El ministro británico de Defensa, Philip Hammond, señaló hoy que el Reino Unido no participará en una intervención militar en Siria después de que el Parlamento lo haya rechazado esta noche.

 En declaraciones a la cadena BBC, Hammond señaló que Estados Unidos “estará muy decepcionado porque el Reino Unido no se vea implicado” en esa posible intervención, pero que no cree que ello “paralice ninguna acción” contra Siria.

La Cámara de los Comunes rechazó hoy una moción del Gobierno británico en la que se proponía una acción militar “legal y proporcionada” contra el régimen de Bachar al Asar por haber utilizado supuestamente armamento químico contra la población.

El primer ministro, David Cameron, admitió tras ver cómo la moción del Ejecutivo quedaba rechazada, por un estrecho margen de 13 votos, que “el Parlamento y los británicos no desean ver una acción militar” y aseguró que actuará “en consecuencia”.

Cameron ya había matizado el texto que presentó ante la Cámara de los Comunes ante las críticas recibidas por parte tanto de la oposición como de diputados de su propia coalición de Gobierno.

El ministro de Defensa consideró que esta derrota parlamentaria supondrá “alguna tensión” en la “relación especial” del Reino Unido y Estados Unidos, y señaló que Cameron se encuentra “decepcionado” por el resultado de la votación en los Comunes, de 272 votos a favor y 285 en contra.

“No ha cambiado su opinión de que es necesaria una fuerte respuesta de la comunidad internacional para intentar evitar el uso de armamento químico”, apuntó Hammond en el programa nocturno “Newsnight” de la BBC.

Pero el ministro británico de Defensa admitió que Cameron ha visto claro que “el estado de ánimo del Parlamento es que el Reino Unido no debe implicarse en una intervención militar y el Reino Unido no se implicará en una intervención militar”.

Mientras, el presidente estadounidense, Barack Obama, y su equipo de seguridad explicaron hoy al Congreso los objetivos y la justificación para una eventual intervención militar en Siria, algo que podría decidir en solitario tras el rechazo del Parlamento británico a la participación del Reino Unido.

Varias fuentes del gobierno estadounidense citadas por la cadena CNN y el diario “The New York Times” coincidieron en asegurar que Obama optaría por una intervención en Siria, incluso si sus aliados británicos decidieran respetar la voz del Parlamento y no participar en el castigo al régimen de Bachar al Asad.

La ronda de consultas que inicio la Casa Blanca con el Congreso tuvo lugar mientras el Parlamento británico rechazaba las razones del gobierno de David Cameron para intervenir en Siria.

Pese al contratiempo que supondría que Londres no se uniera a la “respuesta internacional” que ayer dijo buscar Obama, el presidente estadounidense podría seguir adelante y sin el consenso en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, algo que Washington tampoco espera que ocurra debido a la oposición rusa y china.

Obama habló hoy personalmente con el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell, para explicarles la estrategia y las supuestas pruebas que justificarían un potencial ataque contra el régimen sirio.

Fuente: economia http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/309370b7/sc/11/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C0A80C30A0Ceconomia0C1377841640A0I0A60A7250Bhtml/story01.htm