Ya empieza a moverse en redes sociales que el 29 de marzo es el día en el que no se debe apoyar a los sindicatos. Su manifa progre para mantener sus derechos a recibir subvenciones, a cobrar por no trabajar, a ser liberados sindicales, a fastidiar a todo becario que se preste a hacer algo más que llevar un café y un largo etcétera de defensa a ultranza de los trabajadores, pero a su manera.

Los sindicatos son un lastre insoportable que nos ha caído encima. Viven como casta parasitaria a las órdenes de la izquierda, de un partido con el que comparten fundador y de una lluvia de millones progres que les obliga a hacer estas cosas. Es increíble que tengamos que soportar a estos sindicatos cuya única solución a la crisis fue poner el cazo para recibir dinero público.

Es increíble que Méndez y Toxo vengan a dar lecciones de defensa de los derechos de los trabajadores cuando han estado negociando años una reforma laboral que nunca salió porque no les dio la gana ver qué se podía hacer para que no hubiera más despidos. Oigan Toxo y Méndez, que llevamos más de 5 millones de parados, vamos a los 6 y ustedes, ¿qué proponen?

Miren, el derecho a la huelga hay que ejercerlo contra su huelga. Ni a Toxo ni a Méndez, ni a sus camaradas le van a descontar un duro por no ir al trabajo, pero al resto sí.

Fuente: inter http://www.intereconomia.com/blog/pasillos-y-despachos/huelga-huelga-20120309