próximo diciembre para introducir esos cambios”, o de lo contrario podría dejar de trabajar para la compañía española, explicó a Efe la portavoz.

“La crisis de refugiados sirios es un desafío complejo que afecta a todos los sectores en Turquía y, aunque no hay respuesta fácil, estamos absolutamente centrados en abordar el asunto”, asegura la nota. Inditex señala que en 2015 llevó a cabo más de mil auditorías en ese país, donde tiene a un equipo de “más de 400 personas dedicadas a controlar” a sus proveedores.

La portavoz subrayó que se realizan inspecciones regulares en todos los centros ligados a su proceso de producción en todo el mundo y “en ningún caso existe trabajo infantil”.

Inditex tiene en Turquía 183 proveedores, que trabajan con 748 fábricas de confección, y 640 centros que realizan otros procesos, como lavanderías. En total, se suma una plantilla de 155.256 personas, que no son contratadas directamente por la firma española, aunque esta es responsable de que se aplique su código ético y condiciones laborales.

Un 60 % de la producción de Inditex es de “proximidad”, en países de la Unión Europea, Turquía y Marruecos, mientras que el resto se lleva a cabo en otras partes del mundo, como China, Bangladesh, India o Vietnam.

Fuente: inter http://intereconomia.com/empresas/consumo/inditex-da-ultimatum-turquia-20161024-1310/