El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, rescata al juez Miguel Ángel Gimeno, ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y quien recibió una bronca de sus compañeros por tardar en imputar a Artur Mas por el caso 9-N. Gimeno será el nuevo director de la Oficina Antifraude de Cataluña, para cubrir así la vacante dejada por el recientemente destituido Daniel de Alfonso.

Puigdemont ha trasladado esta tarde, en una breve reunión en el Parlament, la propuesta a la presidenta de la cámara catalana, Carme Forcadell, antes de sondear a los grupos parlamentarios si este nombre genera consenso, según han confirmado a Efe fuentes de la Generalitat.

Si obtuviese el visto bueno mayoritario de la cámara, su nombramiento podría acelerarse, aunque sería necesario ampliar el orden del día del pleno que se celebra entre hoy y el jueves en el Parlament.

Fuentes parlamentarias han explicado que, primero, habría que convocar para mañana una sesión extraordinaria de la comisión de asuntos institucionales del Parlament, para que Gimeno se sometiera a un examen sobre su idoneidad, y si lo supera, podría incluirse su nombramiento en el orden del día de este pleno.

Para ser nombrado director de la Oficina Antifraude, tendría que recabar en primera votación el apoyo de tres quintas partes de los diputados catalanes, si bien en segunda votación bastaría obtener la mayoría absoluta de los votos.

Con este nombramiento, se cubriría la vacante dejada por De Alfonso, destituido por el Parlament justo antes de las elecciones generales del 26 de junio, a raíz de la divulgación de la grabación de sus conversaciones privadas con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en las que supuestamente buscaban pruebas contra políticos soberanistas catalanes.

El PSC votará a favor de Gimeno

El PSC votará a favor de Gimeno si se eleva a la consideración de la cámara su nombramiento, según han indicado a Efe fuentes socialistas, lo que, sumado a los votos de Junts pel Sí (JxS), garantizarían su designación.

Gimeno (Binéfar, Huesca, 1950), que ha aceptado la propuesta de Puigdemont, fue presidente del TSJC desde el 28 de octubre de 2010 hasta enero del 2016 y está considerado un magistrado progresista, miembro de la asociación Jueces para la Democracia.

Estudió Derecho en las universidades de Lérida y Barcelona, ingresó en la carrera judicial en 1987 y fue destinado al Juzgado número 3 de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

En 1988 fue nombrado titular del Juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona y en 1993 se incorporó como magistrado de la Sección 10ª de la Audiencia de Barcelona, donde permaneció hasta que en el año 2000 fue designado presidente de la Sección Sexta del mismo tribunal.

Primera sentencia íntegramente en catalán

En marzo de 1998, junto con los magistrados José Luis Tolosa, José María Pijuan y José María Vilajosana, formó parte de la primera sala penal que dictó una sentencia íntegramente en catalán, atendiendo a la petición que hizo un acusado de 29 años de que el tribunal le comunicase el fallo en su lengua materna.

Gimeno, que llegó a ejercer de portavoz de la asociación progresista Jueces para la Democracia, fue elegido el 28 de octubre de 2010 presidente del TSJC, en sustitución de la magistrada María Eugenia Alegret.

En 2014 participó en el juicio celebrado por el caso Pujol y en 2015 también fue uno de los que formó parte de la resolución de la querella contra Artur Mas por 9N, en la que votó en contra.

El 28 de enero del 2016, el Consejo General del Poder Judicial decidió relegar de sus funciones de presidente del TSJC a Miguel Ángel Gimeno, para sustituirlo por Jesús María Barrientos.

Fuente: inter http://intereconomia.com/economia/politica/gimeno-juez-tardo-imputar-mas-director-antifraude-cataluna-20160726-1855