Científicos estadounidenses han descubierto que el consumo de sal puede favorecer la salud de las personas que sufren migrañas, informa ‘The New Scientist’.

Para comprobar su hipótesis, investigadores del Instituto de Investigación Médica de Pasadena encuestaron a 8.819 adultos entre 1999 y 2004 y llegaron a la conclusión que aquellos que consumían productos con altos niveles de sal eran menos propensos a sufrir migrañas.

Los resultados son verdaderamente sorprendentes dado que contradicen la lógica. Se sabe que durante la migraña aumentan los niveles de cloruro de sodio en el líquido cefalorraquídeo. Como los iones de sodio activan las neuronas, el consumo de sal tendría que empeorar la condición de los pacientes, pero no sucede así. La única respuesta que tienen por ahora los científicos es que las personas absorbemos la sal de manera distinta, por eso no hay que descartar la posibilidad de que a algunas les ayude a combatir el dolor.

Ahora los investigadores se encuentran en una encrucijada: por un lado, no pueden recomendar una dieta basada en alimentos salados ya que se necesitan más pruebas a favor de la sal, un producto responsable, se cree, de provocar alto riesgo de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas. Al mismo tiempo es inadmisible ignorar el efecto beneficioso de los alimentos salados en algunos pacientes.

Fuente: inter http://intereconomia.com/tendencias/salud/consumo-sal-efectos-positivos-20160817-0838