El duelo entre Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal se ha saldado de nuevo a favor de la vicepresidenta. La polémica de los enchufes ha dejado al hermano de la secretaria general del PP, Ricardo Cospedal, sin la presidencia de la Fundación Carolina. Según han informado a El Confidencial fuentes próximas a esta institución, su fichaje se ha descartado en las últimas horas, después de que su desembarco se vinculara al también frustrado de Ignacio López Hierro, marido de la presidenta de Castilla-La Mancha, en el consejo de Red Eléctrica.

La designación de Ricardo Cospedal para dirigir esta entidad de carácter público-privado había sido comunicado de forma oficiosa a la plantilla de la Fundación, que espera con incertidumbre al sustituto de la exministra Rosa Conde. De hecho, Cospedal había visitado recientemente la sede de la institución para conocer su funcionamiento y a sus trabajadores. Sin embargo, su nombramiento se filtró coincidiendo con la catarata de hermanos, hijos, cuñados y maridos de dirigentes del PP que se han integrado en puestos de la Administración. Un hecho que, a la postre, ha acabado por complicar su confirmación.

Dado que su designación no había sido anunciada oficialmente, su renuncia tampoco se ha dado a conocer de forma oficial, e incluso fuentes próximas a la institución no descartan una nueva vuelta en el culebrón de la Fundación. Para la próxima semana estaba prevista una reunión del Patronato, donde se preveía que se diera luz verde al nuevo presidente, que ahora ha quedado en el aire. Sus defensores en el entorno del PP consideraban que el nombramiento de Cospedal estaba justificado por haber desarrollado su carrera vinculado a la cooperación y a las relaciones internacionales, más allá de su apellido. Sin embargo, la presión parece haber pesado más que su currículo.

Esta circunstancia reabre las incógnitas sobre el futuro de la Fundación Carolina, dedicada al intercambio científico y cultural entre España y América Latina. La intención del Gobierno para reducir las entidades públicas, así como los previsibles ajustes que traerán los Presupuestos Generales, hacen temer a la plantilla por el futuro de la institución, especialmente ahora que esta figura con peso político no va a llegar a la Presidencia.

Ante la mirada de Rajoy

La semana pasada, la controversia desencadenada  por el anuncio del fichaje de López Hierro y de Alberto Nadal, hermano de Álvaro Nadal, para el consejo de Red Eléctrica terminó con la renuncia de ambos para el cargo. No obstante, la polémica no ha impedido que, como adelantó este diario, el marido de Sáenz de Santamaría, Iván Rosa, haya sido contratado por Telefónica tras una cena en la que participó la propia vicepresidenta del Gobierno.

Este resultado se ha interpretado como una victoria de Sáenz de Santamaría sobre Cospedal en el primer duelo en la cumbre entre las dos damas de hierro del PP. Mariano Rajoy, fiel a su estilo, ha dejado hacer a ambas hasta el punto en que su número dos en el partido ha acaparado un poder orgánico inédito. Sin embargo, en la batalla de los enchufes, el presidente del Gobierno ha respaldado a su vicepresidenta, que mantiene a su marido en Telefónica, mientras los familiares de la secretaria general popular sí han dado marcha atrás. Al menos, Sáenz e Santamaría anunció el viernes, tras el Consejo de Ministros que se abstendrá en las decisiones que afecten a la citada compañía. 

Fuente: El Confidencial http://rss.feedsportal.com/c/32483/f/480388/s/1dbfd317/l/0L0Selconfidencial0N0Cespana0C20A120C0A30C240Cel0Eduelo0Een0Eel0Epp0Eimpide0Eal0Ehermano0Ede0Ecospedal0Epresidir0Ela0Efundacion0Ecarolina0E94935/story01.htm